Pena de muerte, un flagelo

viernes, 10 de abril de 2009
LONDRES, 10 de abril (apro) - La pena de muerte se mantiene como flagelo que azota al mundo y pone en peligro los derechos humanos de miles de personas
Según un informe del organismo humanitario Amnistía Internacional (AI), divulgado en Londres el pasado 23 de marzo, al menos 2 mil 390 personas fueron ejecutadas en 25 países durante 2008 El 72% de esos casos ocurrió en China y, al mismo tiempo, tribunales de 52 países sentenciaron a la pena capital a 8 mil 864 personas
El reporte, titulado Sentencias de muerte y ejecuciones en 2008, denunció que la mayoría de las ejecuciones por pena de muerte el año pasado ocurrieron en Asia, y agregó que en Europa sólo Bielorrusia mantiene esta sanción
Además, AI denunció que varios países han impuesto sentencias de muerte tras juicios considerados injustos, entre ellos Afganistán, Irán, Irak, Nigeria, Arabia Saudita, Sudán y Yemen
En su extenso informe, AI sostuvo que existe mucha discriminación acerca de las personas que recibieron la pena de muerte en 2008, ya que un número desproporcionado de sentencias fue contra personas de bajos recursos, minorías étnicas y miembros de comunidades religiosas o raciales en países como Irán, Sudán, Arabia Saudita y Estados Unidos
Con relación a las estadísticas por regiones, AI destacó que en Asia 11 países mantienen la pena de muerte: Afganistán, Bangladesh, China, Indonesia, Japón, Corea del Norte, Malasia, Mongolia, Pakistán, Singapur y Vietnam
La justicia China, responsable por casi tres cuartas partes de las ejecuciones en el mundo, autorizó la muerte de  mil 718 personas en 2008, aunque, según AI, la cifra podría ser muy superior debido a que las estadísticas por las sentencias de muerte y ejecuciones son secreto de Estado en ese país
Medio Oriente y el norte de África se encuentran en segundo lugar por el número de ejecuciones: 508 en total Irán aplicó la pena capital a 346 personas por medio de métodos como ahorcamientos y apedreamientos; en tanto, Arabia Saudita autorizó 102 ejecuciones, algunas de ellas aplicadas en forma de decapitación pública y crucifixión
En la región de América, sólo Estados Unidos fue el país que ejecutó de forma consistente: 37 muertes durante 2008, la mayoría en el estado de Texas
Además, en ese año hubo también ejecuciones en San Cristóbal y Nieves, que se convirtió en el primer Estado del Caribe que llevaba a cabo una ejecución desde 2003
Europa podría haber sido considerada "zona libre de pena de muerte", de no ser por Bielorrusia, la única nación de la región que autorizó la pena capital
Sólo dos ejecuciones fueron registradas en África Sub-sahariana, aunque 362 personas recibieron sentencias de muerte y esperan por su ejecución en los próximos meses AI denunció que en 2008 Liberia reintrodujo la pena capital para delitos de robo, terrorismo y secuestro
El documento presentado en la capital británica destacó también que muchos condenados a muerte se consumen en duras condiciones de reclusión y soportan penalidades psicológicas, como ocurre en Japón, donde, según la investigación de la ONG inglesa, es habitual no informarles a los condenados de su ahorcamiento hasta la mañana misma en que éste se lleva a cabo Así mismo, a sus familiares no se les comunica hasta que se realiza la ejecución
"La pena de muerte es el castigo más terrible, cruel, inhumano y degradante que existe Decapitaciones, muertes por electrocución, ahorcamientos, inyecciones letales, balazos y pedradas no tienen sitio en el siglo XXI", declaró Irene Khan, secretaria general de Amnistía, tras la publicación del informe
"La pena capital no es sólo un acto, sino un proceso legalizado de terror físico y psicológico que culmina con la persona siendo asesinada por el Estado Debe detenerse", agregó
Según el reporte de AI, en el último año se ha logrado progresar en la lucha contra la pena de muerte, ya que sólo 25 de los 59 países que retienen esa sentencia reportaron ejecuciones
Sin embargo, el informe advirtió que a pesar de esta tendencia, las sentencias de muerte se mantienen en todo el mundo contra cientos de personas
"La buena noticia es que las ejecuciones son sólo realizadas por un pequeño número de países en el mundo, un hecho que demuestra que estamos avanzando cada vez más hacia un mundo libre de la pena de muerte", subrayó Khan
"En sentido contrario ?advirtió--, la mala noticia es que cientos de personas son todavía sentenciadas a la muerte y al sufrimiento en muchos países que aún no han abolido formalmente" esta sanción penal
La Declaración Universal de Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de la ONU en diciembre de 1948, reconoce el derecho de toda persona a la vida En su artículo 5, establece claramente que "nadie será sometido a tortura ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes" En opinión de AI, la pena de muerte viola estos derechos
Entrevistado por Apro, Piers Bannister, investigador principal del reporte de AI, afirmó que el debate actual que se da en países como Argentina, México o Guatemala sobre la pena de muerte, como medida contra la delincuencia y la violencia creciente, "no debe justificar el regreso a la pena capital, aunque sea popular"
Y reconoció que "en países como Argentina, México, Guatemala y Perú se ha instaurado el debate sobre la pena de muerte a medida que crece la criminalidad, la violencia y la inseguridad"
"Naturalmente ?explicó-- hay mucho enojo popular cuando se cometen crímenes terribles contra la ciudadanía, y es entendible que haya un debate sobre la pena de muerte Pero deben ser los políticos y gobernantes quienes deben ser responsables por respetar los derechos humanos Deben explicar a la población por qué la pena de muerte no es apropiada No se puede instaurar una metodología del 'ojo por ojo' porque estaríamos regresando a la Edad Media, en lugar de avanzar hacia el progreso de la humanidad"
Según el investigador de AI, "el Estado no debe ejecutar a sus ciudadanos" porque ello "es contrario a la ley internacional de derechos humanos"
Abundó:
"Aunque creemos que puede ser bueno que el tema de la pena de muerte sea discutido y debatido en las sociedades, esta medida no puede ser justificada simplemente por ser popular en la sociedad"
Con relación a China, el experto de AI subrayó que las cifras de ejecuciones en ese país son las más elevadas del mundo (mil 718 casos) "debido a que allí se comete el mayor número de delitos, desde robos y violaciones, hasta homicidios y evasión fiscal" Y el gobierno de Beijín, afirmó, "prefiere utilizar medidas draconianas"
"Es un país enorme y además el gobierno chino es favorable a la pena de muerte como parte de su trato autoritario hacia la población Las autoridades chinas mantienen muchos secretos, de hecho la pena de muerte es un secreto de Estado Nosotros le hemos pedido desde hace años a China que sea transparente sobre la pena de muerte, pero se niega ha hacerlo de manera categórica", subrayó
Bannister sostuvo que en Estados Unidos "la tendencia de penas de muerte está decreciendo"
Subrayó:
"Desde 2007 se han abolido sentencias de pena de muerte en varios estados de ese país El número de ejecuciones también ha caído dramáticamente, lo mismo que la popularidad de esta sanción Y existe la posibilidad que de aquí a una década, el país sea una zona libre de ejecuciones"
De acuerdo con el investigador de AI, la tendencia internacional sobre la pena capital "está decayendo" y es "muy importante" que no se instrumente en América Latina
"Las ejecuciones no tienen lugar en el mundo moderno Las cifras decaen año tras año y eso es muy positivo De todos modos aún queda mucho por hacer para erradicar la pena capital del mundo", concluyó

Comentarios