Pemex coloca bono a 5 años por mil 500 mdd; calificadoras lo toman con cautela

jueves, 8 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Las principales agencias calificadoras tomaron con cautela la colocación de un bono a cinco años por mil 500 millones de dólares, por parte de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuyos dividendos se utilizarán para refinanciar la deuda, y para gastos de capital. De entrada, Moody’s Investors Service asignó al bono la calificación “Ba2” con perspectiva “Negativa”, ya que señaló que la generación de flujo de efectivo y las métricas crediticias de Pemex seguirán siendo débiles en el futuro previsible a medida que la empresa lidia con los bajos precios del petróleo y la alta deuda vencimientos. No solo eso, también hay una subinversión en exploración y producción a favor de una expansión de su negocio de refinación, que ha generado pérdidas por varios años. Nota relacionada: Tribunal desmiente a Lozoya y Salinas Pliego; dividendos por Fertinal salieron de la deuda de Pemex Por su parte, Standard & Poor’s señaló que la petrolera tiene un rol crítico para el gobierno mexicano, tanto desde el punto de vista económico, como para la ejecución de la política energética del país. “Nuestra evaluación también captura el vínculo integral entre Pemex y el gobierno, que es su único propietario, y considera la elevada participación gubernamental en todas las decisiones estratégicas”, agregó. La firma calificó con “BBB” la operación y justificó: “Nuestra calificación crediticia de emisor en escala global en moneda extranjera de Pemex se mantiene al mismo nivel que la calificación soberana en la misma moneda. Esto se basa en nuestra expectativa de una probabilidad casi cierta de apoyo extraordinario del gobierno a la empresa ante un escenario de estrés financiero”. Nota relacionada: El FMI recomienda posponer Dos Bocas porque no es rentable Por último, Fitch Ratings asignó una calificación de largo plazo de “BB-“ al bono de Pemex, la cual refleja el continuo deterioro del perfil crediticio independiente de la compañía y la flexibilidad limitada de la petrolera mexicana para navegar la recesión del petróleo y el gas dada su elevada carga fiscal, alto apalancamiento, costos crecientes de extracción por barril y altas necesidades de inversión para mantener la producción y reponer las reservas.

Comentarios