Emprenden "indignados" marcha de Valencia a Madrid

lunes, 20 de junio de 2011
MADRID, (apro).- Una caravana de jóvenes “indignados” de Valencia emprendió hoy una nueva acción: una marcha de Valencia a Madrid, la cual durará 34 días, en los que difundirán las exigencias del movimiento 15-M y recogerán en el trayecto opiniones en una serie de asambleas populares. Un amplio sector del movimiento, en reuniones de barrios, acordó también convocar un referéndum para el 15 de octubre, entre cuyas preguntas destacan si se desea tener mayor impacto en las decisiones políticas y que “la economía esté al servicio de las personas y no las personas al servicio de la economía”. Además, si la ciudadanía quiere que el voto tenga un valor justo e igual para todos los representantes; saber cómo se gastan los impuestos; erradicar la corrupción política y “si quieres evitar la influencia política sobre los jueces”. Los medios españoles aseguran que la movilización del domingo 19 alcanzó a 50 ciudades y en todas ellas las protestas fueron pacíficas y festivas. Una de sus proclamas fue en contra del Pacto del Euro, una serie de propuestas de austeridad impulsadas por Alemania que recortarán los avances sociales de la moneda única, castiga a los trabajadores y al gasto social, no así al sistema financiero que causó la crisis. “¡Esta crisis no la pago yo!”; “¡Que no, que no, que no nos representan!”; “Zapatero, sicario del FMI!”, fueron sólo algunas de las decenas de proclamas de los jóvenes “indignados”, que mostraron su apoyo a los inconformes en Grecia y a los movimientos sociales que están siendo reprimidos en Siria. La multitudinaria protesta –más de 150 mil participantes, según algunos medios; 50 mil, de acuerdo con la policía—, donde también participaron jubilados, otro grupo golpeado por la crisis, se desarrolló sin incidentes. Esto a pesar de la imagen de movimiento radical sembrada por los principales medios de comunicación identificados con la derecha o ultraderecha (Intereconomía TV y su periódico La Gaceta; diario El Mundo; Cope, estación de radio de los obispos; o el rotativo La Razón, entre otros, algunos que incluso pretendieron comparar el 15-M con la kale borroka, los movimientos juveniles ligados a ETA. Esta visión ha sido alimentada a raíz de los actos violentos de la semana pasada, en Barcelona, donde grupos radicales –que lo mismo se enfrentaron a la policía luego de los juegos del Club de Futbol Barcelona que en cualquier otra manifestación— se infiltraron en el movimiento de los “indignados”, no obstante, que éste se ha separado y deslindado de esos grupos. Las posteriores manifestaciones, incluidas las de Barcelona, han sido pacíficas. Pese a ello, el consejero del Interior catalán, Felip Puig, aseguró hoy que la ocupación de la plaza Cataluña tiene que acabar “tarde o temprano”, pese a que no existe una fecha límite.