Absuelve tribunal español a implicados en la catástrofe ambiental del "Prestige"

miércoles, 13 de noviembre de 2013
MADRID, (apro).- A 11 años del hundimiento del petrolero ‘Prestige’, que afectó al norte de España y el oeste de Francia, la justicia española emitió un fallo que solo alcanzó para condenar a nueve meses de cárcel por el delito de desobediencia grave al capitán del buque, el griego Apostolos Mangouras. La Audiencia Provincial de la Coruña avaló por completo la gestión del gobierno del Partido Popular (PP), entonces presidido por José María Aznar, y en el que el actual presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, tuvo la responsabilidad de atender la catástrofe, una de los peores ecológicas en Europa. “La administración española no provocó (la catástrofe), sino que la gestionó con profesionalidad, adecuación y en condiciones muy desfavorables”, apunta la sentencia leída por el presidente de la sala de la sección primera, Juan Luis Pía. Pese a la enorme marea negra que invadió la costa de Galicia, el tribunal consideró que la decisión de distanciar al buque de la costa no representó ningún “rumbo suicida, sino un alejamiento dentro de un margen de seguridad aceptable dadas las circunstancias”. Con ese fallo, Mangouras, de 78 años de edad, no irá a prisión, ni será considerado responsable civil por el desastre ecológico. El daño causado por el derrame había sido cifrado por la fiscalía en más de 4 mil 300 millones de euros, sin embargo, solo quedaron para indemnizaciones los 22 millones de euros de fianza depositados en 2002 por la aseguradora londinense del barco, The London Steam-Ship Owners Mutual Insurance. La sentencia libra de la acusación de imprudencia y actuación dolosa a Mangouras y al entonces director de Marina mercante, José Luis López-Sors, considerados inocentes de delitos contra el medio ambiente y daños a espacios naturales protegidos. También se libró el jefe de máquinas del petrolero, Nikolaos Agryropoulos. ‘Prestige’ se hundió frente a Finisterre, hace 11 años, cuando navegaba cargado de 77 mil toneladas de combustible de origen ruso. Más de 2 mil kilómetros de costa quedaron afectados por la marea negra. La nave, que tenía 26 años de vida, fue alejada unos 250 kilómetros de las costas gallegas, mientras despedía el combustible, y se hundió días después, afectando durante meses el litoral español, incluso el francés. El buque se partió en dos el 19 de noviembre de 2002, después de ser remolcado sin rumbo fijo. El episodio provocó una gran movilización ciudadana para limpiar las playas y un movimiento social de repudio a la gestión del gobierno de Aznar.  

Comentarios