Piden senadores liberar a presos políticos en Cuba

jueves, 18 de marzo de 2010

MÉXICO, D.F., 18 de marzo (apro).- El senador del PAN, Rubén Camarillo, presentó este jueves su petición para que el gobierno de Cuba libere a los presos políticos.
    En su propuesta, turnada a comisiones, Camarillo pidió al Senado que condene la muerte del disidente Orlando Zapata Tamayo, y al presidente Felipe Calderón que solicite a su homólogo cubano, Raúl Castro Ruz, la liberación de todos los presos de conciencia en la isla.
    Al presentar su petición, el senador panista criticó la solicitud del embajador de Cuba en México, Manuel Aguilera, para que no se apruebe el punto de acuerdo.
El legislador consideró que el "intervencionismo" del embajador demuestra la incapacidad del gobierno de Raúl Castro para reconocer lo que a todas luces es obvio.
"No se puede tapar el sol con un dedo, aunque el gobierno cubano, hipersensible a este tema, pretenda negarlo", expresó.
    Por la mañana, luego de recibir la misiva del diplomático cubano, el presidente del Senado, Carlos Navarrete, advirtió que no cederían a presiones y se discutiría la propuesta para solicitar al presidente Raúl Castro liberar a todos los presos políticos de la isla.
Navarrete señaló que respetaba la opinión del embajador Manuel Aguilera, pero defendería el derecho de todos los senadores de presentar puntos de acuerdo y discutir temas de política exterior.
En la misiva que este día envió el diplomático cubano al Senado de la República, advirtió que si ese órgano legislativo aprueba dicha iniciativa, afectará gravemente las relaciones entre los dos países.
En respuesta, Navarrete manifestó que el Senado “fijará su posición sobre acontecimientos en cualquier parte del mundo con plena libertad y el acuerdo mayoritario de los senadores".
La misiva que envió Aguilera de la Paz también provocó la reacción del presidente en turno del Senado, Ricardo García Cervantes, quien subrayó que la Cámara rechaza que el gobierno de Cuba pretenda señalar lo que debe discutir o no este órgano legislativo.
Durante la discusión del tema, esta tarde, el senador perredista Graco Ramírez leyó una carta que él mismo envió al embajador cubano, en la que le solicitó una visa para viajar a la isla y entrevistarse con diversos integrantes de organismos de derechos humanos y con presos políticos y sus familias.
"Es un deber que debemos asumir quienes desde la izquierda hemos luchado por los derechos humanos, y espero la respuesta del embajador para que me permita visitar a los presos disidentes y a sus familias", puntualizó.
Inmediatamente hizo uso de la palabra la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Rosario Green, quien dijo a Graco Ramírez que si le otorgan la visa, pedirá una para acompañarlo.
Además, exigió a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que con firmeza manifieste su postura sobre el tema, pues lo ha hecho, dijo, de forma tibia.
Y preguntó: “¿Cuántos más deben morir en Cuba para que los 26 presos de conciencia puedan ser liberados?”.

Comentarios