Rechaza Congreso de EU participación militar en Libia

viernes, 24 de junio de 2011

MÉXICO, D.F. (apro).- En una doble votación, la Cámara de Representantes rechazó la participación militar de Estados Unidos en Libia, pero se negó a reducir los fondos destinados a financiar las operaciones contra las fuerzas del dirigente libio Muamar El Gadafi. Con 295 votos a favor y 123 en contra, los legisladores reprobaron la participación de la fuerza militar estadunidense en la misión que encabeza la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN) contra el régimen libio desde fines de marzo. Sin embargo, se prevé que la resolución tenga pocas consecuencias en la práctica porque tiene bajo apoyo en el Senado, donde los demócratas son mayoría. El tema de Libia estuvo sobre la mesa toda la semana en el Congreso estadunidense, incluso entre algunos demócratas que se molestaron porque Obama no solicitó el aval de la Cámara antes de ordenar los ataques en marzo contra el régimen de Gadafi. De acuerdo con la Resolución sobre los Poderes de Guerra, el gobierno debe pedir autorización del Congreso antes de iniciar “actos hostiles” en el extranjero pero el presidente Barack Obama argumentó que su gobierno se ha limitado a apoyar de manera limitada, la acción de la OTAN. Por eso, sostuvo que el término “acto hostil” no se aplica a la intervención en Libia pues, de acuerdo con la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, la orden es realizar las acciones necesarias para proteger a la población civil en Libia. Al conocer la resolución, el vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, manifestó la decepción del gobierno de Obama. “Estamos decepcionados por esta votación, pensamos que no es el momento de enviar este tipo de mensaje confuso. El destino del coronel Muamar Gadafi está sellado. No es el momento de echarse para atrás”, apuntó. Desde 1999 no se había presentado un caso como éste, cuando los congresistas votaron en contra de una operación militar en Bosnia, durante el gobierno de Bill Clinton. A pesar del revés político propinado a Obama, los republicanos no lograron aprobar otra resolución que tenía la intención de limitar el financiamiento de las operaciones militares en Libia. Con 180 votos a favor y 238 en contra, una coalición de demócratas y republicanos desechó una propuesta que pretendía limitar el financiamiento destinado a misiones de búsqueda y rescate, suministro aéreo y reconocimiento en el país africano. De haberse aprobado, la resolución habría impedido a las fuerzas estadunidenses cualquier tipo de intervención militar que pudiera considerarse hostil, como el disparo de proyectiles o misiles. En tanto, en Libia una embarcación de la Cruz Roja trasladó a decenas de prisioneros y familiares de rebeldes que se encontraban en territorio dominado por el presidente de Libia, Muamar El Gadafi, a la sede insurgente establecida en Bengasi. En total, la Cruz Roja transportó a 300 libios de los cuales, 51 eran prisioneros de Gadafi y el resto deseaban reunirse con sus familias en el este de Libia, informó Deepa Fakhir, portavoz de la organización internacional. Uno de los ex prisioneros, Yusef al-Fetori, relató a AP el hostigamiento del que fueron objeto en manos de las milicias gadafistas. “Nos electrocutaron, nos torturaron de todas las formas posibles. Me quebraron las costillas, una mano y una pierna”, aseguró el rebelde que fue capturado en Trípoli. Deepa negó que la liberación hubiera sido parte de un intercambio de prisioneros entre el bando rebelde y el régimen. No obstante, un portavoz del bando rebelde, constituido en el Consejo Nacional de Transición (CNT), dijo que cinco prisioneros fueron enviados antes a Trípoli, pero afirmó que desconocía que la Cruz Roja transportaba rebeldes a Bengasi. El conflicto en Libia ya rebasó los cuatro meses, en que continúan los ataques entre ambos bandos y cada intento de negociación se diluye debido a que las posturas están radicalizadas. Mientras Gadafi ha propuesto encabezar una reforma estructural, e incluso constitucional, los rebeldes no ven otra opción que la salida del dictador, en el poder por más de 42 años, para poder iniciar un cambio democrático real. El próximo lunes, la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya decidirá si emite la orden de captura contra Gadafi, acusado de crímenes de guerra. Si los jueces emiten la orden, el líder libio podría ser capturado en cualquiera de los países firmantes de la CPI.

Comentarios