Traza Obama plan de rescate de las costas del Golfo de México

martes, 15 de junio de 2010

MÉXICO D.F., 15 de junio (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy el plan con el que pretende sortear la crisis ambiental provocada por el derrame de petróleo en la costa del Golfo de México.

En un mensaje a la Nación desde la Oficina Oval, Obama dijo que su estrategia estará basada en las tareas de limpieza de la zona afectada, que representan el mayor esfuerzo en ese sentido para Estados Unidos.

Además, dijo que se llevará a cabo un plan de recuperación de la Costa del Golfo a largo plazo.

Obama se comprometió a hacer todo lo posible para contener el derrame de petróleo de la británica BP y ayudar a recuperar la costa del Golfo de México.

"Vamos a luchar contra este derrame con todo lo que tenemos durante todo el tiempo que sea necesario", dijo.

Para ello, el Mandatario autorizó la movilización de 17 mil miembros de la Guardia Nacional para luchar contra la marea negra y llamó a los Gobernadores de los estados afectados por el desastre a ponerlos a trabajar enseguida.

Agregó que se establecerá una comisión nacional para determinar las causas del desastre y que emitirá también medidas para prevenir situaciones similares.

Obama explicó que le exigirá a BP el pago de compensaciones a los afectados a través de un fondo que no será administrado por la petrolera sino por una identidad independiente.

Y  destacó la necesidad de una reforma energética para depender menos del petróleo, mientras Estados Unidos enfrenta la peor catástrofe ambiental de su historia por el derrame de crudo en el Golfo de México.

Además, Obama nombró a Michael R. Bromwich para que inspeccione el Servicio de Administración de Minerales, la agencia encargada de regular la industria petrolera.

La explosión y el posterior hundimiento de una plataforma contratada por BP provocó la muerte de 11 trabajadores y dañó el pozo que perforaba en el lecho marino, causando un enorme derrame que devino en el peor en la historia de Estados Unidos.

Previo al discurso televisado, ejecutivos de importantes petroleras aseguraron en una audiencia legislativa que BP no había cumplido con los estándares de la industria al construir su pozo en aguas profundas.