Economía

La actividad industrial mexicana acumuló 24 meses en caída libre

En su comparación mensual, la industria mexicana se estancó en septiembre al registrar una variación del 0% respecto a agosto.
miércoles, 11 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— La actividad industrial se desplomó 7.5% anual en septiembre pasado, por lo que acumuló 24 meses en caída libre, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Por sectores de actividad económica, la construcción cayó 17.2%; la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final retrocedió 7.3%; las industrias manufactureras disminuyeron 5%, y la minería tuvo una variación negativa del 3%.

En su comparación mensual, la industria mexicana se estancó en septiembre al registrar una variación del 0% respecto a agosto.

A su interior, las industrias manufactureras avanzaron 2.4% y la minería creció 0.2%; en contraste, la construcción disminuyó 5.6%; mientras que la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final se desplomó 3.1% en el noveno mes del año, según cifras ajustadas por estacionalidad.

De acuerdo con el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), la recesión del sector fabril comenzó a mediados del 2018, cuando el debilitamiento de la construcción se asoció a la situación estructural de bajo crecimiento existente en la minería, particularmente en materia de extracción de petróleo y gas.

Ya a inicios del 2019 las manufacturas comenzaron a exhibir una clara desaceleración que se conjuntó con lo descrito para conformar una recesión generalizada de la actividad industrial en México, agregó el análisis elaborado por el director del organismo de investigación, José Luis de la Cruz Gallegos.

El IDIC destacó que la aparición del covid-19 llevó a un extremo el entorno poco favorable:

El confinamiento global, la ruptura de las cadenas de valor y la recesión que se vive en Estados Unidos y Europa se vincularon con la situación preexistente en la industria mexicana para configurar un 2020 en donde el sector promedia un crecimiento de -12.5% en los primeros nueve meses del año, una cifra que supera en magnitud a lo contabilizado en otras crisis.

En este contexto, el instituto propuso aplicar un Programa Integral de Política Industrial que permita superar tanto los desequilibrios de coyuntura como los estructurales. Asimismo, utilizar programas focalizados asociados a proyectos de inversión que generen flujos importantes para la economía nacional.

O la otra alternativa es que se genere un programa híbrido que considere los puntos anteriores, con una mayor acción de la banca de desarrollo para construir una ruta crítica que permita solventar tanto el corto como el mediano plazo.

Comentarios