Reportero que reveló espionaje de EU abandona 'The Guardian'

martes, 15 de octubre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El periodista más famoso del momento anunció que abandona el periódico The Guardian, en el que dio a conocer una de las noticias más escandalosas de la década: Estados Unidos espía a sus ciudadanos y a buena parte de sus socios comerciales, incluido México. El abogado y bloguero Glenn Greenwald renunció al diario británico para emprender “una trascendental aventura” en una “nueva empresa mediática muy importante”, que posee un gran financiamiento. Greenwald (de 46 años y de nacionalidad estadunidense) fue contactado a principios de este año por su compatriota Edward Snowden, quien había trabajado para la Agencia de Seguridad Nacional de la Unión Americana (NSA, por sus siglas en inglés). Snowden le informó que había encontrado documentos que evidenciaban que EU espiaba las comunicaciones de sus ciudadanos y de extranjeros. Le entregó los textos y, en junio de este año, Greenwald los publicó, desatando la indignación internacional. Actualmente, Greenwald vive en Río de Janeiro. En su anuncio no adelantó el nombre de los accionistas del medio al que irá. Sólo dijo que los cuarteles generales estarán afincados en Nueva York, Washington y San Francisco. No podrá acudir personalmente porque el gobierno de Estados Unidos lo detendría en cuanto pusiera un pie en su territorio (Proceso 1928). Hoy, el portal Buzzfeed difundió la noticia: “Mi asociación con The Guardian ha sido extremadamente fructífera y satisfactoria. Tengo en alta estima a los editores y periodistas con los que trabajé y estoy increíblemente orgulloso de lo que hemos logrado”, asentó Greenwald en un correo electrónico. “La decisión de irme no fue fácil. Pero me presentaron un oportunidad periodística de ensueño que se vive sólo una vez en la carrera y que ningún periodista podría declinar”. Una vocera del rotativo londinense, Jennifer Lindenauer, dijo a Buzzfeed que la separación se da en buenos términos: “Glenn Greenwald es un periodista notable y ha sido fantástico trabajar con él. Nuestro trabajo juntos durante el año pasado demostró el papel crucial que el periodismo de investigación responsable puede desempeñar. Por supuesto que estamos decepcionados por la decisión de Glenn, pero podemos apreciar lo atractivo del nuevo rol que le han ofrecido”. Greenwald, especializado en derecho constitucional, explicó: “Mi función, además de reportear y escribir, es crear la unidad de periodismo desde cero reclutando a los periodistas y editores que compartan el mismo ethos periodístico”. El proyecto, que ya ha contratado a más gente, será un medio de internet conformado por información generalista. “Tendrá deportes y entretenimiento. Trabajaré en todo pero me concentraré en el periodismo político”. La relación con México El pasado 2 de septiembre en el programa de televisión Fantástico, de la cadena brasileña Globo, Greenwald reveló que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) espió a Enrique Peña Nieto cuando éste era candidato a la Presidencia y supo antes que los mexicanos los nombres de los miembros del gabinete de este personaje. Proceso entrevistó a Greenwald, y esa plática está publicada en el número actualmente en circulación. En esa charla, refiere que esa información la descubrió por “accidente” cuando revisaba los documentos sobre el espionaje a Brasil y su presidenta, Dilma Rousseff. La NSA no sólo espió a millones de brasileños y a la empresa estatal de petróleos, Petrobras, sino también el teléfono y el correo electrónico personales de la presidenta, lo cual provocó un escándalo: Rousseff canceló una cena de Estado en la Casa Blanca con Barack Obama. Fue una reacción muy diferente a la de Peña Nieto quien –acosado por preguntas de periodistas– declaró que había solicitado explicaciones al gobierno estadunidense y éste le prometió una investigación al respecto. —¿Cómo valora la respuesta de México? —No se puede comparar –responde Greenwald. El abogado explica también cómo funcionó el espionaje en nuestro país. “Ellos (los estadunidenses) tienen la posibilidad de entrar en el sistema de telecomunicaciones en México”. Por ejemplo “si tú estás en el DF y mandas un correo electrónico a alguien en Guadalajara, eso pasa por un servidor de Estados Unidos. Y si es un mensaje telefónico, va por canales de comunicación donde Estados Unidos está entrando. Ellos utilizan empresas estadunidenses que acceden a estos canales y por tanto tienen la capacidad para guardar y analizar todas las comunicaciones”.

Comentarios