Firme, orden de detención contra Julián Assange

miércoles, 16 de julio de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- La orden de detención contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dictada en noviembre de 2010 por acusaciones de violación y agresión sexual, fue confirmada este miércoles por un Tribunal de Distrito de Estocolmo. De acuerdo con la agencia de noticias TT, la orden emitida por las autoridades suecas deberá cumplimentarse porque el Tribunal desestimó los argumentos de los abogados defensores del periodista australiano, quien desde hace dos años permanece refugiado en la embajada de Ecuador en Londres, luego de haber agotado todas las opciones legales en los tribunales británicos para evitar su extradición a Suecia. Ante el reiterado ofrecimiento de la defensa para que Assange sea interrogado en la embajada de Ecuador en Londres, el ministerio fiscal subrayó la gravedad del caso y recordó que, ante delitos sexuales, suele necesitarse más de una vista e incluso la toma de muestras de ADN, por lo que el acusado debería estar en el país. El abogado del periodista, Thomas Olsson, dijo que la orden debería retirarse con "efectos inmediatos", y pidió que la audiencia continuara a puerta cerrada. Según el equipo legal de Assange, la fiscalía sueca ha alargado el caso durante demasiado tiempo al no tomarle declaración en la embajada. "Somos optimistas sobre la audiencia. Creemos que tenemos argumentos lo suficientemente fuertes como para que el tribunal anule la decisión original", dijo Olsson. En tanto, Camilla Murray, responsable del tribunal, aseguró que una decisión favorable para Assange significaría que se anulara de inmediato la orden de detención internacional. "No se retirarán los cargos solo porque el tribunal retire la orden de detención, pero no puedo responder por la fiscalía. Ellos son los que están llevando la investigación", apuntó. Assange está acusado de cuatro delitos, que él niega, contra dos mujeres cuando estaba de visita en Suecia en agosto de 2010. El proceso ha estado rodeado de polémica sobre la solidez de las denuncias y los motivos de las demandantes, filtraciones a los medios, sustituciones de fiscales y una reapertura del caso que había sido reducido inicialmente a un delito menor. El periodista australiano, de 41 años de edad, fue detenido el 7 de diciembre de 2010 en Londres a petición de la justicia sueca, días después de que su portal, Wikileaks, destapó la actividad secreta de las autoridades estadunidenses. Los documentos revelaron informaciones sin precedentes, desde opiniones de los diplomáticos estadunidenses sobre líderes chinos, hasta nuevos balances de muertos en Irak.

Comentarios