Argentina: Duhalde dijo basta y Menem se apunta para la presidencia

sábado, 6 de julio de 2002
Buenos Aires - Seis meses después de asumir un país en ruinas, incendiado por protestas sociales que dejaron 28 muertos y con un bastón presidencial "caliente" que pasó por las manos de cinco mandatarios en los últimos 10 días de diciembre, el presidente Eduardo Duhalde tiró la toalla ante la interminable ola de críticas internas, fuertes presiones del FMI y un estado de ebullición social a punto de otro estallido Al frente de un gobierno con "deficiencia congénita", como él mismo lo definió, Duhalde convocó a elecciones anticipadas para el 30 de marzo del 2003 en lugar del 10 de septiembre, la fecha pactada después de asumir el la presidencia el 1 de enero pasado para completar el mandato del renunciante Fernando de la Rúa (Unión Cívica Radical) "La muerte de dos ?piqueteros? (baleados por policías el 26 de junio en la periferia de Buenos Aires durante una protesta de desocupados contra el gobierno) fue el tiro de gracia Duhalde dijo basta y allanó entonces el camino para una salida anticipada del poder", dijo a Proceso una fuente del oficialista partido justicialista (peronista) No sólo fueron las dos muertes lo que golpeó a Duhalde, también el lugar donde ocurrió esta "cacería atroz", según lo definió el presidente un día después del hecho Los desocupados fueron asesinados en la provincia de Buenos Aires, su bastión político, a la que gobernó por dos períodos consecutivos en los años 90 "Ese fue el golpe final Duhalde presentaba como su gran logro el hecho de haber aplacado la protesta social Pero ahora carga con dos muertes y dentro de su feudo político", confiaron las mismas fuentes Para el reconocido analista político Joaquín Morales Solá, "Duhalde constató que nada sería mejor y todo sería peor mientras continuara en el poder" El cronograma anunciado por Duhalde prevé comicios partidarios abiertos para noviembre, elecciones presidenciales el 30 de marzo y una eventual segunda vuelta para el 27 de abril (la ley prevé que el ganador debe obtener el 50% más uno de los votos, o al menos el 45% sí le saca una ventaja de 10 puntos a su más cercano contendiente) El nuevo presidente deberá asumir el 25 de mayo, cuando Argentina celebra el aniversario del primer gobierno patrio surgido en 1810 Sólo falta definir si también habrá elecciones para renovar completamente el Congreso, un pedido a gritos de una población "harta" de los políticos, pero que gran parte del "establishment" legislativo no está dispuesto a conceder Tras el anuncio, el 492% de los argentinos no estuvo de acuerdo en anticipar las elecciones para marzo, según un sondeo realizado por el influyente diario La Nación Los argentinos, luego de escuchar a Duhalde en cadena nacional de radio y TV, miraron de reojo al Fondo Monetario Internacional "Puedo asegurar en un 101% que no hubo ni un tratamiento directo del tema (de la necesidad de adelantar las elecciones), ni la menor insinuación en ese sentido" por parte del FMI, se apresuró a aclarar el ministro de Economía, Roberto Lavagna, quien negocia un esquivo acuerdo con el organismo monetario en medio de la peor crisis económica de la historia de este país sudamericano Para el economista Orlando Ferreres, adelantar las elecciones "resuelve un poco la crisis", aunque "esta decisión debió ser tomada antes Todavía falta bastante para que esto se defina, así que vamos a pasar unos meses complicados" "Cuidado con Menem" La noticia sobre el "adelantamiento de las elecciones" fue recibida con una sonrisa por varios de los aspirantes a suceder a Duhalde en la Casa Rosada, sede del gobierno "Duhalde ha reconocido su propia imposibilidad de seguir con su gobierno Tiene el poder exhausto", estimó la legisladora Elisa "Lilita" Carrió, líder de la Agrupación por una Argentina de Iguales (ARI, centroizquierda) quien lidera las encuestas con vistas a las elecciones de marzo Carrió es consciente de que su gran rival en las elecciones saldrá de las filas del oficialismo "Menem va a ser el adversario", opinó la legisladora Precisamente, el principal debate tras el anuncio de Duhalde rodeó al expresidente Carlos Menem (1989-99), quien ratificó sus aspiraciones de suceder a Duhalde a pesar que algunos políticos y constitucionalistas aseguraron que su candidatura estaría prohibida por la Constitución "No creo que me pongan obstáculos", afirmó Menem La carta magna argentina establece que un presidente que gobernó durante dos períodos consecutivos debe dejar pasar un tercero hasta aspirar a un nuevo mandato En teoría el mandato dejado vacante por De la Rúa culmina recién en diciembre del 2003 "Sería injusto prohibirle a Menem" que se presente como candidato, dijo el exsecretario general de la Presidencia durante su segundo mandato, Alberto Kohan Menem se rió de estas supuestas "prohibiciones" constitucionales y salió con los botines de punta: "no los voy a defraudar", repitió al retomar su famoso lema electoral que lo llevó a la presidencia en 1989 El exmandatario, quien estuvo seis meses detenido en una causa por contrabando de armas, prometió enseguida una Argentina "dolarizada" y el retorno de la "convertibilidad", el plan que ancló el peso al dólar en 1991 Pero a seis meses de la fuerte devaluación del peso, la moneda estadounidense se cotiza en 375 pesos y los altos salarios en dólares que percibían los argentinos son sólo un recuerdo Menem goza hoy de escaso respaldo popular Las encuestas le dan apenas 6% de adhesión e, incluso, es superado por sus rivales dentro del peronismo El expresidente deberá competir en las internas partidarias con numerosos candidatos que ya anunciaron su intención presidencial como el fugaz expresidente Adolfo Rodríguez Saa, y los gobernadores de la norteña provincia de Salta, Juan Carlos Romero; de Córdoba, José Manuel de la Sota, y de la sureña Santa Cruz, Néstor Kirchner Otros, como el expiloto de Fórmula 1 y gobernador de Santa Fe, Carlos Alberto Reutemann, prometieron una respuesta en las próximas semanas "Cuidado con Menem Está rearmando una importante red en las bases En 1988, cuando nadie daba un peso por él, ganó las internas del partido, que lo llevaron un año después a la presidencia", confió una fuente partidaria cercana a Duhalde, un declarado enemigo del expresidente El peronismo es consciente de que el desgaste de 10 años de "menemismo" y la gestión de Duhalde, sumado al descreimiento hacia los partidos tradicionales, será un difícil escollo para ganar las elecciones Su principal rival será sin dudas la diputada Carrió, quien según un sondeo de la encuestadora CEOP encabeza las preferencias con el 168% de las intenciones de voto A Carrió la respaldan además socialistas, peronistas disidentes e independientes Pero detrás de Carrió no aparece un peronista, sino uno de los políticos argentinos más respetados: el trozkista Luiz Zamora, con el 96% de respaldo, de acuerdo con el sondeo Zamora viaja habitualmente en ómnibus y metro, pero su popularidad se basa especialmente en un gesto político: salió a vender libros puerta a puerta tras renunciar a una jugosa jubilación de privilegio al dejar el Congreso en su primera experiencia como diputado en los años 90 Volvió el año pasado a la legislatura por la minoría y hoy es uno de los pocos políticos que pueden salir a la calle sin temor a ser insultado y/o agredidos por la población Pero curiosamente, Zamora fue uno de los pocos políticos que fustigó la decisión de adelantar las elecciones, a la que consideró "gravísima" "Se va a profundizar la crisis político-institucional y se va a complicar el día a día para todos los habitantes del país", afirmó Zamora, quien pidió llamar a una convención constituyente para "discutir un proyecto de país" Por primera vez tras la recuperación democrática de 1983, las encuestas muestran a dos dirigentes de izquierda o centroizquierda liderando las intenciones de voto "Yo no sé si podemos tener un gobierno típicamente de izquierda en la Argentina, pero si hay inteligencia política, podremos tener una coalición de centroizquierda", dijo a Proceso el analista político y periodista Miguel Bonasso, quien vivió años exiliado en México Bonasso mencionó a Carrio, Zamora y Krischner (justicialista) en esta hipotética alianza electoral "Son figuras que podrían tener un entendimiento en torno a un programa mínimo Eso seria lo más inteligente", señaló "Que se vayan todos" Pero para la fecha prometida, 30 de marzo del 2003, faltan 9 meses, una eternidad en un contexto tan complicado como el que vive el país, que aun pugna por firmar un acuerdo con el FMI que le dé un poco de "aire" Un mensaje que los argentinos quieren recibir de las autoridades es la renovación de todos los cargos políticos en las elecciones de marzo "De qué sirve al país si triunfa alguien ajeno al peronismo si gobierna con un Congreso adverso", estimó Zamora, al retomar un mensaje de los "caceroleros": "que se vayan todos" El oficialismo tiene primera minoría en Diputados y mayoría en el Senado Pero el jefe del bloque de senadores justicialista, José Luis Gioja, consideró que la única forma de renovar todos los cargos sería a través de una convención constituyente "Esto debería ser el fruto de un acuerdo político", indicó Los gobernadores del oficialismo se reunieron el miércoles 3 con Duhalde y expresaron su respaldo a la renovación de todos los cargos, según una breve declaración firmada por los 14 mandatarios provinciales La nota aclaró empero que este deseo debe cumplirse "según lo permita la legislación" El ministro del Interior, Jorge Matzkin, no fue de la misma opinión "No lo veo posible con un criterio realista Hay una imposibilidad jurídica y práctica Más allá de las voluntades y deseos no hay una manera distinta (de llevar adelante esta iniciativa) que en una reforma de la Constitución, para lo cual no dan los tiempos", enfatizó En este enrarecido panorama, en un país donde en los últimos seis meses han pasado cinco presidentes, cuatro ministros de Economía y otros tantos del Banco Central, el factor clave será la conflictividad social El humor y las necesidades de la población determinarán los tiempos del proceso político argentino "Si la violencia social se incrementa no puede descartarse un adelantamiento aun mayor" en el plazo de las elecciones, dijo Fraga Mientras tanto, a Duhalde le esperan 9 meses difíciles, sin respaldo político, una gran desconfianza externa y un panorama interno cada vez más grave

Comentarios