Identifican al tercer agresor del atentado al Bataclan; también era francés

miércoles, 9 de diciembre de 2015
MÉXICO, DF, (apro).- Foued Mohamed Aggad, un francés que se unió a grupos yihadistas en Siria a finales de 2013, fue identificado como el tercer terrorista de la masacre en la sala de conciertos Bataclan durante los atentados de París del pasado 13 de noviembre. Fuentes policiales citadas por la emisora France Info señalaron que el joven de 23 años es originario de Estrasburgo, del conflictivo barrio de Meinau y su familia procede de Marruecos. “Le Parisien” indicó que la identidad del joven terrorista quedó acreditada el pasado fin de semana luego de que obtener los resultados de ADN y compararlos con los de su familia. Su madre fue quien tras recibir un SMS de un número sirio donde se le comunicaba que su hijo había muerto como mártir en París se puso en contacto con la Policía. El rotativo detalló que Foued había ido a finales de 2013 con otros ocho amigos de Meinau a Siria; dos murieron en ese país y excepto Foued el resto egresó a Francia entre febrero y marzo de 2014, antes de ser detenidos por sus vínculos yihadistas. Uno de estos últimos es hermano de Foued, se llama Karim y aún está en prisión. Según las investigaciones los jóvenes habrían sido “enganchados” por Mourad Farès, conocido por reclutar yihadistas en Francia y arrestado en Turquía. Foued, Sami Amimour e Ismail Omar Mostefai irrumpieron la noche del viernes 13 de noviembre en la sala Bataclan donde la banda de rock The Eagles of Death Metal ofrecía un concierto. Los terroristas abrieron fuego con sus kalachnikov contra los espectadores, mataron a 89 personas e hirieron a dos centenares más. Tras la matanza activaron los chalecos explosivos que llevaban. Sami Amimour también era francés, nació el 15 de octubre de 1987 en París. La justicia francesa había emitido una orden de arresto internacional en su contra por violar el control judicial al que estaba sometido por un viaje a Siria en septiembre de 2013. Ismail Omar Mostefai, tenía 29 años y también era de origen francés, nació en Courcouronnes al sureste de París y había sido condenado por ocho delitos menores entre 2004 y 2010. Desde entonces estaba considerado por los servicios secretos como posible radical islámico. No lo vi venir: padre de Foued Saïd Mohamed-Aggad, padre del tercer terrorista suicida del Bataclan aseguró tras enterarse de la noticia que de haber sabido que un día su hijo iba a cometer algo semejante, lo habría matado él mismo antes. “¿Qué ser humano puede hacer lo que hizo?” dijo a “Le Parisien”. Relató que la última vez que supo de su hijo fue hace cuatro o cinco meses, a través de Skype. “Como siempre, no decía nada de su día a día, de dónde estaba o de lo que hacía. Respondía solo que estaba bien y hablaba a menudo de la yihad”, contó. Y aseguró pese a que sabía que su hijo se había radicalizado, no vio venir lo sucedido. Dijo que en sus peores pesadillas pensaba que moriría en Siria o en Irak, no que volvería para cometer un atentado. Saïd indicó que de niño su hijo era tranquilo, iba a la escuela en Francia y cuando comenzó a radicalizarse se dejó crecer la barba y comenzó a rezar. “Pero de ahí a imaginar lo que iba a pasar después... Francamente, no lo vimos venir”, lamentó. Saïd comentó que perdió progresivamente el contacto con su hijo hasta que se volvió inexistente, que presenció impotente su cambio, que había dejado de ser él, que la persona que hablaba era otra, “alguien a quien le habían lavado el cerebro”, con el que ya no servía de nada comunicarse. Esperaba que le anunciaran la muerte de su hijo cuando supo que del grupo que partió a Siria fue el único que no regresó y confesó que hubiera preferido que muriera allá.

Comentarios