Venezuela: Control estatal vs. golpismo mediático

lunes, 4 de junio de 2007
México, D F (apro)- Aunque lejos de las gigantescas manifestaciones que precedieron al golpe de Estado contra Hugo Chávez en 2002, desde esa fecha no se habían presentado en Venezuela protestas masivas como las que ocurrieron la semana pasada Y lo más llamativo es que los principales protagonistas son jóvenes, concretamente estudiantes, de centros de educación media y superior, tanto públicos como privados El motivo: la suspensión de la concesión a Radio Caracas Televisión (RCTV), el canal privado de señal abierta más antiguo del país y el segundo en preferencia del público El argumento: que se está coartando la libertad de expresión y el Estado quiere monopolizar los medios, dado que la frecuencia será utilizada por un canal creado exprofeso por el gobierno, que llevará el nombre de Televisora Venezolana Social (Teves) A diferencia de otras expresiones multitudinarias netamente políticas, en las que se distinguen con claridad los dos bloques de poder en pugna en Venezuela, esta vez las fronteras son más difusas, porque además de que se toca el tema siempre sensible de la libertad de prensa, se afecta a un medio que, bueno o malo, ha proporcionado entretenimiento a la sociedad venezolana, particularmente a los sectores populares, durante más de medio siglo Una especie de Televisa, pues Así, en las protestas se puede ver a gente de todos los estratos sociales, y no sólo de las capas media y alta como ha ocurrido en todos los actos que impugnan las políticas chavistas De hecho, muchos de quienes apenas en diciembre votaron por Chávez están también saliendo a las calles y, según las encuestas, el rechazo al cierre de la televisora alcanzó el día de su última emisión un impresionante 87 por ciento Sobra decir que la decisión dio pábulo en el mundo entero a que se señalara nuevamente al presidente venezolano como un aprendiz de dictador Sólo que esta vez no fueron únicamente sus detractores habituales, como la Casa Blanca, la Organización de Estados Americanos, la Sociedad Interamericana de Prensa y los medios occidentales en general, sino también organismos imparciales, como Human Rights Watch, Reporteros Sin Fronteras y hasta el Centro Carter, que sancionó la validez de su segunda reelección, pero que en esta ocasión opinó que las diferencias debían ser resueltas por otras vías y no con el cierre de la emisora No parece, por lo tanto, que esta vez Chávez haya elegido la mejor estrategia para neutralizar a sus enemigos ?que no opositores? políticos Porque de eso se trata, y no de otra cosa, el que no se le haya renovado la concesión a RCTV Es, de hecho, el último capítulo de la historia que viene enfrentando al núcleo duro del chavismo con el núcleo duro de la oligarquía local Tan es así que, de los 400 medios cuya concesión vencía el 27 de mayo, al único al que no se le renovó fue a RCTV Desde que hace cinco meses Chávez anunció que no le renovaría la licencia a la televisora, fue explícito en sus motivos Ésta habría participado activamente en el golpe que lo sacó del poder por dos días en 2002, y el gobierno no podía permitir que el espacio radioeléctrico del país fuera usado para acciones desestabilizadoras Muchos en aquel momento inclusive calificaron la asonada de "golpe mediático", porque las televisoras privadas, pero particularmente RCTV, proporcionaron una amplísima tribuna al movimiento contra Chávez Sus comentaristas apoyaron e, inclusive, incitaron abiertamente el rechazo hacia él y no ocultaron su satisfacción cuando fue derrocado Sobre las fuerzas que se movieron para reinstalarlo en el poder y su regreso, en cambio, no se dijo nada En días recientes, con motivo del cierre de la televisora, Marcel Granier, presidente de RCTV, aseguró que durante el golpe no se hizo la cobertura adecuada, "porque nuestros periodistas eran perseguidos y el canal fue atacado por simpatizantes de Chávez" Para él, simplemente se trata de un burdo acto de censura para acallar la voz de la oposición y un paso más hacia el régimen "totalitario" que Chávez está instaurando en Vnezuela Pero hay quien lo desmiente Andrés Izarra, quien entonces era gerente de producción de RCTV y renunció justamente en protesta por el manejo noticioso que se dio al golpe, dice que "no informaron porque estaban metidos en él" La emisora habría tenido información de dónde se encontraba Chávez, los apoyos que recibía de dentro y fuera, y la pérdida de fuerza de los golpistas, pero decidió no divulgarlo "en un esfuerzo por legitimar al gobierno de (Pedro) Carmona" Aunque trabajó con cadenas internacionales como CNN y NBC, hay que decir que Andrés es hijo del exmilitar William Izarra, actualmente asesor de Chávez Él mismo se uniría a su gobierno como ministro de Comunicación y ahora es presidente de Telesur, la cadena intergubernamental sudamericana promovida por Venezuela e integrada por los países políticamente afines de la región El poder de la pantalla Para entender estas posturas tan irreconciliables, que se extienden a buena parte del tejido social venezolano, tal vez habría que recordar brevemente la historia de RCTV Nacida en 1953, la empresa contó inicialmente con 20 por ciento de capital de la cadena estadunidense ABC, correspondiendo el resto a un grupo venezolano encabezado por William H Phelps Marcel Granier, junto con otros cuatro empresarios dueño de la emisora, está casado con la hija de William Phelps Jr, hijo del socio fundador, quien también abrió la primera emisora comercial de radio en Venezuela, Broadcasting Caracas Con 3 mil 400 empleados que ahora quedaron en un limbo laboral, la televisora fue la primera en introducir programas a color y emisiones en vivo, y transmitió todos los acontecimientos importantes del último medio siglo, desde la llegada a la luna hasta la invasión de Irak Contaba con 200 periodistas, pero sus platos fuertes eran los programas de comedia, de concurso y de entretenimiento No precisamente la mejor programación, dirían los expertos en comunicación "Una oferta que ensalaza los peores valores del capitalismo, como el consumismo y el racismo", sentenciaría el órgano calificador del gobierno chavista Pero eso aparentemente a la gente le gustaba, porque RCTV, junto con Venevisión, ha acaparado persistentemente el 80 por ciento del rating y es una canal que ha acompañado a la mayoría de los venezolanos durante toda su vida Con el poder que da la pantalla, la empresa ha tenido choques con el poder político y no sólo con Chávez En 1976, por ejemplo, el presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez interrumpió la señal de RCTV durante tres días, por divulgar lo que él consideró "noticias falsas y tendenciosas" Su sucesor, el demócrata cristiano Luis Herrera Campins, también la sacó en dos ocasiones del aire, una por hacer "narraciones sensacionalistas y relatos poco edificantes" y, otra, por difundir una película de "corte pornográfico" Pero con Herrera Campins el enfrentamiento todavía fue más allá Ante las sanciones, la emisora optó por ridiculizar y desacreditar al mandatario, y cuando éste prohibió a todas las estaciones de televisión la publicidad de cigarrillos y bebidas alcohólicas, simplemente decretó su muerte mediática y no volvió a hablar de él Jaime Lusinchi, otro socialdemócrata que lo sucedió en el cargo, nunca ocultó su desagrado por esta televisora, pero no se atrevió a negarle la renovación de la concesión en 1987, cuando venció el plazo para todos los medios Al contrario, fue en esa fecha cuando el decreto No 1577 del 27 de mayo estableció que todas las concesiones a la televisión privada tendrían una validez de 20 años Ese fue precisamente el decreto que expiró el domingo pasado y que permitió la revocación del permiso a RCTV Sin duda, Hugo Chávez esperó esta coyuntura para revestir su decisión de retirar la concesión a la televisora de un marco de legalidad y no de arbitrariedad No es lo mismo revocar un permiso en tiempo y forma, que cerrar intempestivamente un medio de comunicación Esto es lo que ha hecho también para respaldar todos sus movimientos, desde la nacionalización de hidrocarburos, electricidad y teléfonos, hasta sus propias reelecciones y la ley que lo habilita a gobernar por decreto pasando sobre la Asamblea Nacional que, por lo demás, está controlada por su partido En los hechos, con o sin ley, lo que el presidente venezolano está haciendo es acumular más poder para diseñar un sistema que él ha denominado como "el socialismo del siglo XXI" Por lo que toca a RCTV, si bien habría elementos legales para proceder en su contra, la opción de su salida del aire y su sustitución por un canal oficial, no hace sino reforzar la percepción de un control mediático que elimine todo disenso Esto se refuerza por el hostigamiento, abierto o solapado, de que se quejan otros medios críticos y el bajo perfil que han tomado las televisoras que conservaron su concesión Está claro que el mandatario quiso eliminar esa fuente de propaganda en su contra, dirigida más que nada a los sectores que lo apoyan También era cuestionable la calidad de su programación Pero si no se sustituye por otra mejor, quienes carecen de recursos son los que se verán más castigados, mientras que quienes cuentan con ellos simplemente cambiarán hacia los canales de paga Es de esperarse que Chávez y su equipo hayan hecho el cálculo del costo político que les implicaría esta medida De momento, las reacciones internas y externas están cobrando una factura alta, pero sólo el tiempo dirá si, en términos de apoyo popular, el cierre de RCTV le resultó al régimen más caro que si le hubiera permitido seguir con sus diatribas al aire (4 de junio de 2007)

Comentarios