Anuncia Obama acciones para encarar crisis de niños migrantes

lunes, 30 de junio de 2014
WASHINGTON (apro).- El presidente Barack Obama anunció la puesta en marcha de una serie de acciones ejecutivas para afrontar la crisis del éxodo de menores indocumentados, y adelantó que en unos meses volverá a hacer lo mismo para intentar resolver las imperfecciones del sistema migratorio. En compañía del vicepresidente Joe Biden, Obama salió al Jardín de las Rosas de la Casa Blanca para hacer el anuncio y aprovechó el momento para culpar a los republicanos en el Congreso federal de que los problemas migratorios son por su terquedad de no aprobar una legislación para establecer una reforma migratoria integral. “Estados Unidos no puede seguir esperando a que actúen los legisladores. Es por ello que hoy, solo, sin el Congreso, comenzaré a instrumentar un nuevo esfuerzo para arreglar lo que más pueda del sistema migratorio”, advirtió Obama. La primera medida ejecutiva es una orden a los departamentos de Seguridad Nacional y de Justicia para involucrar más recursos –unos 2 mil millones de dólares– de sus presupuestos en la frontera con México. La nueva inversión, de acuerdo con la descripción que hizo Obama, será para garantizar la seguridad pública, deportar a criminales peligrosos y reenfocarse en hacer lo que sea necesario para “sellar” la zona limítrofe y con ello contener el flujo de indocumentados. En paralelo, Obama dijo que solicitó a ambas dependencias federales que identifiquen propuestas para resolver las “imperfecciones” del sistema de inmigración de Estados Unidos, tomando en cuenta que el Congreso federal no lo quiere hacer. “Espero que sus recomendaciones me lleguen antes del final de este verano y tengo la intención de adoptarlas sin ningún retraso”, subrayó Obama. Sobre los miles de niños indocumentados procedentes de México y los países centroamericanos y que han provocado una nueva crisis migratoria, Obama aseguró que este fenómeno es precisamente consecuencia de la falta de voluntad de los republicanos de aprobar una reforma migratoria integral. También reiteró que su gobierno seguirá deportando a los menores indocumentados que han sido detenidos por las autoridades migratorias. Y además relanzó su llamado a los padres de familia para que no pongan en riesgo la vida de sus niños. “El viaje es increíblemente peligroso para estos niños”, admitió el presidente estadunidense. En la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos, no existe en este momento una iniciativa de ley para sacar adelante una reforma migratoria integral. John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes, hace unos días descartó por completo que este año se apruebe una reforma migratoria integral. Hace un año, el Senado aprobó un proyecto de reforma migratoria integral, el cual respalda la Casa Blanca, que busca regularizar el estatus de residencia y laboral de unos 11 millones de indocumentados, sin embargo, Boehner y los republicanos de la Cámara de Representantes no emularon la decisión asumida por sus colegas del Senado. “Están en contra de la voluntad de la mayoría de los estadunidenses, quienes están a favor de la reforma”, denunció Obama, quien está siendo acusado por los republicanos de ser un presidente que, al emitir acciones u órdenes ejecutivas, viola de manera flagrante la Constitución estadunidense. Los nuevos recursos que el Departamento de Justicia y Seguridad Nacional dispondrán para la frontera prevén la instalación de albergues para dar garantías de seguridad y humanitarias a los menores de edad indocumentados que han sido detenidos, para alimentarlos y proveerlos de líquidos, pero sobre todo para acelerar sus procesos de deportación a sus países de origen. “Tenemos una crisis humanitaria que nos obliga, de una vez por todas, a resolver esta situación. Aprueben el proyecto de ley, resuelvan el problema, no digan que no”, desafió Obama en perfecta alusión a Boehner y los demás republicanos de la Cámara de Representantes.

Comentarios