Vive el periodismo otro "año negro": RSF

martes, 16 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- Secuestrados, encarcelados o asesinados, los periodistas vivieron otro “año negro” en 2014, según un balance publicado este martes por Reporteros Sin Fronteras (RSF). Al documentar los asesinatos de 66 periodistas en el mundo, la organización detalló que la mayoría de ellos ocurrieron en Siria (15), Palestina (siete), Ucrania (seis), Irak (cuatro) y Libia (cuatro), cinco zonas sacudidas por graves hechos de violencia durante el año. De acuerdo con el informe, hubo una “reducción” en el número de periodistas asesinados en México, pero destacó el secuestro y posterior homicidio de una “net-ciudadana”, la ciberactivista y colaboradora de la página Valor por Tamaulipas, Maria del Rosario Fuentes Rubio, en octubre pasado. Según RSF, las cinco zonas más peligrosas para ejercer el periodismo en 2014 fueron los territorios controlados por el Estado Islámico en Irak y Siria, la zona oriental de Libia –dónde las milicias persiguen las masacres-- o la región de Baluchistán, en Pakistán, que se encuentra desgarrada entre las tensiones separatistas y las incursiones armadas de los talibanes. También estimó que en la región oriental de Ucrania, la guerra entre separatistas y fuerzas leales a Kiev instauró un clima de inseguridad para los periodistas, atizado por la presencia de paramilitares, así como por las amenazas y represalias. El informe sostiene que ese clima, aunque a menor escala, fue similar en Colombia, en la región de Antioquia, donde los reporteros corren graves riesgos al investigar casos de corrupción o crimen organizado. En 2014, RSF reportó los secuestros de 119 periodistas –contra 87 el año anterior--, 90% de los cuales eran locales. Y prácticamente todos ellos ocurrieron en cinco países: Ucrania (33), Libia (29), Siria (27), Irak (20) y México, con tres reporteros secuestrados. Ante la violencia y las amenazas, 139 periodistas –sobre todo libios, sirios y etíopes-- tomaron el camino del exilio y solicitaron a RSF que les proporcionara ayuda en el momento de huir de sus países. El año anterior, recuerda la organización, solo 77 periodistas salieron de sus lugares de origen. Los comunicadores también sufrieron la represión e intimidación por parte de los gobiernos: 356 periodistas y “ciudadanos-periodistas” fueron encarcelados, mientras 853 fueron detenidos y puestos en libertad horas después, sin cargos en su contra ni explicación. Según RSF, los gobiernos más represores de la libertad de la prensa fueron China, Eritrea, Irán, Egipto y Siria. Por otra parte, mil 846 periodistas recibieron amenazas o fueron agredidos por cubrir las manifestaciones que florecieron en varios puntos del globo, o por investigar casos de corrupción y asuntos criminales. El mayor número de agresiones, según RFS, se reportaron en Ucrania, Venezuela, Turquía, Libia y China.

Comentarios