Modifica Japón su política nuclear

lunes, 18 de abril de 2011

MÉXICO. D.F., 18 de abril (apro).-  La crisis nuclear por la que atraviesa Japón ha orillado al gobierno a reconsiderar su política nuclear y por lo pronto hará a un lado los proyectos para construir nuevos reactores nucleares, según informó el primer ministro nipón, Naoto Kan.
El accidente de la planta nuclear Fukushima I, ocasionado por el terremoto y tsunami del 11 de marzo, hundió a Japón en su peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, refirió Kan a los integrantes de la Comisión Presupuestaria del Parlamento japonés, durante una comparecencia.
    Antes de la catástrofe, el gobierno pretendía construir 14 reactores más hasta 2030 pero el accidente de Fukushima I hizo que se reconsiderara el proyecto, admitió el ministro nipón.
    Durante la sesión parlamentaria, Kan fue duramente cuestionado por su actuación ante la crisis  nuclear de Fukushima; el primer ministro contestó que el gobierno está haciendo lo mejor posible.
    "Japón ha sufrido varias crisis en el pasado, pero creo que esta es la más grave de los últimos 65 años desde la Segunda Guerra Mundial", recordó Kan a los parlamentarios.
    "El primer ministro Kan está trabajando duro y debe estar sufriendo dificultades, pero mucha gente tiene dudas sobre su liderazgo", señaló Masashi Waki, miembro Partido Liberal Democrático (PLD).    
Luego, Kan reviró y dijo a los legisladores que "deben insistir" y "esforzarse todo lo posible" para reconstruir el país y resolver la crisis nuclear.
    Sin embargo, cerca de un 70 por ciento de los japoneses, según una encuesta realizada por el diario nipón Nikkei, se muestra a favor de un cambio de primer ministro y considera que ha habido una inadecuada gestión por parte del gobierno ante la crisis nuclear.
    Otro sondeo del diario Mainichi  pide que haya una coalición con el PLD, al que Kan propuso formar una coalición de unidad nacional. La oposición se negó y pidió a Kan que dimitiera.
El Partido Democrático Japonés (PDJ) que está en el poder, cuenta con mayoría simple y necesita el apoyo de la oposición para aprobar cualquier iniciativa de ley.
    
Robots miden radiación al interior de plana nuclear

    Dos robots enviados por Estados Unidos a Japón entraron por primera vez a los edificios de los reactores de la central nuclear Fukushima I, después del terremoto y tsunami del pasado 11 de marzo, donde detectaron altos niveles de radiación que hacen imposible el acceso del personal.
     Los robots “Packbot” que envió el contratista del ejército estadounidense iRobots a Japón para ayudar en las labores de rescate, son manejados a control remoto, cuenta con sensores especiales para registrar zonas con incertidumbre nuclear y detecta anomalías químicas, biológicas o radiológicas.
    Fueron probados en la zona cero de Nueva York, tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.    
    Y desde el domingo, realizan labores de exploración en los reactores 1 y 3 de la central nuclear, dos de los más dañados por la catástrofe del 11 de marzo. Miden la temperatura y radiación de las instalaciones y además cuentan con cámaras de video que permiten checar las condiciones en que se encuentran las estructuras.
    La empresa operaria de la planta Tokio Eléctric Power Co (TEPCO) difundió fotos que muestran las mediciones que realizan los robots cada media hora y que superan por mucho los niveles de radiación permitidos para la salud humana.
El límite máximo de exposición establecido para una persona es de 250 miliSeverts por año y según una medición realizada por los robots en una de las áreas del reactor 3 se detectó entre 28 y 57 miliSeverts por hora.
De acuerdo con estas mediciones, TEPCO reorganizará sus labores de control de la planta y en donde se encuentran los niveles de radiación más altos, los trabajadores podrían permanecer hasta cinco horas antes de alcanzar su dosis anual de máximo permitido.
En las áreas donde la radiación es más baja, los trabajadores podrían laborar hasta por 25 horas.
Funcionarios de la agencia nuclear nipona afirmaron que la información recabada sobre la radiación en las unidades de la planta no alterará los planes de estabilización del complejo nuclear que se llevará entre seis y nueve meses según dio a conocer TEPCO el domingo 17.
    Es el mismo tiempo que el gobierno nipón estima que las familias evacuadas desde que inició la crisis nuclear puedan regresar a sus hogares, a sus empleos o granjas. Eso sin contar que puedan presentarse nuevas complicaciones o desastres naturales que pudieran retrasar los planes.
       Además, Yukio Edano,  portavoz nipón aseguró que la plena recuperación tardará más tiempo, ya que la reconstrucción de la zona costera del noreste del país, dañada por el terremoto y tsunami aún no ha comenzado.
    El presidente de TEPCO, Tsunehisa Katsumata, pidió nuevamente disculpas a los cientos de personas que fueron evacuadas y reiteró también que la compañía está haciendo todo lo posible para impedir que la crisis siga empeorando.
    El pan de TEPCO está dividido en dos etapas. En la primera, la empresa se concentrará en el sistema de enfriamiento de los reactores, vaciar los estanques de combustible nuclear usado y reducir el nivel de filtración radiactiva.
    En esta misma etapa, la empresa se enfocará a descontaminar el área y la atmósfera de todo material nocivo, así como a reducir el nivel radiactivo en las áreas evacuadas.
    Dentro de la segunda etapa, TEPCO propone controlar “drásticamente” la liberación de materiales radiactivos, apagar los reactores y cubrir temporalmente los edificios que los albergan.
    En un plazo más largo se pretende remover los estanques de combustible usado y cubrir permanentemente los edificios.

Comentarios