Detuvo EU a casi medio millón de migrantes mexicanos en 2013: DHS

miércoles, 1 de octubre de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- Durante el año pasado, las autoridades estadunidenses detuvieron a más de 662 mil migrantes, de los que 424 mil 978 –cerca de 64%– eran mexicanos, informó hoy el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés). En el mismo año más de 438 mil indocumentados fueron expulsados de Estados Unidos. Y una vez más, la inmensa mayoría de ellos eran mexicanos: 314 mil 904, lo que representa 72% del total, unos 16 mil mexicanos expulsados más que en 2011, según el DHS. Las tendencias apuntan sin embargo a una disminución en la proporción de mexicanos detenidos y expulsados de Estados Unidos desde el 2011. En términos de detención, por ejemplo, la tasa de mexicanos comparada con el total de migrantes descendió de 76.3% a 64.1%. Y por el contrario, la proporción de extranjeros originarios de Centroamérica detenidos se disparó. En la población detenida, los guatemaltecos pasaron a representar 6.1% en 2011 a 11% en 2013; mientras que la proporción de hondureños se duplicó durante este periodo, de 4.6% a 9.7%. En cifras reales, las autoridades estadunidenses detuvieron a 41 mil 708 guatemaltecos en 2011 y 73 mil 208 dos años más tarde. Lo mismo ocurre con los hondureños, quienes sufrieron 31 mil 189 detenciones en 2011 y 64 mil 157 el año pasado. Según el documento del DHS, la mayor parte de los migrantes detenidos fueron aprehendidos durante su cruce de la frontera por agentes de la Patrulla Fronteriza. Ésta arrestó a 420 mil migrantes en 2013, cerca de 80 mil más que en 2011. Así, según el DHS, los agentes fronterizos del estado de Texas detuvieron a 243 mil migrantes en 2013 –58% del total–. En 2011, “sólo” capturaron a 125 mil migrantes en ese estado, lo que representó 37% del total. El hecho de que Texas se convirtiera en el estado con el mayor número de detenciones de indocumentados revela las nuevas tendencias en el tema migratorio, tal como lo describió un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), publicado el pasado lunes. Este incremento, se advierte en el reporte, se explica por tres factores. Primero, el aumento de los operativos policiacos en la frontera de Arizona desvió los flujos de migrantes hacia el sur de Texas. Segundo, las autoridades estadunidenses suelen deportar un gran número de migrantes en áreas ubicadas al sur de Texas, desde donde los expulsados tratan de cruzar otra vez la frontera. Y tercero, porque el número de migrantes originarios de Centroamérica se disparó en los últimos años, debido a las cada vez más deplorables condiciones de vida en Honduras, Guatemala y El Salvador, países plagados por la inseguridad, el desempleo y la pobreza. “Las detenciones de extranjeros no-mexicanos por agentes de la Patrulla Fronteriza aumentaron en 182% entre 2011 y 2013”, destaca el documento de la DHS.

Comentarios