Parlamento español aprueba ley de abdicación del rey

martes, 17 de junio de 2014
Madrid (apro).- Luego de su proclamación, el futuro rey Felipe VI viajará a Marruecos, Portugal y Francia y terminará el año, en diciembre, con su participación en la Cumbre Iberoamericana, que se celebrará en Veracruz, México. En el inter también viajará a Nueva York, para asistir a la Asamblea de las Naciones Unidas, sesión que servirá como su presentación formal ante la representación mundial, según reportan medios españoles. En este evento, mantendría un breve encuentro con el matrimonio Obama, que aprovecharía para invitarlo a España. El presidente estadunidense habló por teléfono el pasado domingo con el rey Juan Carlos para felicitarle por su “histórico reinado”. El encuentro con los países de América Latina en la Cumbre a celebrarse en Veracruz, es la primera a la que asistirá con la representación de la jefatura del Estado español, no obstante, que con todos los mandatarios mantiene una relación al acudir a la toma de posesión de prácticamente todos, en representación de España. Por otro lado, la ley para la abdicación del rey Juan Carlos I consiguió hoy concluir el trámite parlamentario, con una votación mayoritaria del 89% en el Senado español. Con lo cual, este miércoles 18, el aún monarca sancionará ésta, la última ley de su reinado, antes que el jueves 19 su hijo, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, sea proclamado como Felipe VI ante ambas cámaras, el Congreso y el Senado. El debate para aprobar esta ley repitió la discusión del Congreso, cuando algunos legisladores de Izquierda Unida (IU), Esquerra per Catalunya (ERC) e Izquierda por Cataluña-Verds (ICV) se pronunciaron en contra de la monarquía; los partidos nacionalistas se abstuvieron y los vascos abandonaron la Cámara. Tanto el Partido Popular como el Socialista Obrero Español centraron sus discursos en reconocer la labor de Juan Carlos I. Asimismo, el Ministerio de Defensa dio a conocer unas declaraciones del ministro Pedro Morenés, en las que señala que el rey Juan Carlos, como jefe de Estado, pasará a la reserva como capitán general cuando se haga efectiva su abdicación. Al momento de su proclamación, Felipe VI será nombrado capitán general, mismo cargo que mantiene su padre, el rey Juan Carlos, pero éste en la reserva. Esto implicó que a Juan Carlos se le aplicó la ley que estaba en vigor en 1989, cuando hubiera debido jubilarse, y no se le aplicó la ley vigente que le hubiera hecho pasar a retiro. Esta es otra más de las medidas que el gobierno de España, que encabeza el conservador Mariano Rajoy, quien se adelantó a buscar el aforamiento de la figura del rey Juan Carlos tras su abdicación, para blindarlo y evitar cualquier querella criminal que se presente en su contra. Esto ante el riesgo de que el monarca pueda ser imputado, luego que asociaciones republicanas dejaron entrever la posibilidad de pedir que se le investigue y proceso por algún eventual delito cometido durante su reinado, en particular de tipo económico.

Comentarios