Cuba: el regreso de los rusos

lunes, 15 de febrero de 2010

LA HABANA, 12 de febrero (apro).- Rusia robusteció su alianza con Cuba, su antiguo aliado en la Guerra Fría, con la firma de acuerdos estratégicos de cooperación –desde el comercial hasta lo militar–, que tiende un puente para que la potencia Euroasiática regrese a la isla caribeña y se consolide en el mercado de América Latina.
El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, realizó una gira de tres días (del jueves 11 al sábado 13) a Cuba, para refrendar todos y cada uno de los acuerdos firmados en los últimos dos años por los presidentes Dimitri Medvédev y Raúl Castro, de Rusia y Cuba, respectivamente, lo que profundiza y diversifica los vínculos económicos y comerciales, así como el desarrollo de proyectos conjuntos en transporte, energía, hidrocarburos, biotecnologías y asesoría militar.
La Habana y Moscú rubricaron alrededor de 10 documentos que, en distintas esferas del intercambio, selló la IX sesión de la Comisión Intergubernamental cubano-rusa para la colaboración económica, comercial y científico-técnica.  
Entre otros, se rubricaron convenios de colaboración en materia de la industria farmacéutica suscritos entre el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de Cuba y las empresas Farmstandart y Bioprosess.   
Otros acuerdos abarcan el sector de la minería, la informática y el intercambio militar. En este último punto aún no se conocen los alcances de los convenios establecidos entre ambas naciones, sólo trascendió que militares cubanos viajarán a Moscú para su actualización en tecnología castrense, que Cuba mantiene vigente en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).  
Las dos naciones retomaron dos décadas después su alianza económica, política y militar, que abandonaron en 1991, justo cuando despareció la Unión Soviética.
Desde su llegada, la madrugada del jueves 11, el canciller ruso destacó la importancia estratégica que tiene para su país las relaciones con la isla, y dijo que los nexos ruso-cubanos se han caracterizado en los últimos años por una dinámica estable y positiva.  
En sus conversaciones oficiales, los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y de Cuba, Bruno Rodríguez, aprobaron un plan de consultas políticas para los años 2010-2011 y firmaron tres nuevos documentos para fortalecer los vínculos entre ambos países.
El primero se refiere al plan de consultas políticas con vistas a intercambios periódicos sobre temas bilaterales, regionales y multilaterales.
Un segundo trata sobre la celebración del aniversario 65 de la victoria sobre el fascismo, el 9 de mayo de 1945, y su conmemoración recoge el propósito de contribuir a la consolidación de los ideales de la paz y la profundización del entendimiento y la confianza entre los pueblos.
El tercer documento aborda la disposición de las dos partes de festejar el aniversario 50, el próximo 8 de mayo, del restablecimiento de las relaciones entre la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y la isla.
“Nuestra posición de apoyo a Cuba es firme e inmutable”, insistió el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, quien continuará una gira por tres países del área: Nicaragua, Guatemala y México.
Los cancilleres dejaron en claro que Moscú y La Habana desarrollarán la cooperación para afrontar nuevas amenazas y desafíos, ante todo el terrorismo internacional, narcotráfico, contrabando de armas y delincuencia organizada transnacional.
Además, La Habana y Moscú acordaron un convenio intergubernamental sobre la convalidación recíproca de diplomas universitarios y títulos científicos. El documento fue firmado en la capital cubana por el ministro de Ciencia y Educación, Andrei Fúrsenko, y por el ministro cubano de Educación Superior, Miguel Díaz-Canel.
Fúrsenko resaltó la importancia del convenio ruso-cubano, que “comprueba –dijo– la elevada calidad de la enseñanza en los dos países y un importante documento jurídico”, especialmente  “cuando las relaciones entre ambas naciones adquieren un nuevo impulso".
El cúmulo de documentos firmados abarca también el intercambio científico en el ámbito de nanotecnología, energía e informática. El objetivo es promover cooperación en nanotecnología con aplicación en la medicina y energía.
La nueva relación de Rusia y Cuba se realiza a 50 años del restablecimiento de relaciones diplomáticas. “Es un largo período que tuvo diferentes etapas, pero lo importante es que perdure la amistad y la solidaridad que unen a ambos pueblos”, resaltaron los cancilleres.
Serguei Lavrov también recordó que hace casi 50 años Estados Unidos impuso un bloque económico a Cuba. Y al mismo tiempo abogó por la normalización de las relaciones entre el país del norte y la isla.
Aseguró que la postura anticubana en Estados Unidos crea un foco de tensión en la cuenca del Caribe, y “es indispensable erradicar la herencia de la guerra fría”, subrayó.

Los clásicos y los nóveles

Aproximadamente dos centenas de escritores, poetas, intelectuales y trabajadores de la cultura invadieron la capital cubana, con más de tres mil 500 libros distribuidos en una superficie de 450 metros de la Feria Internacional del Libro de La Habana, en la que Rusia participa como invitado de honor.
La delegación rusa, encabezada por el propio ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, está integrada por casi 200 personas, entre ellas escritores como Leonid Yuzefovich, Alexei Varlámov o Eduard Uspenski; poetas como Yevgueni Yevtushenko y Olesia Nikolaeva, y otros representantes del mundo de la cultura.
Los cubanos podrán disfrutar, 20 años después, las obras literarias de escritores rusos considerados clásicos: Crimen y castigo, de F. Dostoievski; El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgakov; La guerra y la paz, de León Tolstoi, y Textos escogidos de Alexander Pushkin.
Como preámbulo, la Cinemateca de Cuba exhibirá un recuento del cine soviético con cinco cintas del mítico Andrei Tarkovski, seguido de otros filmes del período 1966-1980.
Uno de los platos fuertes es la presentación, 30 años después, del ballet ruso Bolshoi. La velada histórica se realizará el sábado 13 en el teatro Karl Marx, el mayor de Cuba.
El Bolshoi, que viajó por última vez a Cuba en 1980, se presentará junto a las estrellas del Ballet Nacional de Cuba (BNC), y por primera vez presentará a sus nuevas figuras, entre quienes destacan Elena Andrienko, Ruslan Skvorsto, Ana Antonicheva, Dimitri Belogolovstsev, Galina Stepanenko y Vladimir Neporozhni.
A los cubanos les parece que el mítico osito Misha de la desaparecida Unión Soviética revivió y está volviendo a caminar por las calles de La Habana.

Comentarios