Mínimos beneficios a los soldados hispanos

lunes, 22 de diciembre de 2003
WASHINGTON - Un gran número de los soldados que han muerto en Irak durante y después de la guerra, son hispanos, muchos de los cuales ni siquiera tenían la nacionalidad estadunidense Por ello, se acaba de aprobar una ley impulsada por legisladores preocupados por la situación de las minorías, mediante la cual se otorga una serie de beneficios para los soldados que van al frente con apenas una green card en su bolsillo "Es irónico que en medio del ambiente antinmigrante que existe en el país hayamos obtenido consenso para esta ley, pero es que el apoyo popular a favor de los soldados es muy fuerte y difícil de ignorar", dice a Proceso Hilda Solís, diputada por California, y una de las principales impulsoras de la Ley 1588, firmada por el presidente George W Bush a finales de noviembre, que concede beneficios migratorios a los soldados y a sus familiares Explica que uno de los beneficios que otorga la ley es que los soldados "no tendrán que esperar hasta la muerte para darles la ciudadanía Teníamos que actuar en este momento, pues no queríamos que volviera a ocurrir lo que pasó durante la Segunda Guerra Mundial, cuando muchos filipinos fueron a pelear a cambio de la promesa de la ciudadanía y nunca se las dieron" Se estima que unos 37 mil soldados de las Fuerzas Armadas estadunidenses son ciudadanos de otros países, y de ellos cerca de 20 mil son latinoamericanos Otros 20 mil extranjeros figuran entre las tropas de reserva, pero ni las autoridades militares ni las organizaciones hispanas cuentan con una estimación sobre el número de latinos Una de estas organizaciones, el National Council of La Raza, recordó que las puertas del Ejército sólo están abiertas para los extranjeros que cuentan con la residencia en Estados Unidos, por lo que los indocumentados no pueden ni soñar con ese atajo hacia la ciudadanía "No es un camino para ilegales", explica Michele Waslin, analista legislativa de La Raza, según la cual "es realmente una muy mala idea de venir a Estados Unidos pensando que se puede entrar a las Fuerzas Armadas y luego soñar con la ciudadanía" De acuerdo con la ley, ahora el tiempo de espera para obtener la ciudadanía se reduce de tres a un año de servicio para los soldados, y quedan exentos de pagar los impuestos respectivos Para sus familiares, la ley prevé una "aceleración" de los trámites Este beneficio es "sólo para familiares directos, es decir, hijos, padres y hermanos", precisa Waslin, quien recuerda que la generosidad estadunidense termina allí, porque "así es como el sistema migratorio viene trabajando desde hace tiempo" Cuando se le señala que, incluso con la nueva ley, los padres en situación irregular de los soldados podrían ser expulsados del país, Weslin reconoce: "Sí, eso es totalmente cierto Pero el problema es también el contexto La vida ya es muy difícil en este país para indocumentados e inmigrantes y, en el caso de las familias que tienen soldados en las Fuerzas Armadas, esa situación puede significar que la principal fuente de ingresos consista en estar peleando en Irak" Según Solís, se estima que son unos 3 mil los soldados hispanos no ciudadanos los que se encuentran en Irak "Hay quien cree que la ley fue demasiado lejos al conceder a los familiares la posibilidad de acelerar sus trámites de ciudadanía, y eso lo escuché incluso en el Congreso", dice Solís La legisladora explica que fue la muerte del soldado Francisco Martínez Flores, mexicano residente en California, lo que la movilizó a favor de las enmiendas a la ley de Defensa Agrega: "Los hispanos entran a las Fuerzas Armadas porque quieren obtener una mejor educación Dentro de la comunidad hispana, muchísima gente cree en el sueño americano y piensa que la mejor manera para lograrlo es el camino militar" El chantaje "Las familias hispanas son engañadas, chantajeadas por la pobreza", comenta el mexicano Fernando Suárez de Solar, padre de Jesús -marine de 21 años caído el 27 de marzo bajo "fuego amigo" en Irak- y uno de los principales voceros del grupo Military Families Speak Out (MFSO, Familiares de Militares Hablan Claro) "El Ejército es la última posibilidad que tienen de seguir sus estudios, y los reclutadores juegan con esa mezcla de patriotismo y pobreza", agrega Suárez del Solar, quien lleva a cabo una campaña contra el reclutamiento y acude a las escuelas para disuadir a los jóvenes latinos que tienen previsto ingresar al Ejército Suárez del Solar formó parte de una misión de MFSO que visitó Bagdad entre el 1 y el 8 de diciembre El miércoles 10, pasó por Washington para hablar con la prensa sobre el viaje "Mi hijo era mexicano y no quería hacerse ciudadano -relató Suárez del Solar- Le concedieron la ciudadanía postmortem, yo la rechacé, pero su esposa terminó aceptando para proteger los derechos de mi nieto" Para el dirigente de MFSO, el gobierno estadunidense no sólo está poco interesado en la situación de los soldados extranjeros, sino que tampoco se preocupa por los que son ciudadanos, y en ese sentido mencionó el reciente viaje del presidente a Bagdad con motivo del Thanks giving day "La visita de Bush a Bagdad fue un acto de campaña política con miras a su reelección, no fue porque le interese el bienestar de nuestros hijos allí en Irak En los ocho meses que lleva el conflicto, fue la primera vez que expresó públicamente cierto sentimiento de apoyo a los muchachos"

Comentarios