Confirma Hacienda recorte de 175 mil mdp en Presupuesto 2017

viernes, 1 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con un PIB ubicado en un rango entre 2.6 y 3.6%, un recorte de 175 mil millones de pesos al presupuesto, así como alzas en el tipo de cambio, reducción en el precio del petróleo y una baja en la plataforma de crudo, la Secretaría de Hacienda entregó este viernes al Congreso los Pre-Criterios de Política Económica 2017. La dependencia encabezada por Luis Videgaray reconoció en un comunicado que algunos riesgos se han materializado o intensificado en los últimos meses. “El entorno en 2016 está caracterizado por episodios de alta volatilidad en los mercados financieros, caídas pronunciadas en los precios de las materias primas, divergencia en las políticas monetarias de las economías avanzadas, incertidumbre sobre el ritmo de crecimiento de economías emergentes y posibles consecuencias económicas ante el aumento de conflictos geopolíticos”. De esta forma, y a diferencia de los Criterios Generales de Política Económica 2016, entregados a la Cámara de Diputados en septiembre pasado, la SHCP prevé un tipo de cambio ubicado en los 18 pesos por dólar, cuando hace ocho meses planteó que el billete verde cerraría en un promedio de 15.9 pesos. La dependencia encargada de la política fiscal del país también pronostica que el barril de la mezcla mexicana tenga un precio promedio de 25 dólares, cuando en septiembre anticipaba un costo de 50 dólares por barril. Mientras, para el 2017 plantea un precio de 35 dólares por barril, es decir, avizora una recuperación respecto del año en curso. En el caso de la producción del crudo, en los Criterios Generales de Política Económica 2016 previó 2 millones 247 mil de barriles diarios, en tanto que en el documento entregado el día de hoy a los diputados plantea una plataforma menor, de sólo de 2 millones 123 mil de barriles. Y para 2017 baja aún más su pronóstico, al estimar una producción de 2 millones 28 mil barriles de petróleo diarios.   PIB e inflación, sin cambios Lo único que se mantuvo sin movimiento es la previsión del PIB, estimada en un rango de 2.6 y 3.6%, así como la inflación (de 3%) para este año y el siguiente. En tanto que se espera un déficit de 3.5% para 2016, considerando la inversión de alto impacto, y para el 2017 se reducirá a 2.5% Sobre la reducción proyectada en los ingresos como resultado del marco macroeconómico y “el compromiso con la trayectoria de déficit decreciente”, Hacienda precisó que se requerirá realizar un ajuste al gasto programable sin inversión de alto impacto económico y social por 311.8 mil millones de pesos con respecto del Presupuesto 2016. “Así, considerando el ajuste preventivo de gasto anunciado en febrero por 132.3 mil millones de pesos (136.7 mil mdp a pesos de 2017), se requerirá un ajuste adicional de 175.1 mil mdp. El monto del ajuste en el gasto programable se explica principalmente por un menor déficit en 99.9 mil mdp, menores ingresos presupuestarios por 118.2 mil mdp y un mayor gasto no programable por 93.7 mil mdp”, precisó la SHCP. De esta forma, señaló, se estima que los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) iniciarán una trayectoria decreciente a partir de 2017, de manera consistente con el esfuerzo de consolidación fiscal que se lleva a cabo. Los Requerimientos Financieros del Sector Público, la medida más amplia de déficit público, alcanzaron un nivel de 4.1% del PIB, una disminución de 0.5% respecto de lo observado en 2014. Optimismo sin sustento A pesar de este entorno adverso, la Secretaría de Hacienda consideró que la economía mexicana se ha diferenciado de otras naciones de América Latina y de economías emergentes comparables en otras regiones. “Entre los principales factores de diferenciación destacan el fortalecimiento de los ingresos tributarios, la gestión eficiente y responsable de la deuda pública, una política monetaria creíble con expectativas de inflación bien ancladas, un tipo de cambio flexible, un nivel de reservas internacionales adecuado, así como el acceso a la Línea de Crédito Flexible del FMI y una estrategia de cobertura de los ingresos petroleros que generó ingresos superiores a los 6.3 mil millones de dólares en 2015”, presumió la dependencia. La mala noticia es que el crecimiento económico planteado por el gobierno de Enrique Peña Nieto en 2014, cuando se promocionó que las reformas llevarían al país a un PIB de 4.9% para este año, no se alcanzará ni en broma, es más, ni siquiera la previsión “inercial”, en el sentido de que sin reformas México sólo crecería sólo 3.7%. Las circunstancias financieras externas y el débil mercado interno alcanzan para crecer no más allá de 3.6% y, en el peor de los casos, 2.6%... con todo y reformas.

Comentarios