Recuperan todos los restos de víctimas de avionazo en Francia

martes, 31 de marzo de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- A una semana del percance del Airbus A320 de Germanwings presuntamente provocado de manera deliberada por el copiloto Andreas Lubinz, la gendarmería de Francia informó que culminó la tarea de recuperación de todos los restos de las 150 víctimas, entre ellas dos mexicanas. “Hemos recuperado todos los cuerpos de la zona”, indicó el coronel Vialenc. Ahora, dijo, las tareas de rescate se centrarán en recuperar los efectos personales de los pasajeros que puedan contribuir a su identificación y a la búsqueda de la segunda caja negra del avión. Asimismo, señaló que Lufthansa, propietaria de la aerolínea de bajo costo Germanwings, será la que se encargue de la limpieza y acondicionamiento del lugar en el que se estrelló el vuelo que cubría la ruta entre Barcelona y Düsseldorf. De hecho Carsten Spohr, presidente de Lufthansa, tiene previsto visitar este miércoles la zona próxima al accidente para rendir homenaje a las víctimas y a los equipos de rescate que han trabajado en las tareas de rastreo. Alistan indemnizaciones Lufthansa informó también que el consorcio de aseguradores encabezado por Allianz puso 300 millones de dólares para realizar los pagos derivados de la caída del Airbus A320 de Germanwings en los Alpes franceses. “Puedo confirmar que 300 millones de dólares han sido colocados como provisión”, declaró un vocero de Lufthansa, matriz de Germanwings, y detalló que el dinero es para hacer frente a las posibles demandas por daños y perjuicios por parte de las familias de las víctimas del avión siniestrado. Confirma depresión de Lubitz La aerolínea alemana reveló hoy que el copiloto Andreas Lubitz, sospechoso de haber estrellado de forma deliberada un avión de Germanwings, reportó en 2009 a la escuela de vuelo que había superado un “episodio grave de depresión”. En un comunicado Lufthansa informó que Lubitz interrumpió su formación como piloto durante varios meses y que en 2009 la retomó tras informar que había superado un grave episodio depresivo. Este nuevo dato fue enviado por la aerolínea alemana a la Fiscalía de Düsseldorf tras realizar investigaciones sobre la formación de Lubitz y su historial médico, que incluye un intercambio de correos electrónicos de la escuela de vuelo y el copiloto, cuando éste iba a retomar su formación. En dichos correos Lubitz facilitaba documentos médicos que reflejaban que había superado ese episodio grave de depresión. Lufthansa subrayó que tras esa pausa de varios meses, los médicos emitieron el respectivo certificado médico que declaraba a Lubitz “apto” para volar. No obstante, reiteró su compromiso de apoyar “en todos los extremos” la investigación que lleva a cabo la Fiscalía de Düsseldorf para aclarar el siniestro que dejó150 personas muertas. El lunes pasado, la fiscalía de Dusseldorf confirmó que Lubitz, de 27 años, se sometió a psicoterapia “con una nota sobre tendencias suicidas” durante varios años, antes de ser piloto. Filtran audio de caja negra Mientras las investigaciones continúan, medios franceses a los que se ha filtrado el audio de una de las cajas negras del Airbus A320 siniestrado, han dado a conocer la conversación que sostuvieron Lubitz y el piloto comandante Patrick Sonderheimerle, antes de que se estrellara el avión. La revista Paris Match, uno de los medios que tuvo acceso a las grabaciones, señaló que el contenido de la conversación le fue entregado y resumido por un investigador que pudo escuchar el audio. De acuerdo con esa información, el avión despegó a las 10:00 horas de Düsseldorf con destino a Barcelona y 10 minutos después el piloto Patrick Sonderheimerle le dijo a Lubitz que no había tenido tiempo de ir al baño antes de despegar. Lubitz le contestó: “Ve cuando quieras” y a las 10:27, cuando el avión alcanzó una altitud de crucero, 38 mil pies, el piloto le pidió a Lubitz verificar que el avión pudiera pasar a modo descenso. Lubitz obedeció la instrucción y por segunda vez le repitió al piloto que podía ir al baño. Eran las 10:28 cuando se escuchó al piloto desabrocharse el cinturón de seguridad, levantarse de su asiento y abrir la puerta de la cabina para dirigirse al baño. Antes de salir, le dijo a Lubitz: “Tu controlas ahora”, a lo que el copiloto respondió: “eso espero”. A las 10:30 Lubitz se quedó solo en la cabina. Según el reporte de Paris Match se escucha cuando el copiloto programa manualmente la velocidad de descenso para acelerarla y pasar de 38 mil pies a 100 pies. A las 10:33 inició el descenso, el avión perdió tres mil pies de altitud por minuto. El control aéreo trató, en varias ocasiones, de contactar con el avión por radio pero Lubitz no contestó. Luego se escuchó al comandante intentar abrir la puerta de la cabina y decir a Lubitz “¡Soy yo!” mientras daba golpes a la puerta que no fueron atendidos. Entonces se encendió una alarma que indicaba una “caída importante”. “¡Por el amor de Dios, abre la puerta!”, suplicó, pero no recibió respuesta. Un minuto después, a las 10:34 se empezó a escuchar a los primeros pasajeros asustarse en los asientos. El comandante pidió que fueran a buscar un hacha que tenía escondida en la parte trasera del aparato. Se escucharon ruidos de golpes metálicos que indican que el comandante intentó derribar la puerta. A las 10:37 se activó una segunda alarma que alertaba: “Tierra, enderécese” y se escuchó al comandante decir: “¡Abre la maldita puerta!” A las 10:40 se escuchó un ruido violento que procedía del exterior y en ese mismo instante, en el interior, gritos. El avión chocó contra una montaña con el ala derecha. Después no escuchó otro sonido más que el de las alarmas y los gritos de los pasajeros. También hallan un video Según Paris Match y el diario alemán Bild, equipos de investigación que trabajan en la zona donde se desplomó el avión de Germanwings hallaron un video en los escombros que muestra los últimos segundos dentro del vuelo. “La grabación fue hecha muy de atrás del avión. No está claro si fue realizada por una persona que estaba de pie o sentada. Tampoco se sabe si fue un miembro de pasajeros o de la tripulación quien hizo la filmación”, señaló el diario alemán que destacó que en varias ocasiones se escucha a la gente decir en diferentes idiomas: “Dios mío”. Paris Match indicó por su parte que la “la escena es tan caótica que no se distingue a nadie pero los gritos de los pasajeros desvelan que eran perfectamente conscientes de lo que iba a ocurrir”. También destacó que al menos en tres ocasiones se oyen “golpes metálicos que dejan pensar que el piloto intentó abrir la puerta de la cabina con un objeto pesado. Hacia el final, tras una sacudida más fuerte, los gritos se intensificaron. Y luego, nada más”, relató la revista francesa. El fiscal de Marsella, Brice Robin, dijo a la agencia Dpa que no sabía nada del hallazgo y que en el lugar del accidente se encontraron varios teléfonos móviles que deben ser analizados aunque están en mal estado debido al choque. Bild y Paris Match indicaron que las imágenes fueron halladas por una persona cercana a la investigación.  

Comentarios