Severa derrota electoral de Sarkozy

lunes, 22 de marzo de 2010

PARÍS, 22 de marzo (apro). – Los electores franceses infligieron una severa sanción electoral al presidente Nicolas Sarkozy, al acordar una amplia mayoría de los votos a la oposición de izquierda en la segunda vuelta de los comicios regionales de este domingo 21 de marzo.

Los candidatos del Partido Socialista francés (PS), de los Verdes y de los otros partidos de izquierda totalizan juntos 54.3% de los votos –un nivel histórico en 30 años- mientras que la UMP en el poder reúne 36.1% de los votos, según estimaciones nacionales.

Una vez más, estas elecciones regionales fueron marcadas por una fuerte abstención ya que solamente 51% de los 42.2 millones de electores franceses acudieron a votar.

Como consecuencia de este resultado, 21 regiones de la metrópoli francesa serán gobernadas por la izquierda y los ecologistas, mientras que la derecha solamente se mantiene en su bastión: Alsacia, en el este de Francia. De esta manera, se repite el proceso electoral de 2004, cuando la izquierda ganó 20 regiones.

El resultado del partido ultraderechista francés constituye una sorpresa. Con 8,7%de los sufragios, el Front National se mantiene como la cuarta fuerza política del país.

El primer ministro François Fillon reconoció que el resultado de la jornada electoral era una “derrota para la UMP”.

“No supimos convencer (a los electores). La crisis mundial no nos facilitó la tarea, la brutalidad de la recesión económica ha dejado huellas, el miedo al futuro debilitó nuestro pacto social, la crisis agrícola hizo vacilar al mundo rural y las cuestiones regionales no movilizaron a los electores”, analizó el jefe de gobierno francés.

“Nuestros retos son el financiamiento de las pensiones, la reducción de la deuda del Estado y la competitividad del país en la globalización”, añadió.

Las regiones francesas gestionan parte de las estructuras educativas y tienen a cargo el desarrollo económico así como el de los transportes al nivel local.

Pero el resultado aparece como una “paliza electoral” para el partido oficialista, reconocieron militantes en la sede de la UMP en París.

Por su parte, la primera secretaria del Partido socialista, Martine Aubry, vio en el resultado una expresión del “rechazo de la política del presidente de la Republica y del gobierno. Sancionaron una política injusta de regalos fiscales en detrimento del los empleos y del poder adquisitivo de los asalariados y los jubilados”, declaró.

Ségolène Royal, la excandidata electoral quien perdió frente a Nicolas Sarkozy en la elección presidencial de 2007, fue reelecta en la región de Poitou-Charentes (oeste) con un 60% de los votos. Realizó el segundo mejor resultado entre los candidatos de izquierda.

Esta derrota electoral del partido oficialista ocurre a un poco más de la mitad del mandato de Nicolas Sarkozy. Hace una semana, el presidente francés anunció una posible “pausa” en las reformas, en 2011.

Comentarios