Brasil: Lula triunfa en el peor momento judicial para el PT

viernes, 2 de noviembre de 2012
SAO PAULO (apro).- En el peor momento judicial para el Partido de los Trabajadores (PT), el expresidente Luiz Lula da Silva comandó a la fuerza gobernante en Brasil a la victoria más importante de las elecciones municipales de 2012: la estratégica alcaldía de la ciudad de Sao Paulo, la más grande de Sudamérica, considerada una fortaleza de la oposición. El expresidente (2003-2010) usó su popularidad y su habilidad política para que su exministro de Educación, Fernando Haddad, pueda gobernar entre 2013 y 2016 a la principal urbe sudamericana, el tercer presupuesto del país, superior a 20 mil millones de dólares. La victoria en Sao Paulo llegó en forma paralela al megajuicio que la máxima Corte del país, el Supremo Tribunal Federal (STF), realizó sobre el ‘mensalao’, la red de corrupción de unos 74 millones de dólares instalada por el PT para pagar sobornos a partidos aliados al inicio de la administración de Lula. Entre los 25 condenados por distintos cargos por haber montado la red de financiación ilegal están el expresidente del PT José Genoino, el extesorero Delubio Soares y el exmano derecha de Lula, su exjefe de ministros José Dirceu. En 2005, Dirceu renunció a raíz del escándalo, que marcó la peor crisis del gobierno de Lula (2003-2010) y lo puso al borde del juicio político que había impulsado parte de la oposición. Los fallos abrieron un debate jurídico en Brasil, ya que en los casos de Genoino y de Dirceu los ministros --que dictaminaron 8 contra 2 a favor de la absolución-- admitieron que se basaban en indicios y no en pruebas directas. La transmisión en vivo durante dos meses de juicio –que se retomará el miércoles 7 con la discusión sobre las votaciones de las penas de cárcel a cumplir-- le ha dado a la oposición a la presidenta Dilma Rousseff una completa agenda de campaña. Sin embargo, el PT ha ganado vigor tras la elección. “Intentaron criminalizar al partido y querían debilitar a Lula en caso de derrota en Sao Paulo”, dijo a Apro el presidente del PT, diputado Rui Falcao, un crítico del juicio y quien pese al fallo niega la existencia de un sistema de compra de votos. El “dedazo” de Lula Aparte de la agenda judicial, el PT logró la ‘joya de la corona’ al vencer con 55% de los votos Haddad, de 49 años, la alcaldía más disputada de Brasil, Sao Paulo, nada menos que ante José Serra, de 70, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), exalcalde de Sao Paulo, exgobernador de este estado del mismo nombre y candidato presidencial derrotado en 2002 por Lula y en 2010 por Rousseff. Haddad, exministro de Educación cuyo mayor logro fueron las políticas de cupos a los negros para que accedan a becas universitarias y a universalizar entre los pobres el ingreso a la educación terciaria, fue un 'invento' de Lula. Debido a que dirigentes históricos del PT, como la exalcaldesa Marta Suplicy, no gozaba de popularidad y otros estaban identificados con Dirceu y los acusados en el juicio por sobornos, Lula optó por el 'dedazo' para renovar el partido que fundó en 1982, en plena dictadura militar. "Lula inauguró con Haddad el PT versión 3.0. Dilma Rousseff había sido la versión 2.0", escribió Fernando Rodrigues, columnista de política del diario más influyente del país, Folha de Sao Paulo. Haddad nunca había participado de una elección y comenzó la campaña, en mayo, con 3% de intención de voto contra 30% de Serra. El candidato del PSDB se consolidó en la Sao Paulo rica mientras que Haddad lo hizo en las periferias pobres. A Haddad, un intelectual surgido de la Universidad de Sao Paulo (USP), lo calificaron de "poste" de Lula. Así ocurrió cuando Lula sacó de la galera para su sucesión en las elecciones de 2010 a su jefa de ministros, Dilma Rousseff, quien tampoco nunca había disputado una elección y le ganó a Serra. "Con estos postes estamos iluminando a Brasil", se jactó entre risas Lula después de la elección victoriosa en Sao Paulo y el recambio generacional de los cuadros políticos del siglo XXI. La elección municipal en Sao Paulo fue la mayor victoria de Lula en un año en el que el expresidente debió enfrentar el juicio contra el PT y la intención de la oposición de vincularlo con los delitos cometidos por sus compañeros. "Yo fui juzgado por el pueblo, que me reeligió en 2006 y eligió a mi sucesora en 2010", respondió Lula sobre su responsabilidad en el 'mensalao'. El PT, en pleno juicio del “mensalao”, avanzó 14% en cantidad de alcaldías y fue el partido más votado del país en términos absolutos. "El pueblo separó entre el juicio y los problemas de sus ciudades", explicó Falcao. La autoridad de Lula como genio político quedó demostrada con la elección de Haddad, más aún si se tiene en cuenta que esa candidatura sorpresa que contrarió al propio PT surgió en la cama de un hospital, donde hasta febrero pasado Lula se sometió a siete meses de tratamiento con quimioterapia y radioterapia contra un cáncer de laringe que ha desaparecido. La elección en la capital paulista se dio en medio de una ola de violencia que dejó hasta octubre 88 policía asesinados en Sao Paulo y su área metropolitana por parte del grupo criminal Primer Comando de la Capital (PCC), la banda que desde los presidios se transformó en la mayor organización narcotraficante del país y que en 2006 lanzó una ola de ataques contra agentes de las fuerzas de seguridad. La crisis de seguridad en Sao Paulo enfrentó los proyectos del PT de Rousseff con el opositor PSDB, del gobernador paulista, Geraldo Alckmin, a quien entidades de derechos humanos reclaman porque la policía ha decidido participar de una 'guerra' contra el PCC, no sin sospechas de ejecuciones de personas en la periferia para vengar la muerte de policías. En octubre fueron asesinados 147 personas en Sao Paulo, una subida superior a 80% respecto del mismo mes de 2011. El gobierno de Rousseff quiere aplicar en las favelas de Sao Paulo dominadas por el crimen el mismo sistema de ocupación policial y 'pacificación' que se ejecutó en Río de Janeiro, incluso con el uso de las Fuerzas Armadas, pero Alckmin ha rechazado la propuesta. En términos electorales, Lula no pudo acarrear con su imagen lo mismo que hizo en Sao Paulo en otras ciudades importantes como Salvador, capital de Bahía, Fortaleza, de Ceará, Recife, de Pernambuco, y Belo Horizonte, capital de Minas Gerais. "Por fortuna el pueblo está emancipado y votó con base en sus cuestiones locales, que deberán ser analizadas, pero hay que tener en cuenta que quedó demostrado que el liderazgo de Lula no es mesiánico y sí horizontal, como parte de un colectivo que se llama PT, que tiene partidos aliados", según la explicación del presidente del PT. En la capital de Minas Gerais, segundo colegio electoral del país y en el noreste se hizo fuerte el gobernador de Pernambuco, Eduardo Campos, titular del Partido Socialista Brasileño (PSB), el partido que más avanzó en las elecciones municipales. El PSB es uno de los principales aliados de Lula y Rousseff a nivel nacional, pero las victorias en balotaje del partido de Campos ante el PT en Recife y Fortaleza lo han catapultado, según la prensa, como un 'presidenciable' para en 2014 enfrentar la elección ante Rousseff. En la oposición, la derrota del veterano Serra prácticamente lo saca de la carrera para las presidenciales de 2014. "Es necesaria una renovación en el PSDB", dijo el único presidente que tuvo ese partido, Fernando Henrique Cardoso (1995-2002). La declaración apuntaba hacia el senador Aecio Neves, caudillo y exgobernador de Minas Gerais que se alió para la elección de Belo Horizonte con Campos y es el principal candidato de la oposición derechista a enfrentar a Rousseff en 2014. En Río de Janeiro, en la primera vuelta de las elecciones municipales fue reelecto con 64% de los votos Eduardo Paes, del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), del vicepresidente Michel Temer, con el apoyo de Lula y de Rousseff. Con Sao Paulo como mayor trofeo para el PT, en la fuerza del oficialismo el camino, si es que la crisis internacional no golpea a la generación de empleo y al crecimiento más de lo que lo hizo en el magro 2012 en términos económicos, parece allanado hacia 2014. "Estamos bastante cómodos, porque según todas las encuestas los candidatos favoritos con más de 60% para una elección presidencial, si fuera hoy, son Lula y Dilma", dijo el presidente del PT.

Comentarios