Somalia: El poder de los tribunales islámicos

lunes, 26 de junio de 2006
México, D F, 26 de junio (apro)- "Somalia hoy entra en una nueva era", declaró el pasado 4 de junio, a través de una emisión de radio, el jeque Sharif Shiekh Ahmed, para anunciar que Mogadishu, la capital, había caído militarmente en manos de las milicias de los Tribunales Islámicos Esta es la primera vez que Mogadishu está bajo control de un solo grupo de las docenas que pelearon por ella En 1991 fue derrocado el presidente Mohamed Siad Barré Desde entonces, el país estuvo sumido en una guerra civil protagonizada por jefes tribales --los señores de la guerra--, quienes lucharon por el poder de su rer (su tribu) y por el control de las plantaciones de plátano, principal producto de exportación, aunque el país vive fundamentalmente de las remesas que mandan sus inmigrantes En todo ese tiempo nadie pudo erigirse como ganador Los dos gobiernos En 2004, con reconocimiento de la ONU, en la vecina Kenia se creó un gobierno provisional y un Parlamento para Somalia, pero nunca lograron imponer su autoridad En contraste, los tribunales islámicos cuentan con la simpatía de la población Ven en ellos la esperanza de un poco de orden y paz después de 15 años de guerra y violencia El nuevo gobierno islamista declaró un toque de queda en las zonas que controla El pasado 14 de junio, el Gobierno Provisional en el Exilio solicitó a la Unión Africana (UA), la Unión Europea (UE), la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo (IGAD, por sus siglas en inglés) y a la Liga de Estados árabes, el envío de un contingente de paz para restaurar la ley y el orden en Somalia Sin embargo, los Tribunales Islámicos se oponen terminantemente a la presencia de fuerzas internacionales de paz y amenazaron con enfrentarlas militarmente Los islamistas organizaron hoy una manifestación de repudio a las fuerzas de paz Martín Adler, periodista y fotógrafo sueco, estaba allí, para enviar las noticias a AFP, a la BBC y al Canal 4 de Estocolmo, cuando un hombre se le acercó y le disparó un tiro en la espalda que lo mató Los agentes de la CIA en misiones encubiertas, organizaron una coalición de señores de la guerra llamada Alianza para la Restauración de la Paz y Contra el Terrorismo Fue creada el pasado 18 de febrero y tenía como objetivo frenar a las milicias de los Tribunales Islámicos, quienes supuestamente son apoyadas por Al Qaeda, acusación que nunca se ha podido probar En marzo pasado iniciaron los enfrentamientos que han dejado 350 muertos y casi 2 mil civiles heridos Utilizando granadas y lanzamisiles tierra-aire, los combatientes de los Tribunales Islámicos se apoderaron de Mogadishu el pasado 4 de junio Por ahora, los islamistas sólo controlan la capital, mientras que el resto del país se ha desintegrado en un mosaico de mini-estados controlados por patriarcas tribales y mercaderes El financiamiento de la CIA Desde los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York, Washington puso interés en el llamado Cuerno de África y mandó a sus operadores y agentes secretos a Somalia Sospechaba que el desangrado país podía ser un buen escondite para Bin Laden y los miembros de Al Qaeda Los atentados con explosivos contra las embajadas estadunidenses en Kenia y Tanzania fueron preparados en Mogadishu, al igual que un bombazo ocurrido en 2002 en un hotel israelí de la ciudad keniana de Mombasa Las autoridades estadunidenses afirmaron que Washington no apoyaba a ningún bando en Somalia Sin embargo, a comienzos de este año, el antiguo jefe de la CIA, Porter Goss, visitó Kenia y aparentemente también Somalia La CIA habría entregado a los señores de la guerra una lista de terroristas buscados y 150 mil dólares al mes Oficialmente, Estados Unidos siempre desmintió esa ayuda Sin embargo, el embajador estadunidense en Kenia entregó, el mes pasado, una carta al periódico Daily Nation, en la que afirma que Estados Unidos apoyaba a varias agrupaciones en Somalia para contrarrestar la presencia de la red terrorista Al Qaeda y sus simpatizantes somalíes Estados Unidos también había estacionado mil 500 militares en el país vecino, el sultanado de Djibuti, para supuestamente vigilar a los terroristas en el cuerno de África La semana pasada, dos importantes señores de la guerra, Bashir Raghe y Muse Sudi Yalahow, huyeron de Somalia, y lo hicieron en un barco de guerra estadunidense, lo que fue visto como otra prueba más del apoyo de Washington a la coalición anti-islamista Y por si fuera poco, en esa misma semana, las tropas de Etiopia, país aliado de Estados Unidos, cruzaron la frontera y se internaron en territorio somalí en una supuesta "lucha contra Al Qaeda" El líder de la Unión de Cortes Islámicas de Somalia, Sheikh Sharif Sheikh Ahmed, hizo un llamado a la comunidad internacional para que presione a Etiopía con el objetivo de que saque a sus soldados de Somalia antes de que haya un baño de sangre Las tropas etiopes entraron ayer en Somalia por el pueblo fronterizo de Dolow, en la región de Gedo, según confirmaron fuentes oficiales de la milicia islámica No es la primera vez que Etiopía invade Somalia En la década de los 90, Etiopía ayudó al presidente en el exilio Abdulá Yusuf en su lucha contra los islamistas en la región norte Corren rumores de que Yusuf ha solicitado a Etiopía 20 mil soldados para hacer efectivo su gobierno frente a los islamistas La razón más importante de la intervención estadunidense es la situación geográfica de la que fuera colonia italiana hasta 1960 Somalia es estratégicamente importante, pues quien la controle, controla las rutas marítimas entre Europa y Asia central, por las que pasan los buques petroleros, los barcos de guerra y los cargueros llenos de mercancías Ese camino lleva del Mediterráneo al Mar Rojo pasando por el Canal de Suez en Egipto, y del Mar Rojo, desde el Golfo de Aden, hasta el Océano Índico Los Tribunales Islámicos Los somalíes son musulmanes desde los tiempos de Mahoma, pero en su versión más light Sin embargo, no se puede descartar la posibilidad de que, tras 15 años de guerra, algunos grupos se hayan radicalizado o refugiado en las versiones conservadoras del Islam En este país, uno de los más pobres del planeta, a principios del año pasado, se calculaba que los once tribunales islámicos en Mogadishu tendrían entre mil y 5 mil combatientes En 2004 se creó un Consejo Supremo de los tribunales, bajo el liderazgo de Sharif Sheik Ahmed, quien declaró que su organización no tiene relaciones con Al Qaeda y que Somalia no tendrá un régimen fundamentalista que imponga la Sarriá< (ley islámica) Sin embargo, Asdan Hashi Ayro, comandante de las milicias del tribunal Ifka Halane, ya prohibió los cines y los videos, impuso el uso obligatorio de velos en las mujeres y vedó el Mundial de futbol en televisión Más alarmante fue otro hecho: los cuerpos de los colonos italianos cristianos fueron sacados de sus tumbas y abandonados en la playa El jeque Ahmed dijo: "Los Tribunales Islámicos no desean la continuidad de hostilidades y asegurarán la paz y la seguridad que siguen al cambio logrado por la victoria del pueblo con la ayuda de Ala" Los Tribunales Islámicos existen desde hace cinco años, y su estructura va más allá de los clanes y tribus Su punto de partida no es la lealtad familiar, sino la devoción al Corán; es decir, el espíritu religioso es su motor Los Tribunales llenaron un vacío de poder ante la inexistencia del Estado Ellos se encargaron de abrir escuelas, de proveer un poco de infraestructura y ayuda médica, de tal suerte que fueron resolviendo problemas de la vida cotidiana y ganando la confianza de la gente Además, estaban mejor organizados que los señores de la guerra El Gobierno de Transición en el Exilio, encabezado por el presidente Abdullahi Yusuf --que nunca pasó de ser simbólico y que ni siquiera pudo poner un pie en Mogadishu-- anunció que colaboraría con los Tribunales Islámicos Desde Baidoa, Kenia, Yusuf cambió su tradicional antipatía hacia los islamistas por una "alianza estratégica" con ellos, a pesar de que en el pasado reciente pidió dinero a Washington para combatirlos y se autodenominaba "el devorador de musulmanes" La tregua entre el Gobierno de Transición en el Exilio y los Tribunales Islámicos duró poco La idea de Abdullahi Yusuf de invitar a fuerzas de paz extranjeras enfureció a los islamistas Los Tribunales han estado supuestamente financiados por príncipes de Arabia Saudita, propagando un Islam mucho más estricto y fundamentalista de lo que suele ser entre la población sunita de Somalia Tal parece que Eritrea, enemiga de Etiopía, se ha encargado de hacer llegar las armas a los islamitas Los países occidentales temen que este paupérrimo país de pastores nómadas, cuya lengua hasta hace 30 años era ágrafa, pueda convertirse en un nuevo Afganistán Estados Unidos ya tuvo una intervención militar en Somalia en 1992 Se trató de una operación internacional que supuestamente serviría para ?restaurar la esperanza? y crear una paz cuando el país ya estaba devastado por la guerra civil Llegaron en un comando especial integrado por 93 soldados El almirante estadunidense Howe le declaró la guerra a Aidid, uno de los líderes tribales que se opuso al "desembarco humanitario" En su intento por arrestar a Aidid, los soldados estadunidenses destruyeron lo que encontraron a su paso Incendiaron casas, torturaron y saquearon La gota que derramó el vaso fue el ataque con granadas de mortero a un hospital, en el que murieron cientos de personas Una turba enfurecida sorprendió a 18 marines Los mataron y sus cadáveres fueron arrastrados por las calles de Mogadishu Las imágenes de esos cuerpos dieron la vuelta al mundo y la opinión pública estadunidense reaccionó en contra de la presencia de marines en ese país El entonces presidente William Clinton ordenó la retirada La prensa estadunidense acusó a las milicias, dirigidas por Mohammed Farra Aidid, de haber sido las responsables de la muerte de los marines Actualmente los vincula, con más rencor que pruebas, con los islamistas radicales y con Bin Laden En 2001, el director de cine estadunidense Ridley Scott hizo una película sobre la muerte de los marines en Somalia, titulada La Caída del halcón negro, donde los soldados estadunidenses son presentados como héroes y mártires sin mencionar en ningún momento ninguna de las atrocidades que cometieron contra la población de este paupérrimo país africano La comunidad de somalíes en Estados Unidos se mostró tan indignada por la película que llevó a Scott ante un tribunal en Oklahoma por los delitos de difamación y daño moral Al cineasta más le hubiera valido seguir haciendo ciencia-ficción