... y Siria amaga con desatar una catástrofe en Medio Oriente

viernes, 1 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de una nueva jornada de violencia que dejó al menos 12 víctimas fatales, el gobierno sirio advirtió a los gobiernos de Occidente que se mantengan al margen o, de lo contrario, los amenazó con desatar una catástrofe en Oriente Medio. “La situación en Libia no es igual que la de Siria. Si Occidente se planteara una invasión, le aconsejaríamos que no lo hiciera”, afirmó Al-Miqdad, viceministro de Exteriores en una entrevista emitida hoy por el canal de televisión ruso que emite en inglés, Russia Today. Afirmó que Siria tiene amigos y aliados que se pondrán de su lado y que se oponen a cualquier intento de interferencia en los asuntos internos del país árabe. “Todo el mundo sabe cuál es la postura de Siria y con qué fuerzas cuenta. De Siria depende el equilibrio de fuerzas en Oriente Medio”, sostuvo. Según él, Occidente odia a Siria por su postura en torno al conflicto en Oriente Medio pero advirtió que cualquier injerencia de los países de esa zona en sus asuntos internos “conducirá a una catástrofe en la región”. Al-Miqdad consideró que Siria será otro país cuando bajo la dirección del presidente Bashar al-Assad “las reformas se hagan realidad” y “llegue la democracia”. El diplomático negó que el despliegue de tropas gubernamentales en la frontera con Turquía esté dirigido hacia ese país, sino contra intentos de grupos armados de revertir de forma violenta el orden en la zona. En distintos puntos del país se realizaron hoy numerosas protestas con la misma demanda de cada semana, después del rezo musulmán de mediodía. Al menos 12 personas perdieron la vida durante los enfrentamientos. Una de las mayores concentraciones se llevó a cabo en la ciudad de Hama, en el centro del país, donde unas 200 mil personas salieron a manifestarse tras las oraciones, comentó Omar Idilbi, portavoz de los Comités Locales de Coordinación que dan seguimiento a las protestas. Según el activista, las fuerzas de seguridad abrieron fuego y dieron contra los manifestantes y mataron a cuando menos tres personas en Homs, otra ciudad del centro. Además, dijo, partidarios del régimen vestidos de civil apuñalaron a manifestantes e hirieron a por los menos 12 personas. Luego, en un comunicado, informaron sobre la muerte de seis personas más en varios puntos del país, incluidos dos de Damasco, la capital. Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, dijo por su parte que otras tres personas murieron durante una operación militar que pretendía frenar la oleada de refugiados que quieren cruzar la frontera hacia Turquía. Alrededor de 10 mil sirios que huyen de la violencia en su país se han refugiado en campamentos en Turquía. Grupos de organizaciones defensoras de los derechos humanos afirman que desde el inicio del levantamiento en marzo pasado, han muerto más de mil 400 civiles, cifra que el gobierno rechaza y atribuye los enfrentamientos a “bandas armadas” y “conspiradores extranjeros”.