Rebeldes proponen alto al fuego; Gadafi se niega y condena ataques de la OTAN

viernes, 1 de abril de 2011

MÉXICO,  D.F., 1 de abril (apro).- A 45 días de que inició la revuelta contra el régimen de Muamar El Gadafi, el bando rebelde volvió a dar muestras de intentar una salida negociada al conflicto al proponer un alto al fuego, siempre y cuando se levante el cerco al que están sometidas algunas ciudades por las fuerzas leales al régimen.
    "Las tropas de Gaddafi deben abandonar sus posiciones alrededor de las ciudades (sitiadas) y el sitio tiene que ser levantado", afirmó el presidente del Consejo Nacional Transitorio Interino (CNTI), Mustafa Abdelyalil, exministro de Justicia del régimen.
    Para que se cumpla el alto al fuego, abundó Abdelyalil, el líder libio también debe permitir libertad a la gente para que exprese sus puntos de vista.
 "No puede haber un alto el fuego mientras haya mercenarios y soldados en los tejados”, y si no se cumplen las condiciones “que la gente del centro y del occidente del país sepa que la revolución irá hacia ellos", añadió el dirigente rebelde.
    Abdelyalil ofreció una rueda de prensa acompañado por el enviado de la ONU, el diplomático jordano Abdelilah Al Jatib, reconocido por su experiencia en conflictos en países árabes y por su capacidad de negociación, así como por su postura política moderada. Al Jatib se presentó hoy en Bengasi después de haber visitado el jueves Trípoli.
    Durante el encuentro, los líderes del bando rebelde hablaron con el enviado de la ONU sobre la posibilidad de decretar un alto al fuego, sin embargo, Al Jatib dijo que después de haber conocido los puntos de vista de las dos partes trasladará sus conclusiones para ser estudiadas en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York.
    Comentó que la posibilidad de conseguir un alto al fuego fue uno de los tres temas que abordó en las conversaciones que mantuvo con representantes de ambos bandos.
Los otros fueron la protección de los civiles y que las agencias humanitarias puedan acceder a todas las áreas del país, con lo que lograría cumplir su misión de atender “las legítimas aspiraciones del pueblo libio”.
La respuesta al plan de los rebeldes llegó la noche del viernes. El portavoz del régimen, Mussa Ibrahim, afirmó que el gobierno rechaza las condiciones propuestas por los líderes insurgentes y denunció que los bombardeos, ahora a cargo del operativo “Protector Unificado” de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) son “un crimen contra la humanidad”.
“Ellos quieren que salgamos de nuestras propias ciudades (...) si esto no es loco, entonces no sé qué lo es”, puntualizó al tiempo que reiteró que las tropas leales a Gaddafi no cederán a esa “absurda” propuesta.
Acusó a las tropas de la OTAN de haber matado, al menos siete civiles y herido a decenas más durante los bombardeos realizados en la ciudad de Brega.
“¿Suena familiar?, es un crimen contra la humanidad. Algunos  locos y criminales primeros ministros y presidentes de Europa están dirigiendo una cruzada contra una nación árabe”, recalcó el portavoz libio.
    Según un médico libio de Brega, citado hoy por la cadena BBC, los bombardeos realizados por la OTAN el jueves en esa ciudad, habrían matado a siete civiles, entre ellos niñas y adolescentes, y dejado heridas a otras 25.
    De acuerdo con la fuente, los misiles de la OTAN impactaron a un camión que transportaba municiones y se encontraba en medio de dos casas cuando explotó, matando a tres integrantes de una familia, todas ellas mujeres que tenían entre 12 y 20 años de edad.
    La información sobre estas bajas civiles se suma a la denunciada el jueves pasado por el obispo Giovanni Innocenzo Martinelli, quien afirmó que por lo menos 40 personas murieron durante un bombardeo a hospitales en Trípoli, un día antes de que la OTAN tomara las riendas de las operaciones en Libia.
    Sin embargo, Gadafi continuó su ofensiva contra el bando rebelde y lanzo intensos ataques con artillería pesada en zonas residenciales de Misrata, 200 kilómetros al este de Trípoli, informó el portavoz de la oposición, Mustafa Geriani, vía telefónica a la agencia  EFE.
    Añadió que la localidad de Zitan, situada al oeste del país, casi en la frontera con Túnez, también fue atacada de “forma implacable” por los gadafistas que además de la artillería pesada, utilizaron francotiradores.
    No ofreció datos sobre el número de víctimas en Misrata pero afirmó que la situación en la localidad es crítica.
    La ofensiva se registró casi de forma paralela al anuncio del bando rebelde de proponer el alto al fuego.
    
Primer informe de operativo “Protector Unificado”
La Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) rindió el primer informe de la operación “Protector Unificado” en Libia, en tanto crecen las acusaciones de bajas civiles en los ataques dirigidos a las milicias de Muamar El Gadafi.
    Después de su primer día al mando de las operaciones, la Alianza Atlántica informó que llevó a cabo 178 incursiones aéreas y 74 ataques, también aéreos, mientras 17 naves acuáticas patrullan la zona central del mar Mediterráneo encargadas de embargar las armas que pretendan hacer llagar a las milicias leales a Gadafi.
    Las incursiones aéreas están destinadas a imponer la zona de exclusión aérea y a bombardear blancos militares del régimen, según la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU que ordena tomar las medidas necesarias para proteger a la población civil.
    En total la OTAN cuenta con 205 aviones y 21 naves puestas a disposición por 14 países miembros del organismo. Además, cuenta con el apoyo de otras naves militares facilitadas por países no miembros, como Qatar y los Emiratos Árabes.
    De la flota aérea, la mayoría de los aviones (90) son de Estados Unidos, aunque el secretario de Defensa estadunidense, Robert Gates, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, Mike Mullen, informaron que están por retirar sus naves de la campaña militar aérea en Libia.
    La noticia no fue bien recibida por algunos congresistas que preguntan por qué el gobierno del presidente Barack Obama retiraría un apoyo clave de la estrategia militar, a pesar de los buenos resultados.
    Pero Gates confirmó que las misiones de combate estadunidenses concluirán el sábado 2 de abril; y señalo que Gran Bretaña, Francia y otros países de la OTAN deberían ser capaces de hacerse cargo de los ataques y contar con Estados Unidos sólo como apoyo.
    El anuncio de Estados Unidos se da en un momento en que han salido a relucir acusaciones de bajas civiles en los ataques de los países aliados dirigidos contra posiciones militares gadafistas.

Comentarios