Suman 71 los migrantes muertos por asfixia en Austria

viernes, 28 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F., (apro).- Justo en momentos en que representantes de la Comisión Europea, Italia, Austria y Alemania discutían en Viena posibles soluciones para el problema migratorio, un macabro hallazgo ilustró la dimensión del problema: 71 cadáveres de refugiados fueron hallados en un camión frigorífico abandonado al este de Austria. “Eran personas que estaban en camino para buscar más seguridad y protección y en el intento han sufrido una muerte trágica. Es una advertencia para Europa que debe abordar el problema de migración de forma rápida y con un espíritu de solidaridad para encontrar soluciones”, dijo la canciller alemana Angela Merkel a los asistentes a la Cumbre de los países balcánicos reunidos en Viena para abordar el tema. Merkel dijo que el hallazgo había consternado a todos los participantes en la reunión y refrendó su firme convicción de que “Europa, como un continente rico, puede hacer frente a este problema”. El camión abandonado con los 71 cuerpos, presumiblemente refugiados provenientes de Siria, 59 de ellos hombres, ocho mujeres y cuatro niños, fue hallado la tarde noche del jueves pasado en al arcén de la autopista A4, a tan solo 50 kilómetros de Viena, la capital del país. Llevaba el logotipo de la empresa avícola Hyza de Eslovaquia y se sabe que partió de Budapest rumbo a la frontera con Austria el miércoles por la mañana. A las 21.00 se encontraba en las inmediaciones de la frontera, según las primeras pesquisas, e ingresó en territorio austriaco ya entrada la noche. De acuerdo con los primeros reportes, los migrantes llevaban alrededor de 48 horas muertos cuando los encontraron en el interior del camión por lo que se cree que ya habían fallecido cuando ingresaron a Austria. “Cuando los forenses inspeccionaron los cadáveres el jueves por la noche llegaron a la conclusión de que las personas habían muerto mucho antes de que el camión ingresara territorio austriaco”, afirmó Hans Peter Doskozil, responsable policial de Burgenland durante una rueda de prensa realizada en Einsenstadt. Cuando la policía del país centroeuropeo verificó que el camión, tenía matrícula húngara, puso en marcha una operación para ubicar al conductor y el resto de los responsables. Tras girar cuatro órdenes internacionales de captura, la policía húngara detuvo a siete sospechosos cuyas identidades no fueron dadas a conocer. Tres de ellos fueron puestos en libertad y otros cuatro —tres de nacionalidad búlgara y un afgano— permanecen encarcelados en Viena. “Estamos casi seguros de que estas personas están relacionadas con el camión y que pertenecen a una organización criminal. Es posible que pertenezcan a un grupo de contrabandistas, búlgaro-húngaro”, señaló Doskosil. Pide la ONU arreciar lucha contra las mafias Tras el trágico suceso, la Organización de Naciones Unidas (ONU) manifestó su confianza en que éste sirva para que Europa sume fuerzas contra el tráfico de personas y en favor de la protección de las víctimas. “Esta tragedia demuestra la crueldad de los traficantes de personas, que han expandido su negocio desde el Mediterráneo a las carreteras de Europa”, señaló la portavoz de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Melissa Fleming. Por su parte, el secretario de Estado para la Unión Europea, Fernando Eguidazu, señaló en Santander, España, que “la inmigración tiene un componente de tragedia humana que es lo que en estos momentos nos agobia a todos, pero es un problema que hay que abordar con la cabeza fría”. Y ante la situación que se vive actualmente en Hungría y en los países Balcánicos, Eguidazu apeló a “garantizar un mínimo de supervivencia a los que llegan. No se les puede tener recorriendo los caminos de esa forma”, afirmó.

Comentarios