Cuba y Estados Unidos: otro "round" en Ginebra

viernes, 15 de marzo de 2002
La Habana - Los gobiernos de Washington y de La Habana llegan a Ginebra ?donde este lunes 18 inicia la 58 sesión anual de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU? dispuestos a ganar una batalla más de su diferendo bilateral: Washington busca la oncena condena de Cuba por violación a los derechos humanos; La Habana trata de quitarse ese estigma y califica de "vendetta" la acción de su poderoso vecino del norte Para ello, desde hace semanas, las diplomacias de ambos países desarrollan una febril actividad: Denuncias, llamadas telefónicas, encuentros y cabildeos en diversos países y en Ginebra Desde 1990 a 1997, Estados Unidos presentó mociones de condena a Cuba en la Comisión con resultados favorables, el gobierno de Fidel Castro fue condenado como violador de los derechos humanos e incluso se le asignó un relator especial, el sueco Carl Johan Groth La Habana no lo aceptó y jamás pudo poner sus pies y sus ojos escrutadores en la isla, por lo que sus informes se basaron en testimonios de anticastristas de Miami y disidentes internos, algo que siempre le restó objetividad, a juicio de algunos diplomáticos participantes Pero en 1998 la situación cambió y Cuba no pudo ser condenada En ello influyó la visita del Papa Juan Pablo II a la isla en enero de ese año La derrota, 16 votos a favor, 19 en contra y 18 abstenciones, no gustó en Washington y La Habana se sacó de arriba la molesta figura del relator especial En 1999, Estados Unidos recurrió a sus amigos de Praga, y desde entonces los checos han presentado la moción con resultados positivos durante tres años Sin embargo, el pleito del 2001 fue muy duro y se decidió a última hora Los miembros de la Unión Europa quisieron modificar el texto y agregar un párrafo condenatorio del embargo norteamericano a la isla Washington no aceptó y a los diplomáticos de Praga les tocó la difícil tarea de decirle no a Europa Por otro lado, las intenciones de voto estudiadas por los especialistas eran favorables a la isla, lo que motivó llamadas urgentes de la Casa Blanca y el Departamento de Estado a algunos de los 53 miembros que componen la Comisión, para lograr finalmente una votación de 22 a favor de la resolución checa, 20 en contra, 10 abstenciones y un ausente, la República Democrática del Congo, cuyo delegado recibió instrucciones de salirse de la sala Los checos respiraron aliviados, pero no parecen dispuestos a pasar el mismo susto en el 2002, y han exigido primero, otro patrocinador, que no aparece En caso contrario, garantías de Washington de una aprobación Pero el cierre de los trabajos de la Comisión en el 2001 deparó una sorpresa inédita: Estados Unidos no fue reelecto por primera vez desde 1947 y quedó fuera de la Comisión, para algunos un ajuste de cuentas favorecido por el carácter directo y secreto de los votos El "pleito" del 2002 Aunque tradicionalmente el tema de Cuba se debate en abril, desde enero las cancillerías de Cuba y Estados Unidos comenzaron su labor de contactos y denuncias A fines de enero, el canciller cubano Felipe Pérez Roque reveló que el Departamento de Estado hacia labor en América Latina buscando que una de las naciones de la región presentara la moción Según explicó, dos cancillerías de la región habían tomado con entusiasmo la tarea En La Habana, muchos pensaron en el canciller mexicano Jorge G Castañeda, quien en el 2001 estudió una idea similar y, aunque al final México se abstuvo, las declaraciones de Castañeda sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, levantaron ronchas en la isla La visita del presidente Vicente Fox a Cuba, el 3 y 4 de febrero último despejó la incógnita Tanto Fox como Castañeda, aseguraron en La Habana que su país no propiciaría una resolución al respecto y que su voto sería similar al del año pasado, la abstención Esta posición no cayó bien en Miami y otros sectores anticastristas de Estados Unidos Para el embajador mexicano en La Habana Ricardo Pascoe, la toma de la embajada por 21 personas en febrero, tuvo la intención de hacer cambiar la posición de México El 15 de febrero, el representante de Estados Unidos en la ONU, John Negroponte, invitó a un grupo de embajadores latinoamericanos a un desayuno en su residencia en Nueva York Según denunció el diario Granma en La Habana, el embajador declaró "patéticamente" que su cargo depende del regreso de Estados Unidos a la Comisión de Derechos Humanos y les pidió a los latinoamericanos presionar a los europeos con ese fin, así como el voto condenatorio de Cuba El Departamento de Estado publicó el 4 de marzo su reporte anual sobre los derechos humanos en el mundo, el cual dedica un capítulo de 33 páginas a Cuba "El historial del gobierno (cubano) en materia de derechos humanos siguió siendo malo Continuó violando sistemáticamente los derechos políticos y civiles fundamentales de sus ciudadanos", señala el texto El gobierno de Fidel Castro, por su parte, envió a su canciller Pérez Roque a una discreta gira por Africa y Francia, precisamente países miembros de la Comisión, pero La Habana se reservó los resultados Estados Unidos volvió a la carga a fines de febrero y principios de marzo: hizo circular por las cancillerías latinoamericanas una Ayuda-Memoria del Departamento de Estado en la que insta a las naciones de América Latina a presentar una moción contra Cuba en la Comisión en la que se pide "una visita a la isla para investigar la situación de los derechos humanos", y advirtiendo que de no darse la condena pueda ser interpretada como "la aceptación por la comunidad internacional de la política de derechos humanos de Cuba y haga sentirse en el abandono a la pequeña comunidad disidente" de la isla Votos decisivos En Cuba, varios opositores al gobierno, ilegales, pero tolerados, denunciaron centenares de detenciones Elizardo Sánchez, presidente la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional vinculó los arrestos a la proximidad de la sesión en Ginebra El vicecanciller Checo para Asuntos Multilaterales, Pavel Vosalik, Peter Burianek, funcionario de la oficina presidencial, y Pavel Fischer, jefe del Departamento Cuba de la cancillería checa, visitaron México, Perú y Chile para tratar el tema Según trascendidos, el presidente George W Bush tratará de convencer a sus homólogos latinoamericanos durante sus próximos viajes a El Salvador y Perú Esos hechos fueron denunciados por la cancillería cubana, la cual dijo que "los métodos de influencia ejercidos por los Estados Unidos para el logro de este objetivo son los mismos de siempre: las presiones, el chantaje y el condicionamiento político y económico" Resulta ya tradicional que los países de la Unión Europea, Canadá, y Japón apoyen la moción checa, a veces co-patrocinada por Polonia, quien también vota favor Rusia, China, la mayoría de los africanos y asiáticos, la rechaza En buena medida, los resultados de la votación se deciden en América Latina Según el gobierno cubano, México, Chile (Nuevo este año), Brasil y Ecuador, han manifestado que no apoyan una moción contra Cuba, por lo que deben abstenerse Cuba y Venezuela la rechazarán Quedan Argentina, Costa Rica, Guatemala, Uruguay y Perú, los tres primeros apoyaron la resolución checa el pasado año Perú se abstuvo, pero desde entonces cambió el gobierno en Lima Por otro lado, Camerún y Madagascar, de Africa, también apoyaron la resolución en el 2001 Madagascar salió de la Comisión y resultan una incógnita los votos de Sierra Leona, Sudán, Togo y Uganda Cuba lamentará la salida de Liberia, que el pasado año rechazó la resolución y de Mauricio y Níger, que se abstuvieron Nada parece decidido aún Cuba y Estados Unidos saben que el pleito se gana antes de la votación, en las cancillerías y los pasillos La isla enfrenta una composición de la Comisión no muy favorable, así como situación mundial en que pocos osan oponerse al Washington antiterrorista de Bush Estados Unidos, por su parte, tiene un gran problema, su ausencia de la Comisión, lo que le resta capacidad de maniobra

Comentarios