Decenas de muertos en el "viernes de la ira" en Siria

viernes, 29 de abril de 2011

MÉXICO, DF, 29 de abril (apro).- Miles de manifestantes atendieron el llamado de la oposición en Siria para participar en el “viernes de la ira”, en el que decenas de personas habrían fallecido, según organizaciones de derechos humanos.
    Miles de personas convocadas por los “jóvenes de la revolución siria” se congregaron en Midan, un barrio de Damasco, lo mismo que en Homs y Banias, donde unas 10 mil personas se movilizaron para exigir la salida del presidente Bashar Al Assad.
    De acuerdo con el Observatorio de Derechos Humanos, al menos 48 personas perdieron la vida en distintos actos vinculados con la represión oficial. Sin embargo, otras versiones, como la de la agencia EFE, reportan hasta 112 muertos.
    Según la agencia, que cita a activistas de derechos humanos, el mayor número de víctimas se registró a las afueras de Izrra, localidad del sur del país.
Unas cinco personas que iban en una comitiva de un entierro murieron cuando fueron atacadas a tiros en una carretera, informó vía telefónica a EFE el presidente de la Organización Nacional para los Derechos Humanos en Siria, Ammar Qurabi, y el residente de esa localidad, Abu Mahmud.
Un periodista de la cadena Al Jazeera atestiguó el tiroteo, pero indicó que la situación fue muy confusa y no pudo identificar de dónde se hicieron los disparos y quién usó las armas.
La oposición responsabilizó a las fuerzas policiales, militares y agentes vestidos de civil y partidarios del régimen por las víctimas fallecidas y heridas durante las protestas políticas.
El “viernes de ira” se llevó a cabo un día después de que al Assad firmara, finalmente, el decreto para poner fin al estado de emergencia que estaba vigente desde 1963 y para abolir el Tribunal de Seguridad del Estado.
Al respecto, la organización de derechos humanos Qurabi consideró que esa decisión no puede tomarse en cuenta cuando, al día siguiente, el régimen responde con actos represivos contra las protestas convocadas este día.
Las restricciones para los medios de comunicación extranjeros continúan de manera que la única información que se da a conocer es la proporcionada por el propio Estado.
Para la agencia SANA no existen las víctimas asesinadas en las manifestaciones y afirma que las imágenes de violencia condenadas por muchos países son “prefabricadas”.

Siguen las dimisiones

En tanto, continúan las dimisiones en protesta por los actos de represión del régimen, esta vez, en el Parlamento. El diputado Naser al Jariri anunció su dimisión debido a que "no tiene sentido servir al pueblo en el Parlamento si no puedo hacer nada para defenderlo ante los actos de traición de las fuerzas de seguridad", dijo a la cadena Al Arabiya.
Otro diputado, Jalil Rifaei, que al igual que Jariri es representante de Deraa, donde se han llevado a cabo los actos represivos más fuertes, dimitió por las mismas razones, según Al Jazeera.
Rezq Abdulrahman Abazeid, un clérigo musulmán nombrado por el gobierno, dijo a Al Jazeera, luego de presentar su renuncia:
"Habiendo sido designado para dar fatwas (edictos religiosos) presento mi dimisión como resultado de la caída de víctimas y mártires por el fuego de la policía".

Condena internacional

En tanto, los 27 países que conforman la Unión Europea (UE) acordaron sancionar al gobierno sirio, debido a la represión a opositores que, a la fecha, ha cobrado la vida de unas 600 personas, según organismos defensores de derechos humanos.
Una fuente de la UE, citada por EFE, informó que los países miembros del organismo internacional se reunieron en Bruselas durante varias horas para hablar del tema.
Según la fuente diplomática, discutieron algunas posibles sanciones al gobierno sirio, como la suspensión de sus ayudas, congelación de activos de personas y entidades vinculadas al gobierno y prohibiciones de viajes para altos mandos.
Entre las ayudas que Siria recibe de la UE, se encuentra el programa de cooperación 2011- 2013, que cuenta con 129 millones de euros (192 millones de dólares) para impulso de reformas sociales y económicas en el país.
Por su parte, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, a propuesta de Estados Unidos, aprobó solicitar una investigación sobre posibles violaciones a los derechos humanos.
La propuesta se aprobó con 26 votos a favor y nueve en contra, entre estos últimos, China y Rusia.
Además, como medida adicional, Estados Unidos firmó una orden ejecutiva para imponer nuevas sanciones contra familiares de Al Assad y los servicios de espionaje del gobierno, informó la Casa Blanca.

Comentarios