Preocupa a Banxico el manejo que da Videgaray a las finanzas públicas

jueves, 14 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las preocupaciones del Banco de México (Banxico) ya van más allá del impacto que tuvo la volatilidad en los mercados sobre el peso. Ahora, la Junta de Gobierno del banco central ya encendió los focos de alerta sobre el déficit de la cuenta corriente y la solidez de las finanzas públicas manejadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Al dar a conocer la Minuta número 41 con motivo de la decisión de la política monetaria, la mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno concordó en que la evolución reciente del peso también pudiera estar reflejando ciertas preocupaciones en torno a los fundamentos económicos del país. En su Anuncio de Política Monetaria dada a conocer el pasado 30 de junio, el Banxico ya había advertido: “El ajuste fiscal recientemente anunciado por la SHCP es un paso en la dirección correcta, pero dada la incertidumbre externa y el desempeño durante los últimos años de los requerimientos financieros del sector público, acciones adicionales de consolidación en las finanzas públicas serían deseables, tal como procurar un superávit primario a partir de 2017”. En la Minuta se confirma la preocupación del banco central sobre el manejo de las finanzas públicas que encabeza Luis Videgaray. A la reunión con motivo del Anuncio de Política Monetaria asistieron Agustín Carstens, gobernador y presidente de la sesión; los subgobernadores Roberto del Cueto Legaspi, Javier Eduardo Guzmán, Manuel Ramos Francia, Manuel Sánchez González; además del secretario de Hacienda Luis Videgaray. Uno de los miembros de la Junta destacó que los indicadores de riesgo de crédito soberano para México se han incrementado y las tenencias de valores gubernamentales de largo plazo por parte de no residentes han disminuido recientemente, si bien de manera moderada. Además, añadió que “lo anterior hace relevante la implementación cabal de los ajustes fiscales y de la reforma energética”. Además, otra integrante de la junta consideró que el tipo de cambio real ha funcionado como amortiguador de los choques externos que han impactado a la economía mexicana y que es deseable que continúe desempeñando esta función ante los riesgos que prevalecen en el entorno internacional. En este sentido, concluyó que una mayor consolidación fiscal junto con presiones inflacionarias bajas, permitiríam un ajuste más eficiente del tipo de cambio real. Pero la preocupación del Banxico también toca a los precios. Para los siguientes meses, la mayoría de los miembros espera que la inflación general anual aumente gradualmente para cerrar el año ligeramente por arriba de 3%. Uno de los miembros destacó que, en todo caso, es previsible que el promedio anual se ubique prácticamente en dicha cifra. Consideró que esta dinámica obedece, principalmente, a la actualización de la fórmula empleada para la determinación de los precios máximos de las gasolinas por parte de la SHCP, así como a la evolución de las referencias internacionales de este energético. De esta forma, todos los miembros de la Junta de Gobierno coincidieron en que, desde la última reunión de política monetaria, la cotización de la moneda nacional sufrió una depreciación significativa, en un entorno de elevada volatilidad en los mercados financieros internacionales.

Comentarios