Anuncia Mubarak aumento de 15% en salarios y reduce toque de queda

lunes, 7 de febrero de 2011

MÉXICO, D.F., 7 de febrero (apro).- Luego de dos semanas de protesta y con la plaza Tahrir aún ocupada por miles de manifestantes, el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, anunció un aumento de 15% a los salarios de funcionarios y a las jubilaciones, medida que entrará en vigor el próximo 1 de abril, y redujo el toque de queda.
    Además, aprobó la creación de un fondo de 5 mil millones de libras (840 millones de dólares) para compensar a los propietarios de comercios, fábricas y vehículos víctimas de robos, pillaje y vandalismo durante las manifestaciones contra el régimen de Mubarak.
Y más: de nueva cuenta redujo el toque de queda en El Cairo, así como en Alejandría (norte) y en Suez (este).
    Tas celebrarse la primera reunión del conjunto de Consejo de Ministros, desde la remodelación de hace diez días para enfrentar la crisis, el primer ministro Ahmad Shafiq aplaudió la medida económica anunciada por Mubarak, al afirmar que “el gobierno se preocupa del ciudadano egipcio y quiere mejorar su nivel de vida”.
    Y de acuerdo con declaraciones citadas por la agencia Mena, el ministro de Finanzas, Samir Radwane, precisó que "los aumentos de las jubilaciones le cuestan al Tesoro 6 mil 500 millones de libras egipcias (algo más que mil millones de dólares)".
    El anuncio ocurre un día después de la nueva "sesión de diálogo nacional" entre el poder y la oposición, con la participación de los Hermanos Musulmanes, primera fuerza de oposición.
El  Cairo, con 20 millones de habitantes, retomó paulatinamente cierto aspecto de normalidad este lunes, con la reapertura de muchos comercios y bancos, y el restablecimiento de la circulación en los puentes y las carreteras desde el domingo.
 En tanto, la dirección de la Bolsa de El Cairo, cerrada desde el 30 de enero, anunció que reabrirá el próximo domingo 13.
La víspera, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró su deseo de que inicie "inmediatamente" una transición "ordenada" y "significativa" que desemboque en un "gobierno representativo" en el país árabe, aunque se abstuvo de pedir la partida inmediata de Mubarak, un aliado de largo tiempo de Washington, a lo que el jefe de la diplomacia egipcia, Ahmed Abul Gheit, respondió que su país rechazaba los "dictados" del extranjero.
Según un balance no confirmado de la ONU, los enfrentamientos entre policías y manifestantes durante los primeros días de la protesta, y entre militantes pro y anti-Mubarak el pasado miércoles 2, dejaron al menos 300 muertos y miles de heridos.
En tanto, este martes se prevén nuevas manifestaciones en contra del poder en las grandes ciudades de Egipto.

Comentarios