Menem quiere volver

sábado, 25 de octubre de 2003
Buenos Aires (apro) - “Voy a entrar al Guiness: en diciembre seré padre y en abril, abuelo”, dijo ufano el expresidente Calos Menem (1989-99), quien a los 73 años se relame las heridas y habla de sus proyectos futuros, en especial de su mayor obsesión: volver al primer plano de la política nacional A casi seis meses de dar un paso al costado en el balotaje presidencial que posibilitó la asunción de Néstor Kirchner como jefe de Estado, Menem rompió el silencio y reapareció en público en la provincia de la Rioja, donde nació, al noroeste de Argentina La fecha elegida fue el Día de la Lealtad peronista, que conmemora la movilización popular que permitió la liberación del entonces detenido coronel Juan Domingo Perón en octubre de 1945 Ante decenas de sus fieles seguidores, Menem dijo que estudia lanzarse como candidato a senador nacional en las elecciones legislativas del 2005 y envió dardos envenenados contra el gobierno “Aquí no queremos colectivismo, ni marxismo ni comunismo”, dijo al aludir a la gestión de Kirchner, su compañero de partido, considerada de centro-izquierda y marcadamente opositora a las políticas liberales que reinaron durante sus 10 años de mandato Menem pasa hoy sus días entre La Rioja, Buenos Aires y Santiago de Chile, donde vive su esposa, la exmiss Universo Cecilia Bolocco, quien espera un hijo suyo para diciembre “Será chileno”, dijo la Bolocco Y para abril, será por primera vez abuelo, ya que su hija Zulemita también espera un hijo tras esposarse con un adinerado empresario italiano a principios de año “El está muy bien analizando la posibilidad de lanzarse como senador en el 2005 Lo veo casi a diario Nunca se le cayó el ánimo, en absoluto Pasó de todo en su vida y nunca quedó afectado Su futuro político está intacto”, dijo en entrevista con Apro su sobrino, el diputado nacional Adrián Menem La reorganización Menem está ocupado hoy en reorganizar su movimiento interno dentro del peronismo, un partido que ha arrasado en la mayoría de las elecciones provinciales tras la asunción de Kirchner, a través de candidatos afines al primer mandatario Golpeado por la traición de decenas de sus cuadros más encumbrados, que cambiaron de “camiseta” política cuando su líder se derrumbaba en las encuestas con vistas al trunco balotaje de mayo pasado, el expresidente se propuso reconstruir su línea interna para dar pelea dentro del peronismo “Lo hace pensando en el 2007”, dijo Adrián Menem, en alusión directa a las próximas presidenciales “El es así, es Menem”, indicó “Sí, hubo traiciones Es algo normal Son las reglas de juego Aquellos que lo critican hoy, son los mismos que formaron parte de su gobierno y hoy hablan mal de él”, agregó el legislador Hoy, el “menemismo” está reducido a su mínima expresión Menem conserva la lealtad a toda prueba de sólo dos gobernadores: Juan Carlos Romero, su antiguo compañero de fórmula y gobernador de la norteña provincia de Salta, y el mandatario provincial de La Rioja, Ángel Maza En la Cámara de Diputados sobreviven un puñado de legisladores (el resto se somete a la disciplina partidaria, dijeron fuentes del peronismo) y en el Senado hay representantes aislados como su hermano Eduardo Menem En ese marco, el expresidente anunció que el año próximo buscará ser electo titular del Partido Justicialista (peronista) “Con toda seguridad que vamos a estar el año entrante disputando las elecciones internas del partido”, dijo Menem Pero “tanto Kirchner como (el expresidente Eduardo) Duhalde van a intentar postergar los comicios internos”, terció Adrián Menem Duhalde es considerado el mentor de Kirchner al permitir su postulación presidencial tras suspender las primarias del partido y abrir el juego a varias candidaturas por el justicialismo Menem, en ese entonces, era el favorito de todas las encuestas con vistas a las primarias Menem, incluso, fue el más votado en la primera ronda de las presidenciales de abril con el 24 por ciento de los votos contra 22 por ciento de Kirchner, quien, sin embargo, se encaminaba a una rotunda victoria en el balotaje, según todos los sondeos “Nosotros ganamos las primarias Fuimos los más votados”, dijo Adrián Menem, al redondear la idea del “menemismo” de que la primera rueda de las presidenciales fungió como comicios internos entre los distintos candidatos peronistas Actualmente, la conducción del partido está en manos de una comisión de acción política integrada por gobernadores afines a la alianza Duhalde-Kirchner Pero la analista política Graciela Romer, directora de la consultora Graciela Romer y Asociados, considera que “el futuro del menemismo en términos de proyecto político ha quedado muy debilitado” “No sólo por las presidenciales, sino también por los cambios que está expresando la ciudadanía Hay un corrimiento hacia la izquierda en la agenda de demandas de las mayorías latinoamericanas”, dijo Romer en entrevista con Apro Adrián Menem, a su manera, respondió: “Mientras las naciones del mundo mandan naves al espacio, el presidente tiene un discurso de los años 70” Dentro del peronismo conviven varias fuerzas internas, la principal de ellas, que domina la agrupación, es la liderada por el exmandatario Eduardo Duhalde, propulsor de la candidatura de Kirchner y que tiene su bastión en la poderosa provincia de Buenos Aires, donde vive un tercio de la población del país El presidente, quien a su vez carece de estructura partidaria y depende de su aliado político para sustentarse dentro del partido, pretende recostar su poderío en una alianza multipartidaria que englobe a sectores progresistas de toda la sociedad, una teoría que se ha dado en llamar de “transversalidad” “No quiere quedar preso en la interna peronista”, indicó Romer El primer ejemplo de “transversalidad” fue el respaldo de Kirchner a la reelección del jefe de gobierno (alcalde) de la rica ciudad de Buenos Aires, el “progresista” Aníbal Ibarra, en franco desafío al partido que respaldó la postulación del empresario derechista Mauricio Macri, presidente del club de fútbol Boca Juniors Ibarra venció en el balotaje a Macri, después de que éste le llevara más de 15 puntos de ventaja en los sondeos hasta cuatro meses antes de los comicios El respaldo de Kirchner, según coinciden analistas, fue fundamental para el triunfo de Ibarra Para Romer, hoy el peronismo “está en un proceso de crisis importante Hablar de peronismo como unidad monolítica está lejos de la realidad La puja Menem-Duhalde no es sólo una lucha de caciques por el liderazgo, sino que tiene un componente ideológico muy claro Menem representa un sector del peronismo alineado a una visión de modelo de país muy diferente a la que expresa el binomio Duhalde-Kirchner” En este marco, Romer consideró “muy difícil que Menem logre llegar a la presidencia” del peronismo “Lo veo muy difícil Menem ha perdido predicamento interno y parte de sus aliados históricos” Pero Adrián Menem es optimista: “Duhalde eligió un camino antidemocrático (al suspender las primarias y permitir varias candidaturas presidenciales dentro del partido) Pero ojo, el peronismo va a terminar unido, aunque no sé cuánto tiempo demorará esto y Menem será el que lleve las riendas”

Comentarios