Los tropiezos de Castañeda

sábado, 2 de marzo de 2002
La torpe actitud de Jorge Castañeda Gutman, no obstante su reconocida inteligencia, le ha causado serios problemas al presidente Fox en la relación con Cuba No se puede explicar esta aparente contradicción si no se conoce la confusión que tiene el canciller mexicano entre sus relaciones personales y las relaciones internacionales Castañeda se está peleando contra su propia sombra, la sombra de su pasado Fue miembro activo del Partido Comunista Mexicano, fue simpatizante de la Revolución Cubana, fue marxista leninista Hoy proclama las bondades del capitalismo y del libre mercado, exalta las virtudes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y conduce la política exterior hacia los intereses de Estados Unidos Castañeda parece estar amarrado con una camisa de fuerza, de la cual trata de zafarse pero no puede El canciller de México es vulnerable en virtud de haber estado al servicio del gobierno cubano que hoy critica, según versiones periodísticas El periodista Leopoldo Mendívil, autor de la columna Confidencial, escribió el 30 de agosto de 2001 en El Heraldo de México: "Déjeme contarle que el gobierno cubano tiene un expediente ampliamente documentado sobre un mexicano que vivió en ese país, allá por los setenta, y que por su fidelidad a la causa castrista se hizo merecedor de recibir, incluso, instrucción militar y de inteligencia bajo el pseudónimo de "barba roja" Joven capaz, instruido y dueño de una experiencia inusual en gente de su edad por las enseñanzas que obtuvo al lado de su padre, un diplomático de gran renombre, el "becario" pudo penetrar de manera importante en la confianza del gobierno de la isla, al grado de que, cuando concluyó su preparación allí, pasó a los Estados Unidos para realizar sus estudios universitarios En el expediente constan, según información Confidencial, detalles sobre los conductos que usaba La Habana para enviarle fondos, a manera de emolumentos, para que él realizara actividades de inteligencia con base en sus contactos diplomáticos La existencia de este expediente es conocida de tiempo atrás por el gobierno mexicano como parte del intercambio entre los cuerpos de inteligencia de ambos países, pero hace unos meses, por vez primera, el ministro de Relaciones Exteriores del gobierno castrista, Felipe Ramón Pérez Roque, informó a algunos legisladores mexicanos sobre su contenido De esa manera, nuestros congresistas ampliaron su conocimiento sobre la forma como nuestro personaje ha cambiado de piel, en el mejor servicio de su ambición personal y en estricto cumplimiento a lo que Denis Jeambar e Yves Roucaute consignan en su libro "Elogio de la Traición", "la traición no sólo es indispensable para quienes quieren romper el cerco de la tiranía, sino que es el oxígeno de la democracia En ella pululan los traidores, de izquierdas como de derechas Flores del mal para unos, del bien para otros, maldecidos por aquellos a quienes abandonan, bendecidos por sus nuevos aliados No pasa una semana sin que alguien traicione a un ?amigo?, abuse su confianza, corra a socorrer al campo enemigo" Bien podría ser este el perfil de Jorge Castañeda, el Secretario de Relaciones Exteriores del gobierno de Vicente Fox, el personaje del expediente elaborado por los servicios cubanos de inteligencia que le he contado" Hasta aquí Mendívil Así es como se puede entender por qué el canciller cubano a acusó a Castañeda Gutman de ser desleal y de haber apoyado a Estados Unidos, el año pasado, en la condena en la sede de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU Antes de la toma de posesión de Vicente Fox, Castañeda dijo que detrás de Fidel Castro estarían sentados líderes de la oposición cubana en el Palacio de San Lázaro La provocación no ocurrió La actitud zigzagueante del canciller mexicano continuó después de la visita del presidente de México a Cuba, que trató de enmendar las crisis recurrentes Ahora, el asalto a la embajada mexicana es consecuencia de las declaraciones de Castañeda Gutman, que desde luego aprovechó Radio Martí para difundirlas varias veces en la isla como parte del esquema de propaganda anticastrista Pero también pudo haber sido un montaje de Fidel para poner en evidencia al canciller de México, que se encuentra atrapado entre el pasado y sus ambiciones de poder