Sahara Occidental: La otra Intifada

lunes, 27 de junio de 2005
México, D F, 27 de junio (apro)- Al grito de "viva Polisario" y "no hay otra alternativa que la autodeterminación", cientos de Saharaui perdían el miedo a manifestarse, a levantar nuevamente la voz en contra de la "ocupación marroquí" Comenzaban a salir a las calles de la antigua capital de la colonia española, El Aaiún, contagiados por la nueva revuelta con aires independentistas que se estaba gestando de forma espontánea en esta región del Sahara Occidental Mujeres envueltas en telas de gasa, típica vestimenta del desierto, con el rostro cubierto para protegerse del agreste clima, gritaban consignas en contra de la ocupación marroquí, mientras con las manos en alto formaban la "V" de la victoria ante los cuerpos de seguridad del rey Mohamed VI que intentaban contener la situación "Hoy en día, el miedo ha cambiado de campo, se encuentra en terreno del régimen marroquí, al que ha desgarrado y debilitado, menciono el ministro de los Territorios Ocupados de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Khalil Sid M´Hemad El detonante que hizo explotar la nueva Intifada en el Sahara Occidental fue el traslado forzoso --el pasado 21 de mayo--, de Ahmed Mahmud --considerado preso político-- de la cárcel negra de El Aaiún hacia la de Agadir, ubicada a 600 kilómetros al norte Los familiares Mahmud, apoyados por asociaciones de derechos humanos, se manifestaron pacíficamente para protestar contra la medida, que no tardó en ser reprimida por los cuerpos de seguridad marroquí Ello provocó la cólera de los habitantes de la zona, quienes no tardaron en salir a protestar, no solamente por la violación a sus derechos humanos, sino también para defender su libertad de expresión y para exigir la retirada de las fuerzas de ocupación del territorio del Sahara Occidental, ancestralmente perteneciente a los saharaui A diferencia de la anterior Intifada que se produjo en octubre de 1999 y que, básicamente, se concentro en El Aaiún, ésta se propagó rápidamente por otras poblaciones como Mátala y Zemla, y dos días después traspasaba la región de los denominados territorios ocupados a las universidades de Soussi I, II y Casablanca en Rabat, Marruecos, donde los estudiantes se enfrentaron con piedras y palos a las unidades antidisturbios que intentaban dispersarlos con gases lacrimógenos A la fecha el número de desaparecidos suman más de 40, así como cientos de detenidos y heridos que no han podido ser contabilizados por lo confuso de la situación y por el cerco informativo en el que se encuentra sometida la zona, según explica Neus Camelles, vicepresidenta de la Asociación Catalana de Amigos del Pueblo Saharaui (ACAPS) La agencia Sahara Press Service (SPS) hace recuento de 45 personas detenidas (15 ya en libertad), 75 heridos, así como cientos de casas allanadas por la policía marroquí Todo sucedió tres días después del trigésimo aniversario de la creación del Frente Popular de Liberación de Seguía el Hamra y Río de Oro, (Polisario), las dos regiones en las que se divide el Sahara Occidental En los días siguientes el gobierno alauita reforzó la seguridad de la capital del Sahara con la finalidad de disuadir las manifestaciones Del 23 al 25 de mayo la ciudad permaneció en auténtico estado de sitio El remedio resultó contraproducente: las marchas y protestas tomaron nuevos bríos Diferentes organizaciones no gubernamentales y defensoras de derechos humanos han denunciando vejaciones, maltratos y detenciones arbitrarias en las diferentes ciudades en las que se están llevando a cabo los disturbios Se han dando casos de agresión a conocidos defensores de derechos humanos, como a Lidri Husein, Tatma Ayach y Moutil El Houchine, así como a Aminetu Haidar, quien durante años ha sido símbolo de la resistencia pacífica en la región y quien resultó seriamente golpeado Para el 30 de mayo las protestas se suscitaron en los campus universitarios de Marraquech, Añadir y Fez Dos días más tarde alcanzaron las poblaciones de Smara y Tan Tan Mohamed Abdelaziz, líder del frente Polisario y presidente en el exilio de la República Árabe Sauri, exigió a las Naciones Unidas ?organización que desde 1991 mantiene una Misión para el Referéndum del Sahara Occidental (Minurso) y que vela por el cese al fuego-- que intervenga "con urgencia" para proteger a los saharaui de la "feroz represión" marroquí Advirtió que si la situación persiste, "defenderán sus legítimos derechos nacionales con todos los medios a su disposición, incluida la lucha armada" El conflicto en la región se remonta a 1976, cuando España se retiró del Sahara Occidental dejando un vacío jurídico, situación que Marruecos y Mauritania aprovecharon para invadir los territorios En ese entonces se desmoronaba en España el régimen franquista y Madrid abandonó a su suerte lo que hasta entonces consideraba como su provincia número 53 Los saharaui huyeron a campos de refugiados en la región argelina de Tinduf y crearon el independentista Frente Polisario, sucesor del Movimiento para la liberación del Sahara, que en los años 60 luchó contra la ocupación española y que fue desarticulado por el gobierno de Franco al desaparecer a su líder fundador Bassiri En 1979 los saharaui lograron expulsar a Mauritania y mantuvieron una guerra independentista que se prolongó por 15 años En 1991 se dio un cese al fuego y Marruecos, con auspicio de la ONU, se comprometió a celebrar un referéndum para decidir su autodeterminación, el cual hasta la fecha no se ha llevado a cabo La frontera entre Argelia --en donde se encuentran más de 200 mil refugiados saharaui en Tinduf-- y Marruecos permanece cerrada desde 1994 y los líderes del Magreb no han conseguido reunirse desde hace más de una década Por su parte, la ONU lanzó una nueva resolución sobre el conflicto: la 1598 En ésta otorga una prorroga de seis meses más a la permanencia en la región de Minurso e insta a las partes a mantener el cese al fuego y a poner fin a la actual situación de estancamiento para avanzar hacia una solución política, así como a la liberación de los presos políticos que permanecen desde hace años en manos tanto del Frente Polisario como del gobierno marroquí Durante seis años el exsecretario de Estado de Estados Unidos, James Baker, intentó mediar con el fin de resolver el conflicto Fue infructuoso Finalmente se retiró dejando como último esfuerzo el llamado "Plan Baker" Éste supone un periodo de amplia autonomía para el Sahara, bajo la autoridad de la cúpula de la RASD Sin embargo, a pesar de que este plan tiene el apoyo de Estados Unidos, Francia y España, va contra los intereses de la corona alauita, por lo que no ha podido ser llevado a cabo Según Baker, "la ONU no resolverá el conflicto, mientras no pase del capitulo 6 de la carta fundamental de la Organización, que hace mención a llegar a un consenso entre las partes afectadas, al capítulo 7, donde se impone una resolución" La lucha por el control de la región --que abarca 266 mil kilómetros cuadrados del Sahara Occidental-- se encuentra empantanada en una situación en que una salida pacífica se ve cada vez más lejana La sospecha de la existencia de grandes yacimientos de petróleo dificultan el proceso, en una época en que los precios del crudo continuamente rompen las marcas históricas; un tesoro que el reinado de Marruecos no está dispuesto a dejar escapar fácilmente

Comentarios