Ordena Corte Internacional arrestar a Gadafi y su hijo por crímenes de guerra

lunes, 27 de junio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- La Corte Penal Internacional (CPI) emitió desde La Haya, Holanda, una orden de arresto en contra del presidente de Libia, Muamar el Gadafi, su hijo Saif al Islam, y su cuñado Abdulá al Senusi, por crímenes de lesa humanidad. Mediante vista pública, los jueces de la Sala Preliminar Primera de la CPI determinaron que la fiscalía presentó pruebas suficientes para poder emitir la orden de arresto contra Gadafi, su hijo y el jefe de inteligencia militar del régimen por los crímenes presuntamente cometidos a partir del levantamiento de la oposición en febrero pasado. Durante la lectura de la orden, la juez Sanji Mmasenomo, sostuvo que “hay base suficiente” para creer que Gadafi y su hijo cometieron asesinatos y persecuciones considerados de lesa humanidad, especialmente en Trípoli, Bengasi y Misrata entre el 15 de febrero y, “al menos” el 28 de febrero de 2011. "Hay motivos razonables para creer que (...) Muamar Gadafi, de forma coordinada con su entorno cercano, concibió y orquestó un plan destinado a reprimir y a disuadir a la población que se manifestaba contra el régimen y a aquellos considerados como disidentes del régimen", señala la resolución de la CPI. Por eso, sostuvo la juez, “es necesario” detener a los tres dirigentes libios, antes de que “sigan cometiendo los crímenes”. La responsabilidad de Al Senusi, según la orden, es “indirecta” ya que los crímenes se habrían cometido “bajo su responsabilidad de mando en el periodo señalado por la CPI. El siguiente paso de la Corte es enviar una petición de cooperación a las autoridades competentes en Libia pata ejecutar la orden de arresto. La CPI es el primer tribunal internacional permanente encargado de procesar los presuntos responsables de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. Entró en funciones en 2002 y debido a que no cuenta con una fuerza policial propia, depende de la voluntad de los Estados para ejecutar las órdenes de arresto. Mmasenomo, aclaró que la orden emitida hoy por la CPI no significa que los acusados sean culpables, ya que, dijo, eso se aclarará durante el juicio. Luis Moreno Ocampo, fiscal jefe de la CPI solicitó el arresto del dirigente libio y sus cercanos colaboradores el pasado 16 de mayo, luego de una investigación que realizó el Consejo de Seguridad de la ONU sobre los presuntos crímenes cometidos por el régimen. Los fiscales acusaron a Gadafi de emitir órdenes directas para los ataques contra civiles en sus casas, en la vía pública e incluso en funerales. Según el fiscal de la CPI la revuelta en Libia causó miles de muertos y ocasionó la huida al extranjero de casi 650 mil libios, además del desplazamiento en el interior del país de otros 243 mil según la ONU. A través de un comunicado, Ocampo señaló hoy que "para evitar que continúen ocultando los crímenes que se siguen cometiendo y que cometan otros, deben ser detenidos. Esta es la única manera de proteger a los civiles en Libia". La CPI tiene competencia en Libia según una resolución del Consejo de Seguridad del 26 de febrero, pero las autoridades libias lo niegan con el argumento de que no han ratificado el estatuto de Roma, su tratado fundador. Rebeldes y aliados celebran; EU aplaude la decisión La noticia sobre la orden de detención fue recibida con gran júbilo en Bengasi, bastión del bando rebelde y segunda ciudad en importancia en el país. También a 200 kilómetros de Trípoli, en Misrata, ciudad que ha sufrido el asedio de Gadafi, algunos habitantes realizaron disparos al aire y agitaron banderas de la rebelión. “Se ha hecho justicia", festejó Mustafá Abdeljalil, presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), órgano político de representación del bando opositor, en declaraciones a la prensa, desde Bengasi. Por su parte, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, afirmó que la orden de arresto es “otra señal” de la pérdida de legitimidad de Gadafi, mientras que el secretario general de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), indicó que la medida “recalca una vez más el aislamiento reciente del régimen”. El ministro de Relaciones Exteriores, William Haugue, afirmó que ahora Gadafi debe elegir entre abandonar el poder, que ostenta desde hace 42 años, o “rendir cuentas”. En contraparte, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, quien ha tratado de mediar en el conflicto entre el régimen y el bando rebelde, consideró que la decisión de la CPI va a socavar la mediación. CPI, “tapadera” de la OTAN: Trípoli En una conferencia de prensa transmitida por la televisión estatal libia, el ministro de Justicia, Mohamed al Qamudi, afirmó que las acusaciones de la CPI contra Gadafi son falsas y la acusó de ser “tapadera” de la OTAN. Recordó que Libia no forma parte del acuerdo de Roma por el que se creó la CPI, por lo que sus decisiones no afectan al Estado libio. Al Qamudi fue el primero del régimen en hacer un pronunciamiento respecto de la decisión de la CPI; afirmó que ni Gadafi ni su hijo ocupan puestos oficiales, por lo que no tienen que responder ante una acusación. Añadió que la decisión de la CPI, que describió como “la herramienta del nuevo colonialismo, es política, y la Corte en sí es una ‘cobertura’ para las operaciones de la fuerza internacional que ha intentado matar a Gadafi y a su familia en varias ocasiones. Advirtió que "Libia perseguirá judicialmente a la OTAN por los crímenes que ha reconocido".

Comentarios