ONU: Ambigüedad constructiva

sábado, 9 de noviembre de 2002
Resultó altamente positivo para la autoridad de la ONU la forma unánime como el Consejo de Seguridad adoptó la resolución sobre el caso de Irak La unidad demostrada por los 15 Estados miembros fortalece al Consejo También reivindica la facultad exclusiva de este órgano de las Naciones Unidas de autorizar el uso de la fuerza en caso de existir una amenaza a la paz y la seguridad internacionales Todos los países ahí representados observaron el llamado del secretario general, Kofi Annan, de llegar al consenso, pues ni siquiera hubo una sola abstención Todos coincidieron en exigir el desarme de Irak, sin condición alguna La decisión unificada del Consejo de Seguridad es eficaz porque el gobierno de Saddam Hussein ahora no puede argüir que se trata de un grupo manipulado por Estados Unidos (incluso Siria, un país tan cercano a Irak, votó a favor) o que no es representativo de la ONU También es valiosa porque tampoco se autorizó al gobierno de George W Bush emplear explícitamente el uso de la fuerza en contra de Irak Representó el triunfo de la diplomacia sobre la fuerza Los grandes actores de esta intensa batalla diplomática, que duró casi dos meses, fueron Estados Unidos, por un lado, y Francia y Rusia, por el otro Todos ellos son miembros permanentes del Consejo de Seguridad, por lo tanto, cualquiera podía hacer fracasar la resolución de la contraparte al recurrir al veto Fueron delicadas las consultas porque había dos posiciones en juego: el prestigio de la ONU se desplomaría si hubiera concedido un aval a la nación más poderosa del mundo para derrocar a otro gobierno y porque estaría en juego la autoridad de la ONU si permite que un país armado desobedezca impunemente la orden de eliminar sus armas de destrucción masiva Finalmente, las dos posiciones se acercaron al haber hecho concesiones mutuas sin renunciar a su principal objetivo de desarmar a Irak por medio de lo que, en el lenguaje diplomático de la ONU, se denomina “ambigüedad constructiva” Es decir, cada cual interpreta el texto a su manera, según le convenga a sus intereses y cada canciller proclama el gran triunfo diplomático de su país para consumo de la opinión publica nacional De esta manera, por un lado, Estados Unidos, a través del embajador John Dimitri Negroponte, aseguró que la resolución “no impide a ningún Estado defenderse de la amenaza de Irak” Por el otro, Francia aprobó la resolución porque no autoriza a Estados Unidos un ataque automático a Irak en caso de que efectivamente los inspectores de la ONU determinen que el gobierno de Hussein posee armas de destrucción masiva Para México, en voz del embajador Adolfo Aguilar Zínser, la resolución define con claridad que sólo el Consejo de Seguridad puede autorizar el uso de la fuerza una vez que los inspectores rindan su informe Al gobierno de Saddam Hussein le corresponde ahora aceptar o no el mandato del Consejo de Seguridad en el plazo de una semana Si no lo hace, Estados Unidos interpretará la negativa como un incumplimiento de la resolución de la ONU y podría entonces convocar otra vez al Consejo para denunciar a Irak por incumplimiento y obtener ahora sí la autorización para lanzar un ataque amparado por la ONU Si acepta la resolución, durante dos meses, Hussein tendrá que facilitar la labor de monitoreo de la ONU en todo el territorio iraquí para detectar armas nucleares, químicas y biológicas Incluso deberá abrir la puerta de sus diversos palacios presidenciales a los inspectores extranjeros, lo cual significa una restricción a la soberanía de Irak y una humillación al líder iraquí Mientras Hussein muerde el polvo, el presidente George W Bush ya cuenta con el apoyo del Congreso para declarar la guerra a Irak y ayer avanzó un primer paso hacia ese objetivo con el aval de la ONU, aunque todavía falta determinar si efectivamente el gobierno iraquí posee dichas armas, como lo sostiene el gobierno norteamericano Días antes de su participación en la reunión cumbre de APEC, en Los Cabos, el mandatario estadunidense desplegó una intensa campaña de apoyo a los candidatos republicanos promoviendo el voto del miedo, con excelentes resultados Bush identificó la lucha en contra del terrorismo con el gobierno de Hussein, como si fuera el mismo demonio Alentado por el irrestricto apoyo del Congreso para darle la libertad de iniciar acciones armadas en contra de Irak, el gobernante amenazó con lanzar un ataque unilateral Precisamente cuando se encontraba inmerso en su gira electoral por todo el territorio de la Unión Americana, Bush se entrevistó con Fox en Los Cabos, en el marco de la cumbre de APEC Las tronantes palabras del presidente norteamericano infundieron el pánico entre algunos miembros del gabinete, pero Fox se mantuvo firme en no avalar un ataque unilateral de Estados Unidos Antes del encuentro, Fox ya había marcado distancia de la posición norteamericana por sugerencia del embajador Adolfo Aguilar Zínser al señalar que México no avala un ataque unilateral de Estados Unidos en contra de Irak y que el asunto debe atenderse en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU El presidente probablemente se dio cuenta de la equivocada estrategia de hacer concesiones sin lograr nada a cambio, como lo sugería el secretario Jorge Castañeda Gutman con el tema migratorio El canciller debe estar sumamente frustrado porque su principal objetivo de política exterior, el acuerdo migratorio, fracasó El descontento de Bush por la negativa de México no se disimuló Aunque lo nieguen funcionarios de ambos gobiernos, fue notorio el enfriamiento entre Fox y Bush Durante la conferencia de prensa conjunta, sostenida después de la entrevista en Los Cabos, el amo de la Casa Blanca no esperó a que las palabras de Fox pronunciadas en español fueran traducidas al inglés, faltando al protocolo El malestar de los halcones en contra de México se manifestó primero en The Wall Street Journal y luego en The New York Times, virulento uno, moderado el otro Hace dos años, Bush era un presidente débil, de dudosa legitimidad, ignorante en asuntos internacionales, ridiculizado por sus torpes declaraciones Hoy Bush se yergue como el líder indiscutible de su país y del mundo, es el César del imperio norteamericano Los ataques terroristas del 11 de septiembre y Saddam Hussein hicieron posible el milagro Por lo pronto, el Consejo de Seguridad frenó al gobierno norteamericano en su ímpetu bélico Pero no será por mucho tiempo De todos modos habrá guerra en contra de Irak en unos meses con el aval de ese mismo Consejo, porque la dura resolución aprobada ayer en Nueva York hará difícil que Irak observe cabalmente su contenido

Comentarios