La inflación alcanzará la meta de 3% hasta 2019: Banxico

miércoles, 28 de febrero de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Si bien la inflación comenzó a ceder terreno en los primeros meses del año, será hasta inicios de 2019 cuando alcance la meta de 3% (+/- un punto porcentual), afirmó este miércoles el Banco de México (Banxico). “El retraso en esta trayectoria está asociado, en parte, a los efectos aritméticos que tendrán los incrementos de los precios de algunos energéticos y frutas y verduras, que en los últimos meses afectaron la medición de la inflación no subyacente, así como a la posición cíclica de la economía, que podría estar afectando la velocidad a la que disminuido la inflación subyacente”, precisó el gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, al dar a conocer el Informe Trimestral de Inflación. De acuerdo con el reporte, en enero de 2018 la inflación general anual presentó una disminución considerable. Y en ese resultado destaca la importante reducción de la inflación no subyacente, y una de menor magnitud en la subyacente. “Ello debido a las acciones de política monetaria implementadas y a que en este año los aumentos en los precios de algunos energéticos fueron menores que los del año previo. Sin embargo, el comportamiento de la inflación no subyacente a inicios del año siguió resintiendo los efectos de los choques que la afectaron al cierre de 2017”, puntualizó. El Banxico recordó que en 2017 la inflación estuvo fuertemente influida por una serie de choques de magnitud considerable, tanto externos como internos, lo que condujo a que al cierre del año alcanzara niveles no observados desde 2001. Desde que inició ese año la inflación resintió los efectos de la depreciación de la moneda nacional, principalmente como resultado de la incertidumbre respecto del futuro de la relación bilateral de nuestro país con la nueva administración de Estados Unidos. Adicionalmente, durante la primera parte de 2017 también afectaron otros factores, entre ellos los incrementos en los precios de los energéticos, en particular de las gasolinas y el gas L.P., así como los aumentos en las tarifas de transporte público y alzas en los precios de algunos productos agropecuarios. Los riesgos Para lo que resta de 2018, el banco central detectó varios riesgos para los precios. En primer lugar, que se registre una depreciación de la moneda nacional en respuesta --entre otros factores-- a una evolución desfavorable del proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). En segundo lugar, es posible que haya una reacción adversa de los mercados a las acciones de política monetaria en Estados Unidos, a condiciones más restrictivas en los mercados financieros internacionales o a la volatilidad asociada al proceso electoral de 2018. También existe la posibilidad de que ocurran nuevos episodios desfavorables de choque en los precios de bienes agropecuarios, y que se presenten alzas importantes en los de algunos energéticos, debido a incrementos en sus referencias internacionales o a la ausencia de competencia en mercados. Por último, el banco central acotó que, si se toma en cuenta que la economía no presenta condiciones de holgura, especialmente en el mercado laboral, la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación. “Acciones profundas” en seguridad Sobre el comportamiento de la economía mexicana, el Banxico exigió al gobierno “acciones profundas” que permitan contar con mejores condiciones de seguridad pública, de certeza jurídica y de competencia económica, lo cual redundará en mejores condiciones para la inversión y el crecimiento, menor inflación y un mayor bienestar de la población. Para Díaz de León, la economía sigue enfrentando riesgos en el corto y mediano plazo. “Para atender los retos que podrían presentarse es fundamental que México adopte las medidas necesarias para lograr una asignación más eficiente de sus recursos e incrementar su capacidad productiva”, sostuvo. Además, agregó, se deben propiciar acciones que promuevan una mayor productividad en la economía y mejoren su competitividad, así como realizar esfuerzos para revertir la tendencia a la baja de la inversión y desarrollar su infraestructura. Adicionalmente, consideró importante implementar reformas y acciones profundas.