Aprueba Parlamento italiano plan de austeridad por 79 mil millones de euros

viernes, 15 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- El Parlamento italiano aprobó hoy un ajuste presupuestario por 79 mil millones de euros para el cuatrienio 2011-2014, con la finalidad de hacer frente a su crisis financiera. Con 314 votos a favor, 280 en contra y dos abstenciones, la Cámara de Diputados de Italia refrendó el plan de austeridad aprobado el jueves por el Senado, que incluye la reintroducción del copago sanitario (especie de impuesto sobre la enfermedad) y recortes a los beneficios fiscales de las familias. En la sesión de la Cámara baja estuvo presente el primer ministro Silvio Berlusconi, quien se había mantenido alejado de la escena pública desde que iniciaron las turbulencias en los mercados el vienes pasado. Apareció con una hinchazón en la frente, según dijo, provocada por una caída la noche del jueves en el baño. Hasta hoy Berlusconi sólo había emitido un comunicado de prensa sobre la crisis que enfrenta su país, en el cual expresó su confianza en el sistema financiero. La agitación en los mercados en los últimos días obligó a gobierno y oposición a ponerse de acuerdo para acelerar los trámites parlamentarios del plan de austeridad, no sin que el líder opositor del partido Italia de los Valores (IDV), Antonio Di Prieto, advirtiera al presidente de la República, Giorgio Napolitano, que es la última vez que su partido apoya al gobierno para mantener la estabilidad italiana. Con la aprobación del plan de austeridad se espera que al inicio de la próxima semana se ponga freno a la escalada en la prima de riesgo de la deuda. En mayo, según se supo hoy, los mercados italianos volvieron a marcar un récord de endeudamiento, al situarse en mil 897 billones de euros, 0.36% más que en abril. Por su parte, el secretario general del opositor Partido Demócrata, Pierluigi Bersani, quien votó en contra del plan, afirmó que “es necesario una renovación (en Italia) para aportar confianza, una renovación con nuevas energías” y, a su juicio, la forma de conseguirlo es través de nuevas elecciones. El plan con el que se espera dar equilibrio a las finanzas en Italia comprende cuatro fases de recortes: tres mil millones de euros para 2011; seis mil millones para 2012; para 2013, 25 mil millones, y 45 mil millones de euros para 2014. Las áreas más afectadas para las arcas públicas, debido a los recortes, serán las pensiones, el retraso a la edad de jubilación, la reducción de beneficios fiscales para casos como las familias con hijos a cargo. Este último es el más criticado por las consecuencias que traerá a la economía de las familias. El plan también reintroduce el copago sanitario a través del que los italianos deberán abonar 10 euros para visitas con médicos especialistas y 25 por servicios de urgencias que no requieran ingreso hospitalario. Asimismo, se prevé el pago de una tasa de hasta mil 100 euros para los depósitos supriores a 500 mil euros. Sobre la medida del plan de ajustes, el Banco de Italia indicó en un boletín que el gobierno se mueve en buena dirección para la consolidación, pero pidió “políticas estructurales incisivas y creíbles, destinadas a conseguir un aumento del potencial de crecimiento económico”. De lo contrario, advirtió que la crisis de la deuda podría tener “un costo considerable” para las finanzas públicas y la economía real de Italia. Si los niveles actuales de las tasas obligatorias italianas dura, “el costo para las finanzas públicas será considerable y se corre el riesgo de que repercuta en la financiación de la economía”, sostiene el documento.