Emplaza UE a Gadafi a dejar el poder "sin demora"

viernes, 11 de marzo de 2011

MÉXICO, D.F., 11 de marzo (apro).- Los 27 países miembros de la Unión Europea (UE) que permanecieron los 24 días que lleva el conflicto en Libia sin fijar su postura respecto, urgieron hoy a Muamar Gadafi a “frenar el uso de la fuerza y abandonar el poder sin demora”, al tiempo que reconocieron al Consejo Nacional Libio (CNL) como “interlocutor político legítimo”.  
    No obstante, Gadafi continuó con su ofensiva por cielo, mar y tierra contra las milicias opositoras que se resisten a renunciar al enclave petrolero de Ras Lanuf y lanzó ataques también sobre Bengasi, sede del CNL.
    La decisión de la UE se tomó de manera conjunta en una cumbre extraordinaria celebrada en Bruselas, donde Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo expresó que se ha puesto en marcha “todo un paquete de presión política” que incluye sanciones contra Gadafi, su entorno e importantes instituciones financieras, para obligar al líder libio a dimitir.
    Según Rompuy, la convocatoria de la reunión extraordinaria ya es de por sí una “fuerte señal” de la preocupación europea, pues, con ésta, sólo se han llevado a cabo tres reuniones de este tipo en la historia de la UE.
La primera tuvo lugar en ocasión de la invasión de Rusia a Georgia, en 2008; la segunda,  tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.
A pesar de la presión ejercida por Francia y Gran Bretaña para realizar una intervención militar en Libia, el grupo de los 27 no se pronunció al respecto ni sobre la imposición de una zona de exclusión con la que Gadafi no podría atacar por aire ciertas zonas del país.
No obstante, la UE acordó analizar toda opción de intervención siempre y cuando se demuestre la necesidad de ésta, exista una base jurídica y un fuerte apoyo regional.
“Si se muestra que la población civil está siendo atacada de manera injusta, estamos dispuestos a examinar todas las opciones existentes. Nuestra primera preocupación es la seguridad de la población, que debe ser garantizada”, sentenció Van Rompuy.
En una reunión paralela, también en Bruselas, la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), que reúne a los ministros de Defensa de los países miembros, acordó reforzar el envío de unidades navales al mar Mediterráneo central, frente a las costas de Libia, para controlar el bloqueo ordenado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a fines de febrero.
Asimismo, aprobaron encargar a autoridades militares la elaboración urgente de planes detallados para poner en marcha la aplicación del bloqueo naval.
Señalaron que las embarcaciones de guerra podrían ser útiles en caso de que se deban hacer evacuaciones civiles y para prestar ayuda humanitaria a la población libia.
Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la Alianza, indicó que el número de unidades navales que se desplegarán será confirmado por el jefe militar de la OTAN para Europa, el almirante estadunidense James Stavridis.
Respecto a la solicitud de establecer una zona de exclusión aérea, Rasmussen dijo que se estudian las medidas adicionales que se realizarán en caso de que la OTAN reciba “un claro mandato" del Consejo de Seguridad de la ONU.
Los detalles del posible bloqueo aéreo se abordarán en otra reunión de la Alianza Atlántica, prevista para el próximo martes 15 de marzo.
Durante la reunión de este viernes, los ministros de Defensa también tuvieron avances respecto del reforzamiento de dispositivos para el suministro de ayuda humanitaria.
    El presidente estadunidense Barack Obama afirmó que decidió nombrar a un representante para conversar con la oposición libia y secundó la solicitud de la UE para exigir que Gadafi deje el poder.  
"A Estados Unidos le conviene, y al pueblo libio le conviene, que Gadafi se vaya... Vamos a adoptar una amplia gama de medidas para que ello ocurra", subrayó.
Sin embargo, se mostró cauto al hablar de la posibilidad de una intervención armada porque, dijo, "cada vez que envío tropas, debo sopesar los riesgos que ello acarrea y las consecuencias que pueda tener". Es importante mantener un frente unido con el resto de los aliados internacionales a la hora de responder, aclaró.
Mientras la comunicad internacional debate sobre si debe intervenir militarmente o no, o si se impondrá la zona de exclusión, los enfrentamientos entre milicianos rebeldes y los gadafistas continuaron este viernes y generaron versiones confusas sobre cuál de los dos bandos mantiene el control de Ras Lanuf.
    El jueves pasado, las propias tropas de la oposición habían aceptado su repliegue hacia Brega ante los cruentos bombardeos aéreos y la artillería utilizada por las tropas leales al régimen. Incluso, habían aceptado un incontable número de víctimas mortales por esos ataques.
    Las informaciones difundidas por los pocos periodistas que han podido continuar en la zona de conflicto, entre ellos el enviado de EFE, señalaron que los rebeldes resisten en Ras Lanuf, ubicado a unos 450 kilómetros al oeste de Bengasi.
    Mustafá Geriani, un portavoz de los rebeldes, señaló a la agencia española que la lucha en Ras Lanuf es un constante avance y retroceso de los rebeldes debido a que la artillería y la aviación de Gadafi obligan a éstos a replegarse.
Consideró, sin embargo, que las milicias del régimen no tienen un número suficiente de fuerzas para asegurar las zonas ganadas a con los bombardeos los rebeldes, por lo que los milicianos vuelven a recuperar las posiciones.
Geriani afirmó que ayer los rebeldes huyeron desordenadamente ante la intensa ofensiva,  aunque todavía controlan la zona industrial de Ras Lanuf, a cinco kilómetros de la parte residencial de la ciudad.
    Según la cadena de televisión Al Jazeera, esta zona también fue sometida a un intenso bombardeo, acompañado de un ataque por parte de las brigadas gadafistas desde tres puntos de la ciudad contra los opositores que tratan de mantener su presencia en esa área.
    La información sobre la situación en las localidades occidentales de Misrata y Zauiya sigue siendo confusa y no se define quiénes las controla. Según Geriani, las fuerzas fieles a Gadafi las tomaron pero después se retiraron y continúan en manos rebeldes.
    Del otro lado, el de Gadafi, los periodistas extranjeros autorizados por el régimen para visitar la ciudad de Zawiya, al oeste de Trípoli, describieron una ciudad devastada y tomada por las milicias oficiales.
    También se reportaron bombardeos sobre Brega, al oeste de Ras Lanuf, donde los milicianos trataron de impedir el paso de los periodistas en Ajdabiya, 170 kilómetros al sur de Bengasi.
La situación de los periodistas se ha tornado complicada pues, pese a  haber sido invitados por el propio Gadafi, se les impide hacer su labor. De hecho, el Comité de Protección de Periodistas (CPJ) informó este viernes que al menos ocho de ellos fueron reportados como desaparecidos y que otros tres fueron golpeados y ultrajados.
En un comunicado, el organismo urgió al régimen de Gadafi a liberar de inmediato a todos los comunicadores que tenga bajo su poder, y permitir el libre trabajo de la prensa.
    Ante este panorama, los rebeldes han echado mano de otros recursos para hacerse ver y escuchar. Un centenar de personas formaron un S.O.S. humano en la plaza de los Juzgados de Bengasi, a la orilla del Mediterráneo, para solicitar ayuda a la comunidad internacional, en medio de las acostumbradas oraciones del mediodía.
    Geriani pidió a los Estados árabes que mañana sostendrán una reunión de la Liga Árabe, que voten a favor de una zona de exclusión aérea y reconozcan al CNL.
    Se mostró también convencido de que estas naciones han visto lo que ocurre en Libia y que "actuarán en consecuencia".

Comentarios