Condenan a cadena perpetua al exdictador Videla

miércoles, 22 de diciembre de 2010

MÉXICO, D.F., 22 de diciembre (apro).- El exdictador argentino Jorge Rafael Videla fue condenado hoy a cadena perpetua por el asesinato de 31 presos políticos, y por el secuestro y tortura de seis personas.
Tras un juicio calificado de “histórico”, el Tribunal Oral Federal 1 de la ciudad argentina de Córdoba, situada a 800 kilómetros al norte de Buenos Aires, también condenó a penas de cadena perpetua y 25 años de prisión a Luciano Benjamín Menéndez, excomandante del Tercer Cuerpo del Ejército, y otros 28 represores, que desde julio pasado eran sometidos a juicio.
La sentencia, que ordena que la condena se cumpla en una cárcel común, fue recibida con algarabía por familiares de las víctimas y sobrevivientes de la represión ilegal, tanto a las puertas del tribunal de Córdoba como en Buenos Aires, donde el veredicto fue transmitido en directo en la sede de la Secretaría de Derechos Humanos de Argentina.
Se trata del primer veredicto que escucha Videla en 25 años, desde el Juicio a las Juntas Militares de 1985, cuando ya había sido sentenciado a cadena perpetua, pero en 1990 recuperó la libertad gracias a los indultos otorgados por el entonces presidente Carlos Menem (1989-1999).
En 1998 fue detenido nuevamente, acusado de apropiación ilegítima de menores durante la dictadura. Videla estuvo bajo arresto domiciliario hasta que ese beneficio fue revocado en 2008 y fue enviado a la cárcel del cuartel militar de la localidad bonaerense de Campo de Mayo.
    La condena dictada este miércoles contra Videla atiende la solicitud del fiscal Maximiliano Hairabedián, quien señaló a Videla, de 85 años, como "máximo responsable" de la confección de un plan sistemático "para eliminar opositores" durante el régimen militar.
Videla –el primer presidente de la última dictadura argentina– y los otros acusados fueron llevados a juicio por el asesinato de 31 presos de la Unidad Penitenciaria San Martín de Córdoba (UP1) y por los secuestros y torturas en 1976 de seis personas señaladas por el régimen como "infiltrados de organizaciones revolucionarias" .
En su alegato final, Videla sostuvo ayer que los militares libraron "una guerra justa" contra "terroristas" que buscaban "la destrucción de bienes materiales o de personas" y pretendían instalar en Argentina un régimen marxista leninista.
El dictador reclamó, además, "el honor de la victoria" ante la guerrilla y remarcó que asume "todas sus responsabilidades" como jefe del Estado, cargo que ocupó de 1976 a 1980.
En tanto, Menéndez, quien acumula tres condenas a cadena perpetua desde la anulación de las leyes de amnistía de 1986 y 1987, centró su descargo final en los ataques al gobierno de Kirchner.
"Los exguerrilleros devenidos funcionarios no se han sacado la piel de corderos, porque aún les falta dominar algunos resortes del poder", señaló.
Videla, de 85 años, encabezó el golpe militar que el 24 de marzo de 1976 derrocó al gobierno de María Estela Martínez de Perón.
El régimen militar terminó en 1983, dejando un saldo de 30 mil desaparecidos y 500 bebés nacidos en cautiverio y robados por los represores, quienes se los apropiaron o entregaron en adopciones ilegales.
El próximo año, el expresidente de facto, quien se ha declarado como un “preso político”, tendrá que volver a los tribunales para enfrentar otra decena de juicios en su contra.

Comentarios