Presionan partidos de oposición para que Snowden testifique en Alemania

viernes, 26 de septiembre de 2014
BERLÍN (apro).- En un intento más para que Edward Snowden viaje a Alemania, los partidos que conforman la oposición en el Parlamento alemán -La Izquierda y Los Verdes- presentaron una demanda ante el Tribunal Constitucional Federal, el máximo órgano jurídico alemán, a fin de revertir la negativa del gobierno de Angela Merkel para que el excontratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) viaje a esta ciudad a declarar en el marco de las investigaciones que el mismo Parlamento realiza sobre el caso de espionaje estadunidense. En conferencia de prensa realizada en esta capital, los diputados de oposición detallaron que la demanda fue interpuesta ayer jueves y que va dirigida en contra del gobierno federal y de los diputados de la Unión y del SPD que integran la Comisión Especial que investiga las escuchas al teléfono celular de la canciller Angela Merkel y que, con su mayoría en dicha comisión, se han negado a que Snowden realice una comparecencia física en Berlín. Y es que desde hace meses se libra una disputa entre los miembros de la comisión parlamentaria encargada del caso: mientras que Los Verdes y La Izquierda precisan que la declaración de Snowden tiene que hacerse presencial ante el Parlamento alemán y que para su visita debe contar con todas las garantías legales que aseguren su seguridad y libertad, los miembros de La Unión y el SPD se reúsan a ello y sugieren que la comparecencia del excontratista de la NSA sea a distancia, a través de una videoconferencia. Tal postura, es justamente la misma que ha adoptado el gobierno federal, que se niega rotundamente a que Snowden pise suelo alemán para no interferir con ello en las buenas relaciones con el gobierno de Estados Unidos. “No podemos conformarnos con una situación en la cual el gobierno federal decide sobre los derechos del Parlamento. Nosotros (el Parlamento) somos quienes controlamos al gobierno federal y a los servicios secretos y no al revés", aseguró la presidenta de la Comisión Especial, Martina Renner, de La Izquierda. Con tal demanda, la oposición en el Parlamento alemán radicaliza la visión que se tiene sobre el tema: investigar exhaustivamente y llegar al fondo con el espionaje masivo que durante años los servicios secretos estadunidenses realizaron contra el gobierno alemán y sus ciudadanos, trayendo a Berlín a Snowden, o mantenerlo en una capa más superficial con tal de no dañar las relaciones con el gobierno socio de Barack Obama. "Snowden representa el testigo más importante dentro del escándalo global del espionaje masivo realizado por Estados Unidos y "por eso es que la cuestión de que se le permita viajar a Alemania representa un asunto clave" dentro del caso.", aseguró el diputado Verde Konstantin von Notz. Sobre la probabilidad de que la minoría parlamentaria logre su objetivo, la jurista Astrid Wallrabenstein explicó que ésta existe en la medida en que la Constitución alemana considera el derecho de la minoría, el cual tendrían -en este caso- La Izquierda y los Verdes dentro de la investigación del espionaje. Desde marzo de este la Comisión Especial que formó el Parlamento alemán para investigar el caso del espionaje estadounidense comenzó a trabajar. En mayo, los miembros de ésta aprobaron que Edward Snowden fuera interrogado como una parte esencial del caso. Sin embargo, los desencuentros llegaron cuando los integrantes de La Unión y el SPD se alinearon con la decisión del gobierno federal de que el ex analista de la NSA no podría pisar territorio alemán. Éste, por su parte, se negó a realizar una declaración videograbadora, argumentando motivos de seguridad.

Comentarios