La controvertida beatificación de Pío XII

sábado, 18 de octubre de 2008
CIUDAD DEL VATICANO, 17 de octubre (apro) - Benedicto XVI lanzó con fuerza, el pasado jueves 9 de octubre, la controvertida beatificación de Pío XII al afirmar, en la homilía dedicada al 50 aniversario de la muerte de este Papa (a quien el mundo hebreo y no pocos historiadores acusan de haber callado frente los horrores del Holocausto), que "si bien (este pontífice) actuó muy a menudo en modo secreto y silencioso en ese complejo momento histórico, lo hizo para evitar que el régimen nazi persiguiera y asesinara a un número aún mayor de hebreos" El Papa también sostuvo que Pío XII (quien "reinó" de 1939 a 1958) había intuido que "sólo de esta manera podía salvar al mayor número posible" de judíos y que "por estas iniciativas" había recibido la gratitud de las "más altas autoridades del mismo mundo hebreo, como Golda Meier", ministro de Relaciones Exteriores de Israel por aquella época "Cuando el espantoso martirio golpeó a nuestro pueblo, en los 10 años del terror nazi, la voz del Pontífice se elevó en favor de las víctimas Por esto nosotros ?escribió Golda Meier cuando murio Pío XII? lloramos la pérdida de este gran servidor de la paz" Para encuadrar mejor al personaje, Benedicto XVI subrayó que a ese Papa le tocó vivir en una época "marcada" por los totalitarismos, "el fascista, el nazi y el comunista soviético, regímenes condenados en las encíclicas No lo necesitamos y Divini Redemptoris" Más adelante, tras lamentar que "el debate histórico sobre la figura de este Pontífice no ha sido siempre sereno", Benedicto XVI recordó los mensajes radiofónicos de Papa Pacelli de agosto de 1939 y de la Navidad de 1942: con el primero trató de evitar el estallido de la guerra y con el otro condenó las persecuciones raciales "sin distinción de religión, etnia, nacionalidad o credo político", precisó Joseph Ratzinger El mismo 9 de octubre, en Castelgandolfo, ante los participantes al simposio dedicado a la figura de Pío XII, organizado por Pave the Way, la fundación presidida por el hebreo estadounidense Gary Krupp, el Pontífice alemán amplió los conceptos expresados en la homilía Mucho se ha escrito y hablado de Pío XII, pero no siempre se han hecho resaltar los verdaderos aspectos de su multiforme acción pastoral, dijo a los miembros de esta organización Luego agregó: "Cuando se acerca sin prejuicios ideológicos a la noble figura de este Papa, uno queda impactado por su alto perfil espiritual y conquistado tanto por su vida ejemplar como por la extraordinaria riqueza de su enseñanza, en la cual se aprecia la sabiduría humana y la tensión pastoral que lo guiaron en su largo ministerio e un modo particular en la organización de las ayudas al pueblo hebreo" Siendo la primera vez que Benedicto XVI hablaba del controvertido tema de los presuntos "silencios" de Pío XII, sus afirmaciones fueron interpretadas no sólo como una respuesta al rabino de Haifa, sino sobre todo como un auténtico relanzamiento del polémico proceso de beatificación de aquel Papa El lunes pasado, después de su intervención ante el sínodo que se lleva a cabo en el Vaticano, Shear-Yashuv Cohen, rabino jefe de Haifa, el primer rabino que participa a un sínodo de los obispos, pidió a la iglesia de Roma no beatificar a Pío XII Los presuntos "silencios" de Eugenio Pacelli, relacionados con las persecuciones, deportaciones y exterminio perpetrados por el régimen de Hitler, esto es, la Shoah, como prefiere llamar el mundo hebreo el holocausto, fueron los argumentos con los que el rabino avaló su petición "Creemos que este Papa no debe ser beatificado o tomado como modelo, porque no hizo lo que debía hacer para salvarnos, aun cuando buscó ayudarnos en secreto", dijo Shear-Yashuv Cohen refiriéndose a Pío XII, no sin antes agregar que "no hubiera aceptado la invitación" a este sínodo de haber sabido que se conmemoraría su fallecimiento Antes de convertirse en Pío XII, dijo, el cardenal Eugenio Pacelli fue secretario de Estado de Pío XI, quien condenó explícitamente al nazismo y dejó escrito un proyecto de encíclica que su sucesor, Pío XII, nunca sacó del "cajón" La petición del rabino de Haifa dio, sin embargo, la pauta a Benedicto XVI para explicar no sólo la posición de la Santa Sede respecto de la vida y obra de Eugenio Pacelli, sino para relanzar, a 50 años de su muerte, el controvertido proceso de beatificación y canonización de este Pontífice, promovido en 1967 por su sucesor Pablo VI Si bien lentamente, por la fuerte oposición que encuentra en Israel y en algunos sectores del universo hebreo, hasta ahora el proceso ha seguido su curso normal El año pasado, cumpliendo con los rigurosos pasos procesales, la Congregación para la Causa de los Santos reconoció las virtudes heroicas de Pío XII (luego le otorgó el título de "Venerable") pero, seguramente por razones de oportunidad político-diplomática, Benedicto XVI aún no firma el decreto correspondiente "No, el Papa no dijo nada sobre la firma del decreto que reconoce las virtudes heroicas, la premisa que introduce la siguiente práctica del reconocimiento de un milagro", explicó el padre Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, poco después de la homilía de Benedicto XVI Pero con lo dicho hoy, agregó el padre Lombardi, el Papa "ha querido manifestar explícitamente su unión espiritual con un deseo muy difundido entre el pueblo de Dios ¿Qué cosa quiso decir el padre Lombardi? Simplemente que Benedicto XVI ha decidido unirse a la masa de católicos que están pidiendo a la Iglesia de Roma, siempre con mayor insistencia, llevar a sus máximos altares a Eugenio Pacelli Inmersa en este nuevo marco, esto es, bendecida por el actual Pontífice, la beatificación del papa Pío XII parece ya no tener obstáculos Tan es así, que Andrea Tornielli, el vaticanista del periódico Il Giornale, recuerda que el mismo "Papa Ratzinger invitó a los fieles a orar ?para que prosiga felizmente la causa de beatificación de su Siervo de Dios Pío XII', visto que la Congregación para la causa de los santos votó en favor de la cuestión, de manera unánime, en mayo de 2006" Para Marco Politi, el conocido vaticanista del periódico La Repubblica, "Papa Ratzinger ha impulsando fuertemente el ascenso de Pío XII a la gloria de los altares Cincuenta años después de su muerte, en el marco solemne de la asamblea de los obispos de todo el mundo ?subraya Politi?, Benedicto XVI auguró con determinación la beatificación de Pacelli" Es por demás claro que Benedicto XVI está convencido de la necesidad de ir hacia adelante con este proceso, haciendo caso omiso de la opinión de aquellos sectores hebreos e israelitas que desde hace años se oponen al mismo por el ambiguo comportamiento que tuvo Pío XII frente al nazi-fascismo A Papa Ratzinger tampoco parecen importarle ya temas como el de Jerusalén (la Santa Sede no acepta que sea la capital de Israel) o el de los inmuebles propiedad del Vaticano en territorio israelita, ni la misma reglamentación fiscal de la Iglesia católica en este Estado Estas y otras controversias, que por decenios han bloqueado ?no tan veladamente? la beatificación de Eugenio Pacelli, hoy no parecen ser más un obstáculo Superado parece al mismo tiempo el tema de la nacionalidad de Papa Ratzinger No apenas ascendió a la Cátedra de San Pedro, muchos pensaron que el sucesor de Wojtyla, por su origen, congelaría de inmediato el difícil proceso de beatificación de Pío XII De acuerdo con lo sucedido el pasado 9 de octubre, no ha sido así Es más, no sería para nada difícil que este proceso pudiera experimentar una fuerte aceleración gracias, justamente, a la intervención de Benedicto XVI Las condiciones están dadas Tan es así que hasta la actual situación política de Israel parece incidir muy positivamente en este proyecto "En un momento en el que Israel está muy debilitado a nivel internacional, existen personalidades en el mundo hebreo que no consideran oportuno lanzarse a un choque frontal con la Santa Sede", escribe Marco Politi

Comentarios