Los santos no son superhombres: Papa Francisco

viernes, 1 de noviembre de 2013
MÉXICO D.F., (apro).—Durante la celebración de la fiesta de Todos los Santos, el Papa Francisco pidió orar por los inmigrantes muertos, a muchos de los cuales los mató “la crueldad del desierto”, y a otros “la amplitud del mar”, dijo el pontífice, quien presidió dos actos el día de hoy. Por la mañana --en la Plaza de San Pedro y ante una multitud de fieles--, el Papa Francisco señaló que los santos “no son superhombres, ni nacieron perfectos”, sino que son “seres humanos como nosotros que han conocido el amor de Dios”. Más tarde, en el cementerio municipal de Roma, al oficiar ahí la misa de Todos los Santos, fue cuando el pontífice pidió orar por los difuntos migrantes que han muerto en busca de un futuro mejor para ellos y sus familias. Y al hablar sobre la muerte, dijo: “A todos nos llegará el ocaso de la vida, a todos,  y esto hay que mirarlo con esperanza, pues nos da alegría ser recibidos por el Señor. Esto nos da paz”. Señalando las tumbas del cementerio, agregó el pontífice: “Nuestros hermanos y hermanas están ante la presencia de Dios. Nosotros vamos a estar ahí también, si seguimos el camino de Jesús”. Agregó que también “hoy es un día de alegría, pero de una alegría serena, calmada, de una alegría de paz”. Con este mensaje de esperanza y de oración por los migrantes, el pontífice encabezó los festejos a los santos difuntos.  

Comentarios