Militares de EU y Japón buscan cadáveres en costas niponas

viernes, 1 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 1 de abril (apro).- Alrededor de 25 mil militares de Estados Unidos y Japón iniciaron este viernes una intensa búsqueda de cadáveres por las costas japonesas, arrasadas el pasado 11 de marzo por el terremoto y posterior tsunami.
A tres semanas del desastre natural más grande que haya vivido Japón en su historia, se ha confirmado el fallecimiento de 11 mil 578 personas, pero aún se desconoce el paradero de 16 mil 541, muchas de las cuales fueron arrastradas por el mar.
En las labores de rescate, que durarán tres días, participan 120 aviones y helicópteros, así como 65 navíos nipones y estadunidenses, además de los 25 mil militares, según la prensa nipona.
    "Vamos a concentrarnos en las costas, las desembocaduras de los ríos y los territorios aún cubiertos por el agua del mar. Los cuerpos que el mar se llevó se hundieron, pero deben salir a la superficie en algunas semanas", explicó un oficial de las Fuerzas Japonesas de Autodefensa, citado por AFP.
Estados Unidos limitará su apoyo a informar a Japón sobre los lugares donde detecten víctimas, pero serán las fuerzas japonesas las encargadas de recuperar los cuerpos.
Sin embargo, la campaña de búsqueda no incluirá la zona de 30 kilómetros alrededor de la central nuclear de Fukushima I, debido a los altos niveles de radiación.
Se calcula que en los alrededores de la central habría alrededor de mil cadáveres que no han podido ser rescatados.
    Las autoridades aún no han decidido qué hacer con esos cuerpos, ya que sacarlos de la zona y descontaminarlos dificultaría su identificación, y si son entregados a sus familiares tal como están, los pondría en riesgo de ser contaminados.
    El primer ministro Naoto Kan admitió este viernes que la situación en la planta nuclear aún no se ha estabilizado, por lo que Japón está recurriendo a todos los expertos posibles, entre ellos de Francia y estados Unidos, para que ayuden a solucionar el problema.
    Kan dijo que no saben cuándo podrá ser controlada la crisis, pero confió en el largo plazo ganarán la batalla.
    "En estos momentos no podemos decir que la central esté suficientemente estabilizada, pero nos estamos preparando para cualquier contingencia y estoy convencido de que la central va a poder ser estabilizada. Aún no podemos decir cuándo será, pero estamos haciendo todo lo que podemos", señaló en una rueda de prensa transmitida por la televisión estatal nipona.
    En tanto, el gobierno japonés informó que un alto nivel de yodo radiactivo fue detectado en una napa de agua a 15 metros de profundidad bajo la central nuclear accidentada de Fukushima, según reveló la Tokyo Electric Power Co (Tepco).
Una muestra de agua recogida bajo el reactor 1 de Fukushima registró un nivel de aproximadamente 430 becquerels por centímetro cúbico, dijo un portavoz de Tepco.
Ese nivel, agregó, es “diez mil veces superior” al límite de seguridad establecido por el gobierno, y advirtió que la cifra podría ser revisada en el curso del día.
De todas maneras, “sin ninguna duda se trata de una cifra alta”, señaló el portavoz.
Y, por si fuera poco, la contaminación –que ya había causado la parálisis de las exportaciones de vegetales– se propagó a la carne. Al tomar una muestra en la población de Tenei, prefectura de Fukushima, a unos 70 kilómetros de la planta, se detectó que contenía cesio radiactivo en niveles superiores a los autorizados para que sea comestible.
    Al respecto, el portavoz del gobierno japonés, Yukio Edano, indicó que ya se informó a la población y se seguirá dando a conocer qué productos están contaminados, a fin de que los ciudadanos no los consuman.
    En México, el titular de la Secretaría de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, reconoció que el agua contaminada por los daños sufridos en la planta de Fukushima podría llegar a los litorales mexicanos, aunque en cantidades muy pequeñas y no dañinas para la salud.
    Hasta ahora no hay ningún factor de preocupación para el país, porque además Japón no ha reanudado sus exportaciones, dijo en entrevista el funcionario federal, al término de su participación en la ceremonia de los 40 años de la fundación de la Asociación Mexicana de Endoscopía Gastrointestinal.