Chile evitó una tragedia como la de 2010

jueves, 17 de septiembre de 2015
Valparaíso, (proceso.com.mx).- Pese a la gran potencia del terremoto que poco antes de las 20 horas de este miércoles sacudió la zona centro norte del país y que alcanzó 8,4 grados en la escala de Richter, éste no provocó efectos devastadores. Destacó la rápida y eficiente respuesta con que esta vez actuaron las autoridades, que habían sido duramente cuestionadas en materia de emergencias, después de que tras el terremoto de 27 de febrero de 2010 –en las postrimerías de la primera administración de Michelle Bachelet- no decretaron la alerta de tsunami, lo que ocasionó más de un centenar de muertes que se pudieron haber evitado. Según el experto en emergencias Rodrigo Reveco, “ahora las autoridades cerraron filas, ocuparon los protocolos de emergencia adecuados, esperaron conocer las indicaciones de las instituciones locales, no se apresuraron en decretar estados de excepción y calcularon muy bien la velocidad de propagación del tren de olas que iba a llegar a las costas”. En entrevista con Apro, Reveco explicó que este sismo se generó en la zona donde se contactan las placas tectónicas de Nazca con la Sudamericana: “el epicentro fue justo en la falla que las une. Esto hizo que se sintiera con gran fuerza 200 kilómetros al norte y al sur de este foco”. Lo más lamentable de este desastre natural fueron las -hasta ahora- once víctimas fatales contabilizadas, seis de las cuales provienen de Coquimbo, la Región más afectada. Estas muertes ocurrieron como resultado de derrumbes de muros y rocas, y del tsunami que sobrevino al sismo y que afectó especialmente al Puerto de Coquimbo y al balneario de Tongoy. En la Región de Valparaíso tres personas murieron como resultado de infartos provocados por el miedo. Un habitante de la santiaguina comuna de Maipú corrió la misma suerte. [gallery type="rectangular" ids="415643,415644,415641,415640"] Salvo en Coquimbo, en el resto del país las comunicaciones, los sistemas eléctrico y de agua potable, funcionaron con relativa normalidad. La infraestructura vial respondió correctamente. Expresión de esto es que muy temprano en la mañana de este jueves 17, ya se había restablecido el tránsito en la Ruta 5 (carretera Panamericana), en los tramos que unen Santiago con el Puerto de Coquimbo, ubicado 400 kilómetros al norte de la capital. Por instrucciones de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) y del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA), más de un millón de personas evacuaron el borde costero a lo largo de todo el país. La población, casi sin excepciones, subió con relativa calma a los sectores considerados seguros por su altura. No se reportaron víctimas fatales como resultado de las evacuaciones en los sistemas transporte ni edificios públicos. Según expresó este miércoles 17 a La Tercera el geocientífico alemán Onno Oncken, del Centro de Investigación Geológica de Potsdam (GFZ), “Chile es uno de los países mejor preparados para hacer frente a terremotos”. Oncken sostuvo que desde que en 1960 se vio sacudido “por el mayor sismo registrado hasta el momento, de una magnitud de 9,5, que devastó el sur del país, se desarrolló un sistema muy riguroso de reglas de construcción”. Añadió que “la población está relativamente bien preparada respecto de cómo hay que actuar en caso de terremotos o tsunamis”. Señaló que todo lo anterior explicaría que, a pesar de lo fuerte de este terremoto, se hayan ocasionado tan pocos daños. Los mayores contratiempos fueron ocasionados por grandes empresas que en su afán de no obtener pérdidas, pusieron a la población en riesgo. El más comentado de estos lo generó el supermercado de la cadena Líder-Walmart, ubicado en Alameda con General Velásquez (cerca del centro de Santiago), donde los guardias cerraron las puertas de acceso para evitar que los clientes salieran sin pagar. Lo anterior generó desesperación por salir al exterior, lo que pronto derivó en escenas de pánico. Diversos videos subidos a internet desataron indignación en la población la que convirtió el tópico “Walmart” en uno de los más comentados. Incluso el seleccionado de fútbol chileno, Jorge “Mago” Valdivia, reprobó el gesto a través de su cuenta de Twitter. Calificó como “hijos de puta” a quienes cerraron la puerta, calificando como “una vergüenza lo que hicieron”.

Comentarios