Assange funda el partido WikiLeaks

jueves, 25 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- En medio de la polémica por las revelaciones sobre el espionaje estadunidense en América Latina y las tensiones diplomáticas por los intentos de asilo de Edward Snowden, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, presentó este jueves al Partido WikiLeaks, que participará en las próximas elecciones legislativas de Australia. A través de una conexión vía Skype desde Londres, Assange –refugiado desde hace más de un año en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar su extradición a Suecia– precisó que entre las reivindicaciones del Partido WikiLeaks está la defensa de los derechos de los solicitantes de asilo, el medio ambiente y la libertad de prensa. El australiano, quien en mayo pasado reveló el contenido de un mensaje interno de un servicio secreto británico en el que se califica de “montaje” el delito de acoso sexual que pesa en su contra en Suecia, presentó a seis candidatos al Senado por los estados de Victoria, Australia Occidental y Nueva Gales del Sur, entre los que destacan académicos, periodistas y defensores de los derechos humanos. De acuerdo con la portavoz del Partido WikiLeaks, Samantha Cross, “Assange quiere regresar a Australia para ocupar su escaño” si es elegido en las elecciones previstas para el 14 de septiembre, y añadió que la formación política busca mantener a raya a los “bastardos” y defender la honestidad. En caso de que Assange no pudiese cumplir su deseo, el escritor Leslie Cannold asumirá sus funciones legislativas, ya que las leyes australianas puntualizan que si un puesto en el Senado queda vacante, el escaño puede ser ocupado por otro miembro del mismo partido, a menos de que la Cámara Baja se oponga.   Rechazan en EU petición de Bradley Mientras tanto, en Estados Unidos la juez militar Denise Lind rechazó este jueves la petición de la defensa del soldado Bradley Manning, juzgado por las filtraciones al portal WikiLeaks, para que se retirara el cargo de robo de información de propiedad federal. Lind rechazó la moción de la defensa, encabezada por el abogado David Coombs, por robo de información de bases de datos secretas, algo de lo que ya Manning se había declarado no culpable al comienzo del juicio. La acusación que ejerce el gobierno estadunidense tendrá hoy la última oportunidad para respaldar el cargo de "ayuda al enemigo", el más grave al que se enfrenta Manning, y que durante el juicio ha fundamentado en el supuesto de que las filtraciones en internet fueron indirectamente de utilidad para la organización Al Qaeda. La defensa, por su parte, sostiene que las filtraciones de más de 700 mil documentos clasificados, registros de la guerra de Afganistán e Irak o cables diplomáticos, no supuso un daño grave para la seguridad nacional ni puso en peligro la vida de agentes o confidentes estadunidenses. Manning, exanalista de inteligencia en Irak, se ha declarado culpable de una decena de los 21 cargos de que se le acusa, los menos graves y que le acarrearían hasta 20 años de prisión. Si es encontrado culpable de todos los cargos, excepto "ayuda al enemigo", podría ser sentenciado a un máximo de 154 años.

Comentarios