Ataques de Gadafi y rechazo a "hoja de ruta" enredan conflicto en Libia

lunes, 11 de abril de 2011

MÉXICO, D.F., 11 de abril (apro).- La “Hoja de Ruta” trazada por la Unión Africana (UA) para buscar una salida al conflicto en Libia se vino abajo, luego de que el bando rebelde rechazó la propuesta y el líder libio Muamar Gadafi recrudeció los ataques en la ciudad de Misrata.        

La "Hoja de Ruta", presentada por la UA tanto al bando rebelde como al régimen libio, establece un alto inmediato al fuego, así como la creación de corredores para facilitar la entrega de ayuda humanitaria y la apertura del diálogo entre ambas partes. 

    De acuerdo con el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, Gadafi anunció el domingo pasado que aceptaría el plan de la UA para buscar una salida negociada al conflicto en su país.
Zuma fue quien encabezó la delegación africana que viajó a Trípoli para entrevistarse con el dictador libio, quien ya había mostrado su interés para que la UA mediara en el conflicto.
    Luego de reunirse con Gadafi, la delegación de la UA, integrada por los presidentes de Mali, Mauritania, República del Congo y Uganda, viajaron a Bengasi, bastión de los rebeldes libios, para presentarles su plan, pero éstos lo rechazaron.
Alrededor de tres mil manifestantes recibieron a la delegación de la UA con decenas de pancartas, en las que se leía: "Unión Africana, llevaos a Gadafi con vosotros" y "Gadafi ha cometido genocidio".
    Los rebeldes empujaron las puertas del hotel donde se celebraban las reuniones y gritaban: “El pueblo quiere la caída del régimen".
    En conferencia de prensa, luego de la reunión, el líder rebelde Mustafa Abdel Jalil dijo que rechazarían la propuesta, debido a que no incluía la salida de Gadafi y sus familiares del poder, en el que llevan 42 años.
    Además, recordó que el líder libio ha propuesto en otras ocasiones un cese al fuego y nunca lo ha respetado, como sucedió esta vez, que tras afirmar que aceptaba la “Hoja de Ruta”, atacó Misrata, donde causó la muerte de al menos cinco personas y dejó heridas a otras 20, denunció Abdel Jalil.
    Un residente de Misrata –bajo asedio desde hace seis semanas– dijo a Reuters que había fuertes combates en las afueras al este y en el centro de la ciudad.
    Y los rebeldes aseguraron que las tropas de Gadafi intensificaron el asalto a la única ciudad del oeste dominada por rebeldes, disparando por primera vez contra Misrata misiles de fabricación rusa Grad, que se transportan en vehículos.
Por ello, Abdel Jalil insistió en que Gadafi debe retirar sus tropas del terreno y dejar de atacar ciudades como Misrata, la única del oeste de Libia controlada por los rebeldes, así como Brega y Ajdabiya, en el este.
Las fuerzas aliadas también se negaron a aceptar cualquier acuerdo que no incluya la salida de Gadafi, en tanto que la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) rechazó suspender los ataques contra las tropas del régimen, a menos que haya un alto el fuego creíble.
En rueda de prensa en Bruselas, Anders Fogh Rasmussen, secretario general de la OTAN, coincidió con los rebeldes al señalar que el líder libio anunció treguas en el pasado, pero "no cumplió sus promesas".
Por ello, dijo, los ataques aéreos de la Alianza contra objetivos militares del gobierno libio se mantendrán mientras Gadafi siga atacando a civiles.
En contraparte, Saif al-Islam Gadafi, hijo del líder libio, a quien se contemplaba como sucesor, dijo que es “ridículo” imaginar que su padre dimita.
En entrevista con el canal francés BFM TV, añadió: "Queremos sangre nueva, eso es lo que queremos para el futuro de Libia. Pero hablar de (que Gadafi) se marche, eso es realmente ridículo.
"Si Occidente quiere democracia, una nueva constitución, elecciones, bueno, accederemos en este punto, pero Occidente debe ayudarnos a ofrecer un clima propicio. Sin embargo todos estos bombardeos, este apoyo prestado a los grupos rebeldes, todo eso es contraproducente", sostuvo el hijo de Gadafi.

Comentarios