Un mexicano, entre las 355 víctimas de megaincendio en penal hondureño

jueves, 16 de febrero de 2012
MÉXICO, D.F. (apro).- La coordinadora de fiscales del Ministerio Público de Honduras, Danelia Ferrera, confirmó que entre los 355 presos que murieron en el incendio registrado en el penal de Comayagua y que fue atribuido a un interno, se encontraban cuatro extranjeros, uno de ellos el mexicano de nombre Walter Javier Paz Calderón. En declaraciones al diario local La Prensa, la funcionaria comentó que los otros tres extranjeros son de nacionalidad guatemalteca, salvadoreña y brasileña. Aunque algunos medios locales estimaban en más de 400 las víctimas mortales por el siniestro, Ferrera afirmó que la cifra oficial es de 355 presos muertos, entre ellos una mujer. La identidad de la mujer no ha sido revelada pero según la fiscal se sabe que hay registro de que había ingresado al penal, aunque no hay registro de su salida. El diario local señaló que las autoridades del Ministerio Público concluyeron el traslado de los cuerpos calcinados de la cárcel a la morgue de Tegucigalpa, a la una de la madrugada, hora en que salió el segundo contenedor. El fiscal general Roy Urtecho informó que la entrega de los cuerpos a sus familiares comenzó hoy con la de dos reos que fallecieron en los centros hospitalarios, identificados como José Alonso Chavarría y Ángel López. La Prensa de Honduras refirió que el primer contenedor llegó alrededor de las 10:00 horas del miércoles a la capital con 115 cuerpos y el segundo furgón refrigerado transportó 238 cuerpos. Según el diario local, las autoridades iniciarán en breve las autopsias para determinar la identidad de las víctimas y entregar los cuerpos a sus familiares. Además, informó que se espera que una vez que miembros del Cuerpo de Bomberos acudan al lugar del siniestro, se inicie el traslado de reos sobrevivientes. Según Farrera, el día del incendio en el penal había 852 personas, incluida la mujer y que, de los reos sobrevivientes, 477 están en la prisión y otros 20 fueron hospitalizados, por lo que no se produjeron fugas como trascendió ayer. “Consideramos que no habría fugados en virtud que los datos coinciden con las cifras oficiales del centro penitenciario”, dijo Ferrera. La causa oficial del incendio aún se desconoce, y las autoridades se mantienen las hipótesis de que pudo ser provocado por un cortocircuito o la quema de un colchón por parte de un reo. Ayer, la gobernadora del departamento de Comayagua, Paola Castro, dijo que uno de los presos la llamó el martes por la noche para decirle que alguien había prendido fuego a un colchón y que todos se estaban quemando.