Peronismo, al borde de la fractura

sábado, 9 de noviembre de 2002
Buenos Aires -- El partido justicialista (oficialista), fundado por el tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón, está al borde de la ruptura a 18 años de la muerte de su líder histórico La feroz pelea interna tiene enfrentados, en polos opuestos, a los dos hombres que, durante la última década, manejaron los hilos del poder del mayor partido político y del gobierno de Argentina: el actual presidente Eduardo Duhalde y el exmandatario Carlos Menem (1999-89) “Está en juego nada más ni nada menos que el poder del país y del partido en los próximos cuatro años La pelea es a muerte”, graficó a Apro una fuente del peronismo que pidió el anonimato La lucha está enmarcada por la crisis socioeconómica que afecta al país, el descreimiento de la población y la cada vez más cercana fecha de las primarias (elecciones internas) previstas, hasta ahora, para el 9 de enero con el beneplácito de Duhalde y la total oposición de Menem y del expresidente Adolfo Rodríguez Saa, quien gobernó el país durante sólo siete días en la última semana de diciembre del 2001 Por un lado, Duhalde busca desesperadamente salir indemne de su gestión presidencial (fue elegido por la asamblea legislativa y asumió el gobierno el 1 de enero en medio de la peor crisis de la historia nacional) y poner la mayor cantidad de piedras en el camino de Menem a la presidencia, así como desbancarlo de la conducción del peronismo LA GUERRA INTERNA Duhalde no es candidato a ningún cargo en las elecciones generales del próximo 25 de marzo, pero no es un secreto que respalda la candidatura presidencial en el peronismo del gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, quien aparece con muy pocas posibilidades de ganar las primarias de su partido, según coinciden todos los sondeos “Una hipotética vuelta de Menem a la Casa Rosada (sede de gobierno) sería un golpe fatal para Duhalde, quien considera al expresidente su peor enemigo político Hará todo lo que esté a su alcance para desbancarlo y está tratando de poner todo su aparato político de la provincia de Buenos Aires (de la que fue gobernador) y a la mayor cantidad de gobernadores peronistas en contra del proyecto menemista”, dijo la fuente La primera piedra que lanzó Duhalde fue aprobar un decreto de primarias abiertas, es decir, con apertura total hacia el electorado argentino y no sólo hacia los afiliados al justicialismo Menem puso el grito en el cielo “Duhalde hizo un pacto con (el expresidente Raúl) Alfonsín, (de la Unión Cívica Radical) para que los afiliados radicales votaran contra Menem en la interna peronista y así sacarlo del paso”, dijeron a Apro fuentes del menemismo, cuyos dirigentes recurrieron a la justicia y lograron dar marcha atrás al proyecto duhaldista Finalmente, la justicia convocó a elecciones internas abiertas para el 15 de diciembre, pero sólo para afiliados e independientes, dejando afuera al electorado militante de otros partidos políticos Menem triunfó en la primer pulseada, disputada hace dos meses, pero el duhaldismo no dio por terminada la guerra y subió la apuesta: “copó” el congreso partidario del martes 5 de noviembre, puso como fecha de las primarias el 19 de enero (en pleno verano en el hemisferio sur) y llamó para el mismo día a elecciones para renovar la conducción del Partido que lidera el propio Menem El “menemismo” prometió impugnar ese congreso, poniendo más oscuro aun el panorama interno del peronismo ¿Qué gana Duhalde con postergar las internas? “En primer lugar 34 días más de postergación de algo que para Duhalde es una pesadilla: un candidato justicialista triunfante vanagloriándose de ello Peor aun si ese ganador resultara Menem o Rodríguez Saa”, escribió en un editorial el diario económico Ambito Financiero Pero también hay un “valor agregado” a esta postergación: enero es el mes en que la golpeada clase media sale de vacaciones “Menem es consciente que los independientes están más inclinados a él en una elección interna y en el verano va a ser muy difícil convencerlos de ir a votar por él”, confiaron allegados al exmandatario Duhalde además convocó a renovar autoridades en el seno del PJ, aun cuando el mandato de Menem caduca en abril, lo que fue definido por el hermano del expresidente, Eduardo Menem, como “un golpe institucional” El propio mandatario quiere ser candidato y así asumir las riendas del partido (algo así como el “poder en las sombras”) más allá de quien resulte ganador en las internas del peronismo Del otro lado, en el “menemismo” pusieron el grito en el cielo Uno de los más ofuscados era el sobrino de Menem y diputado nacional Adrián Menem: “Si se produce una fractura dentro del justicialismo será por responsabilidad del presidente de la Nación”, dijo Pero Duhalde tiene un gran dolor de cabeza Su candidato de la Sota no termina de arrancar en las encuestas y está muy por detrás de los demás postulantes del peronismo como Menem, Rodríguez Saa e incluso el gobernador de la patagónica provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner, también éste un duro adversario de Menem Duhalde perdió a “su” candidato natural, el gobernador de Santa Fe y expiloto de Fórmula 1 Carlos Alberto Reutemann, quien rechazó ser candidato presidencial “Vi cosas que no me gustaron”, explicó Reutemann, dejando boquiabiertos a todos los dirigentes del duhaldismo Los sondeos coinciden: colocan en primer lugar a Rodríguez Saa seguido por Menem Pero Rodríguez Saa se distanció tanto de Duhalde como de Menem y pidió fijar las elecciones primarias del peronismo para el 5 de enero, mientras prepara su candidatura presidencial por fuera del partido “El adolfismo no va a entrar en el juego de facciones planteado entre el duhaldismo y el menemismo”, dijo Jorge Rachid, la mano derecha de Rodríguez Saa El fugaz expresidente ya anotó su candidatura presidencial por el diminuto partido Movimiento Nacional y Popular, preparando su alejamiento del peronismo seguro de que tiene “abrochada” su presencia en el balotaje, en el que las encuestas lo sitúan peleando la presidencia con Menem MENEM, POR EL REGRESO En la vereda de enfrente, el expresidente Carlos Menem juega todas sus fichas pegándole duro al gobierno de Duhalde como un opositor más y lanza mensajes al electorado en los que promete dolarizar la economía, pide elecciones transparentes y critica las “maniobras” internas del duhaldismo “No es con maniobras internistas como se derrotará la crisis, sino con ideas, acción y un gobierno legitimado por las urnas”, dijo Menem en una inserción pagada publicada en los diarios argentinos el 5 de noviembre “Este gobierno quiere enredarnos en una discusión infinita y estéril sobre temas internos del justicialismo Nosotros queremos que el pueblo vote para elegir sus candidatos y vote para elegir un rumbo, un presidente, un liderazgo legitimado por la voluntad popular El país no puede seguir sofocado por un aparato político bonaerense”, dijo Menem en alusión a las huestes del duhaldismo en la poderosa provincia de Buenos Aires, que concentra casi el 40 por ciento del electorado nacional Según fuentes del justicialismo consultadas por Apro, Menem es consciente de que ha quedado debilitado en el seno del partido e intenta reagrupar sus fuerzas para ingresar a las internas con mayor poder Su máximo temor, siempre de acuerdo a dichas fuentes, es que Duhalde no cumpla su palabra de dejar el gobierno el 25 de mayo “Quiere quedarse”, repite ante quien quiere oírlo, “hasta diciembre del 2003” cuando vencía el mandato del renunciante Fernando de la Rúa Lo cierto es que Duhalde está entusiasmado porque la economía argentina muestra tímidas señales de recuperación o, al menos, de que lo peor de la crisis ya pasó El gobierno logró controlar la inflación (cuando la mayoría de los economistas vaticinaba una hiperinflación) y la cotización del dólar (igual a la de hace seis meses), mientras avanza un esquivo acuerdo con el FMI Mientras, Menem dio un paso riesgoso que puso al peronismo al borde del cisma: 30 legisladores afines crearon el bloque “menemista” en la Cámara de Diputados, rompiendo una unidad partidaria que se mantenía inalterable desde 1990 Este nuevo bloque lleva el nombre Azul y Blanco, el mismo que porta la agrupación de Menem en la interna, acompañado por su candidato a vicepresidente, el gobernador de la norteña provincia de Salta, Juan Carlos Romero Rodríguez Saa anunció que piensa seguir el mismo camino y crear su propio bloque “adolfista” en el Congreso El peronismo suma 120 diputados, a 9 de alcanzar quórum propio en la cámara “Ahora cada proyecto de Duhalde requerirá de una previa negociación con el bloque menemista (y a futuro con el adolfista)”, dijo a Apro una fuente justicialista en el Congreso Entre estas leyes se incluyen la de presupuesto de 2003 y el tratado con Australia para la provisión de un reactor nuclear “Hasta que haya elecciones (esta decisión) es irreversible”, dijo el diputado Adrián Menem “Es duro romper y hubo que convencer a muchos que dudaban” El nuevo bloque ya logró entendimientos con otros sectores del Congreso, alineados en el conservadorismo como el partido del exministro de Economía Domingo Cavallo Pero Menem no quiere un peronismo dividido, aunque no le disgustaría que Rodríguez Saa se presente por fuera de la estructura partidaria para asegurarse el triunfo en las internas y así competir en un eventual balotaje con el fugaz expresidente, tal como vaticinan las encuestas, aunque ningún sondeo otorga más de 15 ó 17 puntos a cada uno de ellos El comando de campaña menemista fijó su posición: la fórmula Menem-Romero “no está atada a la imposición de una fecha” y competirá “con quien sea, cuando sea y donde sea” “Lo único que reclamamos son reglas claras y certeza en la fecha, dos requisitos que el duhaldismo no ha provisto hasta ahora y no hay certeza alguna de que vaya a proveer en adelante”, indicó Entre llamados a la unidad, peleas y luchas de poder, las sombras de un cisma se cierne sobre el mayor partido político de Argentina “No puede descartarse la alternativa de un justicialismo fragmentado cuando llegue el día de la elección presidencial”, resumió el analista y periodista Eduardo Aulicino en el diario Clarín, el más vendido del país